lunes 27 de mayo del 2024
Eliminatorias Sudamericanas

Perú-Argentina en el Estadio Nacional de Lima, un escenario manchado por la peor tragedia de la historia del fútbol

El estadio en la capital peruana espera con ansías una nueva presentación de Lionel Messi, pero al mismo tiempo trae tristes recuerdos de un choque en 1964 que arrojó 328 muertos y más de 800 heridos.

442

Buscando seguir con puntaje ideal y con el arco en cero también, la Selección Argentina visita a Perú en el Estadio Nacional de Lima, un escenario que siempre costó, pero que al mismo tiempo trae un trágico recuerdo.

Un poco más de 60 años atrás, en un choque entre ambos seleccionados en tierras peruanas lo deportivo quedó totalmente al margen luego de que una invasión por parte de los hinchas al campo de juego y la represión de la policía arroje 328 muertes y más de 800 heridos.

El 24 de mayo de 1964 no sería un partido más para Argentina visitando a Perú. En aquel entonces, un encuentro vital para los locales buscando su clasificación a los Juegos Olímpicos de Tokio enfrentándose con el seleccionado Sub-23 del combinado albiceleste se desató la peor tragedia de la historia del fútbol.

¿Qué fue lo que desató este incidente? Perú necesitaba por lo menos rescatar un empate para lograr su objetivo de meterse en los Juegos Olímpicos y al estar 1-0 abajo tras el gol de Néstor Manfredi promediando la mitad del segundo tiempo, llegó la igualdad, pero fue anulado con una polémica de por medio.

Fue Víctor Lobatón el encargado de desatar la locura de los peruanos al anotar el empate, pero ese festejo fue enmudecido por la decisión del árbitro uruguayo Ángel Eduardo Pazos, abrumado por la protesta de los argentinos por una presunta plancha en contra de uno de los defensores del equipo liderado en ese entonces por Roberto Perfumo.

Tragedia Estadio Nacional Perú 1964
- X

Ya con el gol anulado para Perú, la acción continuó por cinco minutos más antes de que se desate el horror en el terreno de juego. Víctor Malesia Vázquez, identificado como el Negro Bomba, un reconocido barrabrava de Alianza Lima ingresó al campo de juego para golpear al árbitro.

Si bien este hincha fue detenido metros antes de llegar a agredir a Pazos, otro simpatizante ingresó con una botella de vidrio cortada con la intención de lastimarlo también, hecho que generó la suspensión del partido de forma inmediata.

Como un efecto dominó, el ingreso de estos dos fanáticos desató una imparable invasión por parte de los más de 47 mil hinchas, capacidad que permitía en ese entonces el estadio. Fue así que los poco más de 100 policías presentes reprimieron con gases lacrimógenos y perros.

Tragedia Estadio Nacional Perú 1964
- X

De esta manera, el público se desesperó por escapar de los incidentes, pero a la hora de llegar a las puertas del estadio estaban cerradas, algo similar a lo que sucedió en la tragedia de Puerta 12, cuatro años más tarde con la muerte de 71 hinchas de Boca en un Superclásico ante River en el Estadio Monumental.

Tragedia Estadio Nacional Perú 1964
- X

Sin poder abandonar las tribunas, llegaron las avalanchas, asfixiados y muertes sumadas a la represión que dejó varios heridos. Incluso, para aquellos hinchas que lograron salir del estadio, la brutal represión policial continuó en las inmediaciones.

Como si eso hubiese sido poco, los incidentes continuaron en las calles cerca del Estadio Nacional con saqueos, ataques e incendios en edificios. Entre medio de dichos disturbios, el Negro Bomba, junto con otros 50 hinchas fueron detenidos por la policía de los cuales la mitad lograron fugarse y como indican algunos medios locales lo lograron mientras cavaban fosas comunes para enterrar cientos de cadáveres en un cementerio clandestino.

Respecto a la tragedia en el estadio, el único fue condenado por la Justicia fue el encargado de seguridad del partido. Pese a eso, Benjamín Castañeda, juez que inició la causa, apuntó en contra del Gobierno de Belaúnde Terry indicando que lo sucedido no fue un error policial, sino un plan para imponer medio y detener las manifestaciones en contra del presidente.

Por último, tras la tragedia, Ernesto Duchini, entrenador del seleccionado argentino en ese entonces expresó su tristeza por lo sucedido. “Ansiaba la victoria, pero a este precio hubiese preferido la más humillante de las derrotas”.

JP

En esta Nota