442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
15/12/2016

River dio vuelta una final para el infarto y es campeón

River Plate fue el campeón de la Copa Argentina 2016. // FotoBaires

En Córdoba, el Millonario venció 4-3 al Canalla, se consagró campeón y clasificó a la próxima Copa Libertadores. Musto y Ruben, en dos ocasiones, habían puesto en ventaja a los rosarinos; mientras que Alonso y Alario, con un triplete, le dieron el título a los de Núñez.

River Plate se consagró esta noche campeón de la Copa Argentina al imponerse a Rosario Central 4-3 en un partido electrizante que tuvo lugar en Córdoba y se clasificó a la próxima Copa Libertadores de América.

Lucas Alario, en tres oportunidades, dos de ellas de penal, y el uruguayo Iván Alonso hicieron los goles de River, en tanto que Damián Musto y Marco Ruben, en dos ocasiones, anotaron para Central.

De esta manera, Marcelo Gallardo obtuvo su sexto título desde que asumió como entrenador de River, ya que anteriormente había conseguido la Sudamericana 2014, la Recopa 2015, la Libertadores 2015, la Suruga Bank 2015 y la Recopa 2016.

La de esta noche fue la tercera final perdida por el Canalla de manera consecutiva, teniendo en cuenta que en 2014 fue superado por Huracán en la definición por penales y en 2015 cayó ante Boca en un cotejo en el que incidieron los errores arbitrales.

Central terminó el encuentro en inferioridad numérica porque a los 38 minutos del segundo tiempo fue expulsado directamente Ruben por pegarle un codazo artero a Lucas Martínez Quarta.

[mivideo]http://442.perfil.com/wp-content/uploads/2016/12/River-Plate-vs-Rosario-Central-4-3-Copa-Argentina-2016-todos-los-goles-resumen-360p_30fps_H264-128kbit_AAC-1.mp4[/mivideo]

Los dos equipos se mostraron agresivos en un comienzo de alta intensidad, en un campo de juego cuyas condiciones no estaban a la altura de la definición.

En este contexto, River no perdió la lucidez con la pelota en los pies, mientras que a Central lo desbordaba su propia enjundia.

Esto provocó desorden y a los 8 deparó un penal a favor del cuadro de Núñez: Andrés D’Alessandro buscó en las alturas la cabeza de Alario, quien la bajó para Ignacio Fernández y Musto lo derribó antes de que pudiera patear, de cara al gol.

Alario se hizo cargo del tiro castigo y definió al medio mientras Sebastián Sosa se volcaba hacia la izquierda, a los 10.

El gol tempranero pudo haber sido una ventaja fundamental, pero Central se valió de un error del joven arquero Augusto Batalla y de una mano de Musto que fue inadvertida por la terna arbitral.

Tras un córner servido por Walter Montoya y un rechazo de Alario, Víctor Salazar volvió a meter en el área una pelota que Musto le ganó a Batalla para convertir frente al arco desnudo, a los 25.

El envión anímico fue importante para Central y cuatro minutos más tarde Montoya encabezó un contragolpe, la abrió a la izquierda para Jonás Aguirre y este tiró el centro que Ruben capitalizó ganándole la posición a Luis Olivera para dar vuelta el tanteador.

Las emociones no daban respiro, las revoluciones seguían a mil, a los 37 Jorge Moreira buscó con un pase rasante a Alario, quien fue sujetado por Dylan Gissi en zona de penalización, y el árbitro Patricio Loustau sancionó un nuevo penal.

Alario volvió a ser el pateador designado y no defraudó, porque engañó al arquero con el cuerpo, provocó que se arrojara hacia el mismo lado y la metió contra el palo derecho.

El desarrollo del segundo tiempo fue en principio más lento, aunque los dos equipos seguían intentando jugar, ya más tranquilos.

Giovani Lo Celso empezó por derecha una buena jugada colectiva que Aguirre culminó por izquierda con un tibio remate cruzado, aunque el balón escapó al control de Batalla y otra vez apareció Ruben en el momento y lugar justos para convertir, a los 18.

A esa altura, parecía un tanto decisivo, pero a los 26, el paraguayo Moreira se valió de un lateral en ataque para volver a meterla al área, el ingresado uruguayo Alonso habilitó de cabeza a Alario y el artillero se llenó la boca de gol una vez más.

Y tres minutos después, cuando pesaba el cansancio y el desconcierto, se hizo valer el otro cambio de Gallardo.

Rodrigo Mora mandó un gran centro desde la derecha, Alario asistió y Alonso dio vuelta el marcador definitivamente a los 29, para desatar la euforia y el festejo de la multitud Millonaria que copó el Mario Kempes.

Fuente: DyN

Archivado en: , , , , , , ,
Clubes:

 

 

Opinión