Perfil

BRASIL 2014 | 13-07-2014 19:00

Alemania encontró un gol en el alargue y dejó a la Argentina sin Copa

Mario Götze apareció solo en el área y definió de zurda tras un pase de Andre Schürrle para darle el cuarto título mundial a los europeos. La Selección quedó cerca de la hazaña. Fotos.

Alemania se consagró campeón del mundo en el Maracaná tras vencer 1-0 a la Argentina en una final muy pareja que se definió en el alargue.

Mario Götze anotó el gol de la victoria alemana al minuto 113 de partido y le dio el cuarto título mundial al equipo de Joachim Löw.

El delantero del Bayern Munich, que había entrado en los instantes finales del tiempo reglamentario por Miroslav Klose, recibió un pase desde la izquierda de André Schürrle y después de controlarla con el pecho le desvió la trayectoria a la pelota, evitando que llegue Sergio Romero.

[mivideo]http://442.perfil.com/wp-content/uploads/2014/07/alemania1_arg0.mp4[/mivideo]

Argentina y Alemania no se sacaron demasiadas ventajas en cuanto al juego y la final de Brasil 2014 se terminó definiendo por detalles, como el gol alemán a poco del cierre.

Dentro de las jugadas polémicas del partido, hubo una en particular que pudo haber cambiado el rumbo cuando a los 12 minutos del segundo tiempo Sebastian Neuer derribó a Gonzalo Higuain dentro del área.

Alemania tuvo la pelota el mayor tiempo del partido, pero Argentina supo generar situaciones de riesgo e incluso contó con las más peligrosas, como un mano a mano de Higuain a los 20 del primer tiempo.

El Pipita se encontró sólo frente a Neuer -elegido como el mejor arquero del Mundial- tras un cabezazo hacia atrás de Bastian Schweinsteiger que lo habilitó, pero el delantero del Nápoli la tiró afuera.

Argentina se defendió en su campo, le cedió terreno a los alemanes que atacaban por la banda derecha con las combinaciones entre Phillip Lahm y Thomas Müller. Sin embargo, hubo un buen trabajo de la defensa y el mediocampo, con el incansable Javier Mascherano y un Enzo Pérez que cumplió su labor a la perfección.

Ezequiel Lavezzi fue otro de los destacados en el primer tiempo, exigiendo el costado izquierdo de la defensa teutona, quizás el punto más flojo de los europeos. Por allí desbordaron el Pocho y también Lionel Messi, quien le ganaba en velocidad a Hummels y Höwedes.

A los 30 minutos, Christoph Kramer se retiró lesionado y en su lugar ingresó Schürrle, quien al instante tuvo un remate bien desviado por Romero. Inmediatamente llegó un centro de Lavezzi para la solitaria aparición de Higuain, quien definió al gol. Sin embargo, el Pipita estaba fuera de juego y el gol fue invalidado.

Sobre el final de la primera etapa, otro desborde de Messi casi termina en dentro del arco de Neuer y en la última jugada, un cabezazo de Höwedes reventó el palo izquierdo de Romero.

En el segundo tiempo, Sabella metió a Sergio Agüero en lugar de Lavezzi y a los dos minutos lo tuvo Messi. Lucas Biglia le metió un gran pase al crack del Barcelona, quien terminó rematando al lado del palo.

Cuando Argentina era mejor que el rival y le había quitado la pelota, llegó la acción más polémica de la tarde en Río de Janeiro. Neuer tumbó a Higuain dentro del área pese a despejar con un peñatazo, pero el árbitro Nicola Rizzoli ignoró la falta.

Tras un cabezazo débil de Klose, el partido entró en una meseta y ambos equipos se cuidaron las espaldas para no cometer errores que le podrían costar la copa.

Apenas si hubo un remate de Messi que se fue ancho a los 30 minutos y otro de Tony Kroos que no le llevó peligro a Romero. El alargue era un hecho.

Alemania tuvo una clara en el comienzo del suplementario con un disparo de Schürrle que despejó Romero, pero Argentina contó con la jugada más clara para ganar el Mundial. Fue de Rodrigo Palacio, quien recibió sólo en el área e intentó definir por arriba de Neuer. La pelota se fue apenas afuera y la Selección sin el gol de la victoria.

Luego llegó lo irremediable. El pase de Schürrle que pasó por encima de la cabeza de Martín Demichelis -de aceptable partido- y dejó sólo a Götze para definir al gol.

El sueño de la Selección quedó hecho añicos, pero no hay nada para reprocharle a estos jugadores y al cuerpo técnico, que dejaron bien parado al fútbol argentino pese a no haber cumplido el objetivo final.

Comentarios

También te puede interesar

Más en