viernes 6 de agosto de 2021
Perfil

FúTBOL | 25-05-2020 16:56

Quién fue el arquitecto y poeta italiano que construyó la Bombonera

Con 29 años, Viktor Sulčič llegó a Argentina escapando del fascismo en Europa. Entre sus obras más emblemáticas sobresale la construcción del primer estadio de cemento de Boca.

Desde su fundación el 3 de abril de 1905, el Club Atlético Boca Juniors deambuló por numerosas canchas, la gran mayoría ubicadas en el pintoresco barrio de La Boca, hasta que, finalmente, el sábado 25 de mayo de 1940 veía la luz el estadio Alberto J. Armando, popularmente más conocido como la Bombonera. Sin duda alguna, uno de los estadios más emblemáticos y pintorescos del fútbol mundial.

La obra fue ideada y llevada a cabo por Viktor Sulčič, un brillante arquitecto italiano hijo de eslovenos que en 1924 y con apenas 29 años, arribó a Argentina como parte de la segunda ola de inmigración eslovena que llegó al país escapando de la persecución del fascismo en toda Europa y en busca de mejores horizontes.  

Durante los primeros meses encontró empleo como dibujante, que le permitió ganar sus primeros 300 pesos de aquel entonces. Allí trabó amistad con el geómetra Raúl Bes con quien, junto al ingeniero José Luis Delpini fundó el Estudio Delpini-Sulcic-Bes Ingenieros-Arquitectos con el que, en 1937 y tras seis años de arduo trabajo, inauguró el imponente Mercado de Abasto, hoy convertido en shopping.

También proyectaron el Mercado Vélez Sársfield, ubicado en Avenida Rivadavia y Chivilcoy, en el barrio porteño de Floresta, y un edificio de departamentos de su sola autoría, en la intersección de Venezuela y Piedras, pleno corazón de San Telmo.

Por entonces, su estudio también se había anotado en una licitación que había hecho Boca Juniors para la construcción del primer estadio de cemento, pensado para 50.000 personas. Y a pesar de que la superficie era demasiado pequeña para semejante obra, Sulčič y sus socios no se amilanaron y terminaron ganando la adjudicación de la faraónica obra que fue diseñada en 1932 y tras apenas dos años de trabajo fue inaugurada el 25 de mayo de 1940, convirtiéndose, sin duda alguna, en orgullo no solo del fútbol argentino, sino del mundo entero. 

Además, también se dio el lujo de ser el responsable del diseño del pórtico de entrada del cementerio de la ciudad bonaerense de Luján, proyectó el Hogar Yugoslavo de Dock Sud y estuvo a cargo de la gótica iglesia del Sagrado Corazón de Jesús. Y, en los años 40, trabajó intensamente en el diseño de casas antisísmicas para la provincia de San Juan que venía de padecer un sismo devastador. 

Luego de la muerte de su hijo Igor, Sulčič abandonó la arquitectura y se dedicó a la pintura, a la literatura y a la poesía, recorriendo gran parte del sur de la Argentina y de Chile, y exponiendo sus obras y cuentos en ambos países. Así, en 1965 publicó el libro de poesías, "Luces y Sombras", en el que incluyó también tres poemas en esloveno. Tres años más tarde apareció su libro de cuentos "La Olla" y, pocos meses antes de morir, publicó su último libro "Juan Benigar, el sabio que murió sentado". 

Sulčič falleció el 9 de septiembre de 1973 en Buenos Aires, a los 79 años de edad y sus restos descansan en la bóveda de la Asociación Eslava del Cementerio de la Chacarita. Por cierto, los hinchas de Boca y la Bombonera jamás lo olvidarán.

LR

En esta Nota

Luis Rodríguez

Luis Rodríguez

Comentarios

También te puede interesar

Más en