domingo 23 de junio del 2024
Copa Libertadores

Scioli puso el grito en el cielo tras las agresiones a los hinchas de Boca: "Brutalidad"

El actual embajador de Brasil se refirió a la represión policial que sufrieron los "Xeneizes" tras los feroces cruces con los fanáticos del Fluminense.

442

El embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli, denunció hoy la "brutalidad injustificada" de la Policía de Río de Janeiro en la represión contra los hinchas de Boca Juniors que recibieron gases lacrimógenos cuando estaban en la arena de la playa de Copacabana, en el marco de la vigilia para la final de la Copa Libertadores de América contra Fluminense.

"El accionar de la policía es brutalmente represivo, porque son hinchas de fútbol que no robaron nada, no agredían a nadie, estaban en la playa con el orgullo de la camiseta y vinieron los de Fluminense a atacarlos primero", dijo Scioli a Télam en Río de Janeiro.

El embajador sostuvo que el accionar de la policía de Río de Janeiro en la noche de este jueves es "de una brutalidad y una irracionalidad injustificada" .

Scioli reclamó a la Confederación Sudamericana de Fútbol, organizadora del evento, que intervenga para detener la ola de represión policial contra los hinchas de Boca que llegan a Brasil.

"Conmebol debería actuar e influir para que transcurra con razonabilidad todo esto. Porque si estamos así hoy jueves, el sábado ¿qué va a pasar?", se preguntó Scioli.

"Las leyes acá son muy rigurosas, pero nada justifica una represión policial de estas características en el marco de lo que es la pasión del fútbol. Le pido a la CONMEBOL que intervenga. Vi el comunicado y la verdad es que exige mayor firmeza y rigurosidad. Tengo preocupación", expresó el embajador.

La policía reprimió a los hinchas de Boca

Luego de cruces de cantos entre las hinchadas y emboscadas de la barra brava de Fluminense hacia los aficionados de Boca Juniors, que respondieron, la Policía reprimió a gente de ambas parcialidades.

Las fuerzas de seguridad utilizaron balas de goma y gases lacrimógenos para disipar a la gente presente en las playas de Rio de Janeiro.

Previamente, la torcida del equipo brasileño atacó de forma organizada a simpatizantes xeneizes que se encontraban descansando en la costa. Los de Azul y Oro hicieron retroceder a los del tri y desataron la represión.

SP