viernes 19 de agosto del 2022

El soborno en el arbitraje, al desnudo

El ex árbitro Humberto Rosales sacó un libro en el que denuncia cómo se arreglan partidos en el fútbol argentino. A quiénes involucra el turbio negocio. Galería de fotosGalería de fotos

442
26-07-2013 13:52

Humberto Rosales fue árbitro durante 22 años y acaba de sacar un libro que despertará polémica en el fútbol argentino. En “Los árbitros del soborno”, asume que fue parte de los negocios turbios del deporte y se animó a confesar cómo, junto a un grupo de réferis, recibieron sobornos y arreglaron partidos.

En diálogo con 442, Rosales detalló que "el soborno es una institución dentro del fútbol argentino porque detrás de eso están los directivos y los directivos forman parte del Gobierno", dijo.

Para Rosales el fútbol actual está lleno de sobornos que determinaron la suerte de algunos equipos: “Yo veo el fútbol de hoy y veo que a San Martín de San Juan lo descendieron con fallos que fueron muy polémicos” aseguró. “Yo fui uno de los primeros tres árbitros nacionales que tuvo la provincia de Córdoba y me tocó estar cerca de la AFA. Un ex árbitro, Javier Ruiz, también habló sobre este tema y fue muy contundente. Me sorprendió mucho como callaron esa denuncia”, agregó.

“Conocí todo el país y me tocó vivir toda la corrupción en el fútbol. La idea de este libro es ilustrar a la gente de que en la actualidad el soborno sigue existiendo. La Justicia tiene que intervenir. Los pésimos arbitrajes que se ven, no son fallas humanas, son arbitrajes dolosos y creo que los dirigentes deben tomar medidas para que estas cosas no pasen. De mi parte le pido disculpas a los jugadores que perjudiqué, pero no a los dirigentes, ya que son tan parte de estas maniobras como todos nosotros”, detalló un filoso Rosales.

El ex árbitro también expresó que a pesar de confesar que participó en maniobras ilícitas, no teme ir preso. “Los que tienen que ir preso son los que participan de la corrupción y no hacen nada para que esto cambie. En mi libro hago una humilde contribución, y a riesgo de quedar como un corrupto digo que fui un árbitro sobornado y participe de este negocio. El que quiera creer que los partidos sólo se ganan en la cancha está pecando de ingenuo” completó.

(*) Especial para 442

Galería de imágenes
En esta Nota