miércoles 05 de octubre del 2022
Diego Eterno

Guillermo Coppola reveló varios temas sobre Diego Maradona: "Es muy fuerte decir que lo mataron"

El exrepresentante de Diego, habló de diversos temas en un medio chileno: la muerte, la causa, la marca y el círculo íntimo del 10.

442
01-05-2022 17:38

El nombre de Guillermo Coppola directamente se lo une con el de Diego Armando Maradona. Una de las pocas personas que vivió de todo con el 10, en la mejor época de Diego como jugador y una relación que duró por años. Guillote brindó una extensa entrevista para La Tercera de Chile donde habló de todo.

Maradona íntimo

“Maradona es la pelota. Así de simple. Jugadores hay muchos, hay grandes, infinitos, pero siento que él es único. Diego es un hombre que ha traspasado las fronteras. Ha hecho en Napoli algo que no se va a repetir. El amor, la gente, los altares, que lo comparen con San Genaro. Reemplazó el nombre del patrono de la ciudad. Es un artista", expresó.

Pero había muchos Maradonas, el futbolista, el padre, el amigo, el DT, el pibe de Villa Fiorito, un montón de versiones. "Porque parecería que era el único que tenía una adicción con la que peleaba, luchaba y no lograba encontrar el camino que reparara ese problema. Yo te puedo decir que dejó de pelear. En los últimos años no estuve con él. Él luchó. No lo logró", sostuvo.

Y agregó sobre su relación con el 10: "No es fácil que, a la vista del mundo, Maradona te diga “me robó la plata de mis hijas”… Yo no podía andar por la calle. Muere el papá y Diego me da la manija del cajón de su padre. Entonces, me pregunto: Al hombre que le robó la plata de las hijas, ¿le darías la manija del cajón de tu padre? Porque me la dio delante de mil personas"

Maradona, Cuba y la muerte

"Yo soy de esa generación que no señala de lejos. No sé decir qué se está cocinando si no estoy dentro de la cocina, cómo es el guiso que se está preparando, qué le pusieron, si estoy en mi cuarto esperando que lo terminen. Entonces, diferencias: Diego en Cuba. Lito Pintos, periodista argentino, le hace una nota que me sorprendió y él dice “Guillermo deja de ser mi mánager y pasa a ser mi socio, al cincuenta por ciento”. Yo viví cuatro años en la soledad de Cuba. Después de Cuba y de todas las cosas que se hablaron de Cuba, Diego hizo La Noche del 10. El mejor Diego después del 86. Impecable. Eso fue después de Cuba. Listo. Porque hay muchos que también dicen “Cuba, Cuba, las mujeres” o viene la señora que declaró, que estuvo bien, si sintió que había sido, de alguna manera, maltratada. La justicia decidió otra cosa. Pero me refiero a ese Diego que genera esos amores y, por ahí, algunos odios. No conmigo, porque yo lo conocía y sabía. Me dices “lo mataron” y para mí la muerte de Diego es distinta. Significa otra cosa que para la mayoría. A las 96 horas de habernos separado, había devuelto poderes, contratos, había rescindido esa sociedad al 50 por ciento de la que participó. Hoy pelean por los derechos, por las firmas. Una camiseta se subasta. ¿Sabes cuántos elementos tengo yo que no me animaría a tocar? Serán mis hijos o los voy regalando. Porque no se lucra con la muerte de Diego. Es mi estilo. Otra edad, otra forma".

La investigación

"Hay decisiones de la justicia fuertes, que marcan. Imputaciones graves. No solo para el doctor (Morla), sino para los que estaban alrededor. De todas maneras, te cuento, yo veo a Diego en el primer partido de la novena edición de la Copa Argentina, en la cancha de Quilmes. Me ve, emocionado. Salimos a la cancha abrazados. Terminó el partido, que ganó Gimnasia 2-0, fuimos al vestuario abrazados. Se reía. Era el Diego que yo conocía. No el mismo, pero divertido. Llamó a los colaboradores, a (Sebastián) Méndez. “Que Guille te cuente esta historia”, por la de la Ferrari o la de Japón. Me firmó el sillón a la vista de la gente y se lo di a un amigo. Semana siguiente. Jugaban Boca y Gimnasia en La Bombonera. Me dijo, “tráeme a tu hija”, por la más chiquita. Voy al vestuario y no era el mismo Diego. ¿Qué pensé? Cancha de Boca, vestuario visitante. Salió a la cancha con Dalma y el hijo de Giannina, Benjamín, su nieto. Yo tengo una platea que nos permitía tocarnos las manos. “Llámame, por favor”, le dije. No era el mismo Diego. Entonces, ¿lo mataron? Es duro. ¿Se preocuparon? Es muy fuerte decir que lo mataron", dijo. 

Y añadió más datos de cuando Diego salió a la cancha, ya como entrenador de Gimnasia, es un estado preocupante: "El 30 de octubre lo vi como cansado. Sale a la cancha de Gimnasia un Diego que no podía caminar, que no podía sostenerse en pie. Eso critico. A aquellos que lo llevaron, que no se supo nunca quienes fueron. Si fue la publicidad, si fue el doctor Morla, quién fue. Al que mostró esa imagen al mundo. Yo ni muerto lo hubiese sacado así. Tal es así que llamé al presidente de Gimnasia indignado y me dijo: “Guillermo, no tuve nada que ver. Entiendo tu enojo”. Era imposible de mirar".

La marca Maradona

"La marca es de la familia. Él ya no está. Hasta un porcentaje puedes ceder. Yo lo entiendo así. Ahora, el señor (Stefano) Ceci llegó a Cuba. Un italiano. Nos acompañó en algún momento. Hoy es dueño de la marca. Decidió él. ¿Le apuntaron con un arma para que le diera la marca? Entiendo que no. No lo sé. Después está en uno. ¿Me corresponde o no me corresponde? ¿Tengo derecho o no? Con el doctor Morla hace tiempo que no hablamos. De alguna manera, el diálogo se cortó", comentó. 

Su relación en los últimos momentos de Maradona

"No se podía, porque no tenías el número o se los cambiaban. Si te muestro el teléfono ahora, tengo Diego, Diego nuevo, Diego segundo, Diego tercero. Nunca te atendía el teléfono. Sabía por Claudia, con quien tengo una excelente relación. Por Dalma y Giannina. O a algunos amigos que podían ir o que se sometían a una cosa que yo no", contó.

En esta Nota