domingo 21 de abril del 2024
Mundo Boca

La tercera no fue la vencida, ¿cómo le fue a Boca jugando las finales de Copa Libertadores?

Con la derrota ante Fluminense ya son tres definiciones que el “Xeneize” pierde al hilo en el torneo que se le sigue haciendo esquivo.

442

La ilusión de la séptima se le escurrió de los dedos a Boca que supo meterse en partido con el gol de Luis Advíncula pero que luego sufrió un duro cachetazo con el tanto de John Kennedy para sentenciar que el campeón de América sea Fluminense.

Con esta derrota en el Maracaná el Xeneize estira una racha que ningún equipo quisiera arrastrar: son tres finales de Copa Libertadores que pierde de manera consecutiva. La primera de ellas fue en 2012 cuando el equipo dirigido por Julio César Falcioni cayó con Corithians tras empatar 1-1 en la ida y perder 2-0 en Brasil.

La revancha aparecería seis años más tarde en la edición de 2018, certamen en el cual se disputó por última vez la final a dos partidos. La suerte tampoco fue para el lado del conjunto de La Ribera porque quién gritó campeón fue el River de Marcelo Gallardo luego del 2-2 en La Bombonera y el 3-1 en la inolvidable definición en el Santiago Bernabéu.

Ahora, recordando lo que sucedió ayer con la victoria del Flu, lamentablemente para el mundo Boca se trató de su tercera final del máximo certamen de Sudamérica que se le escapa de manera consecutiva, siendo también la sexta final perdida de doce que disputó.

Ya son seis subcampeonatos

Sumado a las anteriormente mencionadas finales con resultado adverso, Boca también se fue con las manos vacías en las ediciones 1963, 1979 y 2004.

La primera derrota del Xeneize en finales de Copa Libertadores llegó en su primera experiencia en la cita máxima. Fue en 1963 ante Santos que se impuso tanto en la ida como en la vuelta. Fue triunfo 3-2 en Buenos Aires y 2-1 en el desquite en Brasil.

 La segunda caída llegó en 1979 impidiéndole a Boca el tricampeonato de América. En esta oportunidad en el choque con Olimpia de Paraguay que piso fuerte en La Bombonera imponiéndose 2-0 y luego aguantar el resultado en casa con el 0-0 que le permitió ser campeón de América.

Por último, en 2004, un Boca que llegaba de ser campeón en la anterior edición y se encaminaba al bicampeonato se topó con una enorme sorpresa. Tras el 0-0 en la ida y el 1-1 en la vuelta, Once Caldas sentenció la historia en la definición por penales.

También hay seis lindos recuerdos

Si bien el ánimo del mundo Boca está por el suelo tras la caída con Fluminense, el club argentino sabe lo que es conquistar América. Son seis campeonatos que tiene el Xeneize, número que lo convierte en el segundo equipo más ganador de Independiente con siete títulos.

La primera estrella llegó en 1977 cuando el conjunto de La Ribera venció 5-4 a través de los penales al Cruzeiro luego de empatar en el resultado global. Había sido victoria 1-0 en la ida en Buenos Aires y derrota por el mismo marcador en Brasil lo que llevó a la definición desde los doce pasos.

Pegadito a lo que sucedió ante Cruzeiro, al año siguiente, en 1978 Boca conquistó América otra vez. En aquella oportunidad fue triunfo 4-0 ante Deportivo Cali en la vuelta tras empatar 0-0 en la ida y lograr así su segunda Copa Libertadores y de manera consecutiva.

La tercera conquista llegó en el nuevo milenio. En la edición del año 2000 el Xeneize venció a Palmeiras por penales tras empatar 2-2 y 0-0 en ambos partidos.

Al año siguiente siguieron las alegrías cuando Boca superó en la final de aquel año a Cruz Azul también por penales luego del empate 1-1 en el global, repartiendo una victoria por lado. En ese entonces el Xeneize coronaba su cuarta Copa Libertadores y su segundo bicampeonato.

La quinta estrella arribó en 2003. En aquel entonces el equipo dirigido por Carlos Bianchi dominó de punta a punta la final, venciendo 2-0 en la ida y 3-1 en la vuelta al Santos de Brasil.

Por último, la sexta corona llegó en 2007 de la mano de Juan Román Riquelme. En dicha edición Boca derrotó a Gremio en la gran final también dominando ampliamente. Fue triunfo 2-0 en la ida y 3-0 en la vuelta.

En consecuencia, ayer Boca estuvo cerca de conquistar la tan ansiada séptima, pero se quedó con las ganas cosechando así su sexta final perdida y la segunda ante equipos brasileños.

JP

En esta Nota