442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
11/10/2012

Automovilismo

“Hay vida más allá de la Fórmula 1”

Villota, durante la conferencia de prensa./ AFP

Luego del terrible accidente, la española María de Villota habló de su vida actual y apostó a la continuidad de las mujeres en el automovilismo.

A poco más de tres meses de sufrir un terrible accidente en las pistas que le dejó secuelas y la obligó a despedirse de forma prematura del automovilismo, la española María de Villota aseguró que “hay vida más allá de la Fórmula 1” y confió en la continuidad de la mujer “en el mundo del motor”.

«Quiero seguir luchando porque creo muchísimo en la mujer en el mundo del motor», dijo Villota en una multitudinaria rueda de prensa en la sede del Consejo Superior de Deportes español. «Ahora sí que tengo un impedimento físico para pilotar un Fórmula 1, antes no lo tenía, y ahora quiero que se agarre ese relevo» y otra mujer ocupe su lugar.

«Simplemente, me gustaría que la mujer tuviera ese sitio y que la mujer con talento y con trabajo pudiera ocupar ese puesto en la parrilla de Fórmula 1 y que las niñas que están hoy en el karting, tengan a alguien a quien ver para decir, yo quiero llegar ahí», añadió De Villota.

La piloto española de pruebas de la escudería Marussia apenas muestra algunas secuelas físicas visibles de su accidente: un parche con el que tapa su ojo derecho, que perdió cuando el 3 de julio pasado el coche que estaba probando chocó con un camión del equipo en el aeródromo de Duxford.

Villota, de 32 años, sufrió «una serie de lesiones intracraneales, con fracturas craneales, fracturas faciales, fracturas orbitarias, pérdida del globo ocular», explicó el doctor César Casado, jefe del servicio de cirugía plástica del hospital madrileño La Paz, donde fue tratada la piloto. Las graves lesiones que sufrió en la cabeza le originaron la pérdida de un ojo y del sentido del olfato, explicó el doctor Casado.

Villota, quien aseguró que todavía no sabe qué va a hacer en el futuro, contó: «Antes sólo veía la Fórmula 1, sólo me veía encima de un coche compitiendo y no veía lo que era realmente importante en la vida, la claridad de decir, estoy viva». «Este ojo me ha devuelto el norte, me ha devuelto lo importante, y lo tomo así, y lo tomo con esa energía de decir esta nueva oportunidad la voy a vivir al 100%», añadió.

Aunque admitió que fue duro despertar en el hospital y tomar conciencia de que la Fórmula 1 se había acabado para ella, aseguró haber aprendido, tras esta prueba, que «hay vida más allá de la Fórmula 1”. “Estoy segura de que lo mejor está por llegar».

Archivado en: , ,

 

 

Opinión