442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
19/02/2015

Por qué Crucero del Norte se quedó sin apoyo oficial

El Colectivero tiene serios problemas que afrontar en la Primera División. / Prensa Crucero

El gobierno de Misiones decidió quitarle el subsidio al Colectivero por querer mudar su localía a Chaco y criticar la gestión de Maurice Closs. Temas empresariales y políticos entraron en juego.

Crucero del Norte recibía alrededor de 750 mil pesos por semestre de parte del gobierno de Misiones, el cual decidió retirar su aporte económico al club debido a que los directivos evaluaron trasladar su localía a Resistencia, Chaco, y criticaron públicamente al gobernador Maurice Closs.

A través de un comunicado, el Poder Ejecutivo provincial fundamentó su decisión en el hecho de que el Colectivero, recién ascendido al torneo de Primera División, anunció el traslado de su condición de local a Chaco para los partidos más importantes que tendrá, contra River e Independiente. Los encuentros se jugarían en el Centenario de esa provincia, estadio del club Sarmiento, cuyo presidente es Jorge Capitanich, Jefe de gabinete de Ministros.

Los directivos de la entidad, al dar a conocer sus intenciones, hicieron referencia al escaso apoyo del público misionero en sus tribunas, razón por la cual disputaría los encuentros ante el Rojo y los de Nuñez en la capital chaqueña.

Frente a la resolución del club, la administración de Closs anunció que no puede «seguir aportando estos recursos mientras los partidos más importantes se jueguen en otra provincia y lejos del alcance de la mayoría del público misionero».

El gobernador misionero agregó que «Crucero del Norte decidió priorizar los aportes económicos de 15 millones de pesos de origen extra provincial por sobre el acompañamiento oficial de Misiones», en referencia a un supuesto acuerdo con el gobierno del Chaco.

Por su parte, el club, desde su página en internet, respondió a la decisión advirtiendo que hubo discriminación por parte del gobernador y que Closs «priorizó atender las necesidades privadas del empresario Roberto Enríquez (presidente del club Guaraní Antonio Franco), por sobre lo que necesitaba la institución».

En esos términos, el presidente del Colectivero y dueño de la empresa de transporte que lleva el mismo nombre, Julio Koropeski, hizo hincapié en la rivalidad con Guaraní Antonio Franco, ya que a su criterio habría recibido una cantidad superior de fondos.

Luego de hacer referencia a los gastos que demanda la participación de Crucero en el torneo mayor del fútbol argentino, el directivo añadió que si bien «estaba previsto un apoyo al club para este año» de parte del gobierno, «nunca fuimos notificados de ningún subsidio«, dijo.

Además, el intercambio amenaza con otras derivaciones en el terreno empresarial y político, ya que a fines del año pasado circularon rumores acerca de una posible candidatura de Koropeski en la provincia.

En la vereda opuesta, Enríquez, presidente de Guaraní Antonio Franco, es un empresario de la construcción allegado al gobierno e integrante de la concesionaria que explota los servicios turísticos en el Parque Nacional Iguazú.

Fuente: DyN

Archivado en: , , , , ,
Clubes:

 

 

Opinión