442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
13/04/2018

Una paternidad de fin de siglo

Uno de los √ļltimos duelos entre Boca e Independiente. / Fotobaires (archivo).

Un repaso por la historia de uno de los cl√°sicos m√°s parejos del f√ļtbol argentino. El Rojo domin√≥ durante 70 a√Īos, pero el Xeneize repunt√≥.

Desde que se enfrentaron por primera vez en la Intermedia Extra (una Primera B con otro nombre) en la temporada de 1911, Independiente y Boca le dieron vida a un choque que fue creciendo en el interés de la gente, a partir de la popularidad que ganaron los equipos, cuando les tocó enfrentarse desde 1915 en Primera División.

Durante el amateurismo el saldo fue equilibrado: cuatro triunfos para cada uno y cuatro empates. Sin embargo, Independiente construyó una clara superioridad en los cruces con Boca que lo llevó para 1960 a establecer una diferencia contundente: 34 victorias rojas contra 20 de los xeneizes. Boca ganó más títulos en ese lapso (12 contra 6) pero eso no puso en peligro la ventaja de Independiente. Durante década y media brillaron Arsenio Erico, Antonio Sastre y Vicente de la Mata, el trío más famoso de la historia del club de Avellaneda.

Justamente, Independiente le propin√≥ en esos a√Īos a Boca la peor derrota de su historia, al aplastarlo por 7-1 el 21 de julio de 1940, en un torneo que los boquenses ganaron. Aquella goleada cont√≥ con dos goles de Sastre, dos del paraguayo Erico, uno de Leguizam√≥n, otro de Celestino Mart√≠nez, un autogol del zaguero Ib√°√Īez y el descuento de Jaime Sarlanga. No fue casualidad que Boca estuviera una d√©cada completa sin ganar en Avellaneda. Lo hab√≠a hecho en 1931 y reci√©n pudo repetir en 1941.

Exactamente lo inverso ocurri√≥ en la d√©cada entre 1961 y 1970: Independiente gan√≥ los torneos de 1963, Nacional 1967 y Metropolitano 1970, pero adem√°s se qued√≥ con las primeras dos Copas Libertadores y estuvo a punto de ganarle al poderoso Internazionale de Mil√°n, cayendo en el desempate jugado en cancha de Real Madrid. El primer choque copero los puso frente a frente e Independiente pudo eliminar a Boca en el Monumental para escalar hasta la final de la Libertadores, donde derrot√≥ a Pe√Īarol de Montevideo en tres partidos.

Fuerte y con buenos equipos, el cuadro de Avellaneda apenas pudo ganarle a Boca tres partidos sobre veinte que jugaron. La ventaja se redujo a seis cl√°sicos y la rivalidad se acentu√≥. Era el grito preferido de la hinchada roja, que recalcaba siempre la paternidad hist√≥rica sobre Racing y tambi√©n sobre Boca, comparti√©ndolo por aquellos a√Īos con San Lorenzo y con River.

Alguna vez, un veterano hincha de Independiente decía que la aparición de Ricardo Bochini sirvió para alimentar y mantener esas ventajas conseguidas en otros tiempos. Con el imprescindible Bocha, su equipo pudo volver a irse triunfador de la Bombonera donde no pudo hacerlo entre 1960 y 1971, para ganar dos veces en la década, sobresaliendo el 5-2 de 1980, con una actuación sobresaliente del puntero uruguayo Antonio Alzamendi.

Entre 1981 y la llegada del Siglo XXI, Boca fue remontando la cuesta y sacando ventajas para seguir descontando la diferencia a favor de Independiente. En esas dos d√©cadas, Boca se llev√≥ los puntos en nueve ocasiones desde Avellaneda, algo que le hab√≠a demandado cuarenta a√Īos para conseguir lo mismo, entre 1940 y 1980. En el fin de siglo, la distancia era m√≠nima: 60 triunfos de Independiente y 58 de Boca.

El nuevo siglo provocar√≠a un cambio radical en el historial entre estos dos colosos del f√ļtbol argentino. Boca crecer√≠a much√≠simo en todos los planos, al punto que adem√°s de ganar once torneos locales se quedar√≠a con cuatro Copas Libertadores y reducir√≠a al m√≠nimo la distancia con el Rey de Copas, que gan√≥ su √ļltima Libertadores en 1984, siete contra seis. Con las dos victorias que obtuvo en el a√Īo 2001 en la Bombonera, Boca alcanz√≥ a Independiente despu√©s de 70 a√Īos. Fue un 2-1 (doblete de Guillermo Barros Schelotto y descuento de Diego Forlan) y la ma√Īana de la primera despedida de Carlos Bianchi con un espectacular 5-3 (Barijho, Schiavi, dos de Juan Rom√°n Riquelme y otro de Guillermo) los que permitieron al xeneize igualar en 60.

Despu√©s, todo tom√≥ la tonalidad azul y oro. Boca se qued√≥ con la primera d√©cada del nuevo siglo por siete partidos (11-3) y repite hasta ahora en la segunda con ventaja (4-1) hasta estirar la diferencia a los nueve partidos actuales (73-64) con 59 empates. En estos √ļltimos a√Īos, el Rojo padeci√≥ el √ļnico descenso de su historia y cosech√≥ apenas dos victorias en veinte temporadas en la Bombonera, escenario donde gan√≥ una vez menos que River y dos que San Lorenzo, si tomamos en cuenta las anteriores canchas de Boca en el mismo barrio.

Por el contrario, Boca lleva nueve a√Īos sin perder en Avellaneda, con la salvedad de que el √ļltimo partido que jugaron all√≠ fue en 2015 y termin√≥ empatado en un tanto, con goles de Albertengo y Burdisso, el hermano del campe√≥n mundial juvenil. De aquel choque queda un √ļnico protagonista de hoy: Mart√≠n Ben√≠tez. El resto son otras historias, otras actualidades. Lo cierto es que el cl√°sico tuvo padre rojo desde 1931 hasta 2001 y desde all√≠ la patria potestad cambi√≥ de club.

Archivado en: , , ,
Clubes:

 

 

3 pensamientos en “Una paternidad de fin de siglo”

Los comentarios est√°n cerrados.

Opinión