Perfil

FúTBOL | 27-09-2019 18:58

Giro en el caso de las amenazas a D'Onofrio

La Policía de la Ciudad identificó a una mujer que había creado un perfil falso de Nahuel Ojeda, el joven apuntado por hostigar en redes al presidente del club.

La Policía de la Ciudad identificó a una mujer que se hizo pasar por el barra de River Nahuel Ojeda, el hombre que había sido noticia por amenazar en redes sociales al presidente del club, Rodolfo D'Onofrio. La joven quedó imputada por por el delito de "amenazas", pero no fue detenida.

La división de Cibercrimen determinó que la joven de 24 años tenía vínculos con la facción oficial de Los Borrachos del Tablón. Su estrategia era involucrar a Ojeda, integrante de la facción disidente conocida como Los del Oeste, en la amenaza al presidente de River y ubicar a los referentes de su grupo como los responsables de la interna barra que azota al club.

"Hola Rodolfo D´Onofrio, somos 150 los que te estamos esperando en la confitería del club. Perdimos una batalla, pero no la guerra. Ustedes quieren que vuelva a correr sangre, dirigentes. Así va a ser. Nos jugaron sucio. Ahora, entró el Oeste. Prepárense cuando vuelvan a pisar el Monumental. Acá, los únicos y verdaderos Borrachos son los de la banda de Gonzalo, Guille y Martín. Las balas y los muertos van a volver", decía uno de los posteos que salieron de la cuenta Nahuel_Ojeda1.

Lee también: Diez barras de River fueron detenidos con un arsenal

La investigación determinó que la mujer creó esa cuenta el día 19 de septiembre. La noche anterior, en el estadio de Lanús, la Policía Bonaerense había detenido a 51 barras de River.

Se estima que de no haber mediado la intervención de las fuerzas de seguridad, esa misma noche las facciones de la barra habrían dirimido la interna a balazos.

Lee también: Barras de Los Andes balearon la sede del club

Las amenazas del presunto Ojeda a D'Onofrio alertaron al Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires. Desde el ministerio hicieron una denuncia por "Amenazas coactivas". La causa cayó en manos del fiscal José María Campagnoli, quien derivó la investigación en el área de Cibercrimen.

Cibercrimen constató que la cuenta de Instagram fue eliminada una vez que el caso cobró notoriedad mediática. Pudieron rastrear el IP de la computadora desde donde se habían efectuado dichos mensajes. Así llegaron hasta el domicilio de la mujer, ubicado en Provincia de Buenos Aires.

Campagnoli ordenó el allanamiento del domicilio de la mujer. Le fueron secuestrados varios dispositivos tecnológicos.

AM

Galería de imágenes

Comentarios

También te puede interesar

Más en