442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
25/12/2015

De tercero en discordia a indiscutible número 1

Djokovic levantando un trofeo: una imagen que se repitió a lo largo de todo el año. // AFP

Novak Djokovic cerró el 2015 como el gran dominador del circuito. Con Nadal y Federer vigentes, pero un escalón por debajo, el serbio tuvo su mejor año.

El tenis fue, es y será un deporte lógico, donde los mejores casi siempre se imponen y basta con repasar las estadísticas a lo largo de toda la historia para comprobar que cada época ha sido dominada por uno o unos pocos tenistas que se reparten los títulos más importantes.

Partiendo de esa premisa, los números de Novak Djokovic en este 2015 no dejan margen para la duda. El serbio cerró el año con once títulos, tres de ellos fueron Grand Slams (Australia, Wimbledon y Us Open) y seis Masters 1000 (Indian Wells, Miami, Montecarlo, Roma, Shanghai y París), una marca récord en el circuito ATP.

“Esta temporada fue la mejor de mi vida”, declaró Djokovic tras vencer a Federer en la final del Masters de Londres y quedarse por cuarto año consecutivo con el trofeo que se disputan los ocho mejores tenistas cada temporada.

Sus 86 victorias y solo 6 derrotas refuerzan las palabras del serbio, que superó su excelente 2011 en el que también había obtenido tres Grand Slams y diez títulos en total. Seguramente que de esos pocos partidos perdidos el que todavía le duele es la final de Roland Garros ante el suizo Stanislas Wawrinka en un torneo que se le sigue negando, incluso esta vez cuando había eliminado sobre polvo de ladrillo al casi imbatible Rafael Nadal.

Más allá de esta cuenta pendiente que intentará saldar en 2016, Djokovic no tuvo rivales en este año que termina y su excepcional temporada es comparable con las mejores de la historia. Su nombre aparece a la altura del de Pete Sampras, John McEnroe, Jimmy Connors, Rod Laver, Bjorn Borg, Rafael Nadal y Roger Federer como los más dominantes en un año calendario. Justamente estos dos últimos, si el físico se los permite, serán los encargados de impedir que se siga agrandando la leyenda de Novak Djokovic.

Archivado en: , , , , , , , ,
Aparecen en este artículo:

 

 

Opinión