442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
28/03/2019

La anécdota de Popovich con Ginóbili y Duncan

Greg Popovich y Manu Ginóbili, una relación que lleva más de 15 años.

El histórico entrenador de los San Antonio Spurs repasó alguna de sus vivencias con Manu. Recordó el recelo que exhibía el pivot cuando el argentino se incorporó al equipo.

Uno de los tantos mensajes de cariño y reconocimiento que por estas horas recibió Emanuel Ginóbili es el del entrenador de San Antonio Spurs, Gregg Popovich.

En la antesala de lo que será el gran homenaje para Manu, el histórico técnico del equipo de Texas recordó anécdotas junto al bahiense en la NBA. Y reveló un secreto del equipo que involucraba a Tim Duncan, otro de los cracks que brilló junto al argentino.

«Cuando lo drafteamos, definitivamente no sabíamos en qué se iba a convertir Manu. Cuando llegó, tenía una lesión en uno de sus tobillos, por lo que estuvo fuera por un tiempo. Todavía recuerdo a Tim Duncan preguntándome durante ese período: ‘¿Es tan bueno como nos dijiste?’. Aproximadamente en enero estuvo totalmente recuperado y empezó a crecer… Cuando Tim Duncan levanta sus cejas con asombro, ahí te das cuenta que algo está pasando«, dijo.

Lee también: El emotivo mensaje del Kun Agüero para Ginóbili

Para Popovich, «Manu nunca podrá ser igualado». El entrenador lo dirigió durante 16 temporadas. Su concepto sobre Ginóbili fue variando con el correr de los años.

Lee también: El irónico comentario de Mascherano a una foto que Ginóbili subió a las redes

«Al principio trataba de ser el señor entrenador, pero Manu hacía cosas demasiado creativas. Tuve que mirarlo competir para darme cuenta de los resultados. Comprendí que debía apartarme y simplemente dejarlo jugar. Sólo tiraba algún consejo por acá y por allá, pero él tenía que ser Manu. En un punto a lo largo de esa progresión, él me miró y me dijo: ‘Esto es lo que hago’. Eso me hizo terminar de darme cuenta que era tiempo para alejarme y disfrutar», agregó.

«Es un individuo muy cariñoso. Sin importar el grado de competitividad, en un tiempo muerto le va a estar hablando a todos los miembros del equipo: con aquel que cometió un error, y luego aparecerá junto a otro. Él le da a cada uno de sus compañeros ese sentimiento de nunca rendirse. Siempre está ahí, siempre está haciendo algo para que la situación sea exitosa. Dentro y fuera de la cancha era agradable. Amaba a la gente y su pasión por el juego fue ejemplar», cerró.

AM

Archivado en: , , , , , , , , ,
Aparecen en este artículo:

 

 

Opinión