442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
16/01/2016

Diego Valeri: maestro del soccer

Diego Valeri está más vigente que nunca en el fútbol de Estados Unidos. //CEDOC

Flamante campeón de la liga de los Estados Unidos, el ex Lanús revolucionó Portland, el equipo más argentinizado de la MLS.

En Portland obtuvo el grado de “Maestro”. Así llaman a Diego Valeri en ese rincón de los Estados Unidos. Incluso quienes apenas entienden una pizca de español deducen la magnitud del término por lo que representa el conductor de los Timbers, flamantes campeones de la MLS, que le dio el primer título en cuatro décadas a una ciudad que respira fútbol más que nunca.

Desde el campeonato de la NBA que ganaron los Trail Blazers en 1977, Portland no vivía algo igual. “Antes de la final, el dueño del club nos dijo que iba a hacer estatuas para todos porque nos íbamos a convertir en leyendas”, le confiesa a PERFIL el ex volante de Lanús.

Final. En sólo 27 segundos, los Timbers ya vencían al Columbus Crew, de Federico Higuain y Gastón Sauro, con un gol histórico de Valeri (el más rápido en una Copa MLS). Y a los cinco minutos ya habían sacado dos tantos de ventaja, que fueron irremontables para el local. Así, Lucas Melano, Maxi Urruti, Norberto Paparatto y el propio Valeri protagonizaron el festejo del equipo más “argentinizado” de la liga.

Tan profundo es el idilio que gestó en tres años el jugador nacido en Valentín Alsina que se anima a comparar su éxito en los Estados Unidos con el título que ganó en Lanús en 2007: “Es muy especial darle la primera liga de la historia a mi casa, porque nací, crecí y jugué toda mi vida en Lanús. Hacer lo mismo en Portland es un privilegio y lo guardaré en mi corazón para siempre”.

Los Timbers ya eran reconocidos en la MLS por su hinchada y sus excentricidades. Durante los partidos, por ejemplo, un leñador toma una motosierra y rebana un tronco para ofrendarselos a los goleadores. Pero hasta al propio Valeri le sorprendió la marea de gente que salió a la calle a recibirlos. “Te impresiona mucho, más a quien no conoce la liga e imagina un público frío, pero Portland es absolutamente pasional, parece argentino”, señala.

Soccer para zurdos. La MLS se rige por el “salary cap”, un presupuesto común de 3,5 millones de dólares para que las 20 franquicias armen su plantel. “Es un buen modo de alimentar la competitividad de la liga. Si bien tenés clubes que hacen dos o tres fichajes de otro calibre, gracias a esa ley todos van creciendo en paridad”, recalca Valeri.

Además, el dueño de cada club puede contratar hasta tres Jugadores Franquicia por fuera del tope salarial, como David Villa, Frank Lampard y Andrea Pirlo en New York City; Nacho Piatti y Didier Drogba en Montreal; Sebastián Giovinco en Toronto o el mismo Valeri en Portland. Pero no todos brillan. “Esto es un juego colectivo. Aunque tengas dos o tres jugadores de esa jerarquía no funcionan sin un verdadero equipo. Hay jugadores que en la Argentina tienen un nombre y que vinieron acá y no funcionaron”, explica.

Es una cuestión de tiempo para que la MLS sea mejor considerada y logre sacarse de encima varios rótulos. Así lo entiende Valeri: “Esta liga no es nada fácil. Cada año hay un cambio grande, dos o tres pasos adelante y con jugadores más jóvenes. Acá no se priorizaba al fútbol, pero de un tiempo a esta parte sí y para hablar de la MLS hay que experimentarla”.

Esta nota fue publicada en la Edición Impresa del Diario Perfil.

Archivado en: , , , , , , ,

 

 

Opinión

 
?>