442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
12/12/2015

No todo es Messi, Agüero y Dybala

A la mexicana. A Boselli no le fue bien en Europa: no rindió ni en el Málaga B, ni en el Wigan ni en el Geona. América le sienta bien, por eso fue figura en Estudiantes y ahora lo es en el León. //Cedoc Perfil

En el continente americano hay decenas de jugadores que no salen en los medios argentinos. Figuras terrenales que son ídolos en sus países.

A pesar de que la pala de los grandes equipos de Europa arrasó con casi todo el suelo del fútbol argentino, la tierra sigue siendo muy fértil para que las semillas de jugadores florezcan y se rieguen por toda América. No siempre hay que referirse a Messi, Mascherano o Icardi cuando se habla de estrellas albicelestes dejando la bandera en lo más alto. También de este lado del mapa hay muchos argentinos que salieron a recorrer otro camino y que son estrellas en países que desde acá no se suele seguir de cerca. Son los cracks terrenales.

“Dunga me dijo que si tuviera que armar una selección local, yo sería el 9”. La frase que causó mucho revuelo allá por el mes de octubre no hace más que poner en contexto lo que significó la llegada de Lucas Pratto en el fútbol brasileño. El goleador del Atlético Mineiro fue el estandarte del subcampeón del Brasileirao y fue reconocido como el mejor extranjero en ese país, por encima de su compañero Jesús Dátolo y Héctor Canteros, quien tuvo un buen año en Flamengo. Tan bien le fue en Belo Horizonte al ex Vélez, que inauguró, junto a tres socios, su propia cadena de gimnasio: Pratto Fitness.

En México, el gol es albiceleste. Que los dos “campeones de goleo” y que siete de los trece máximos anotadores del torneo mexicano sean argentinos es fuerte. En el presente Torneo Apertura la legión de “9” puso a Mauro Boselli y Emanuel Villa como los dos que más veces festejaron (ambos con 13). Cerca quedaron Ismael Sosa y Rogelio Funes Mori (11), Enrique Triverio, Silvio Romero y Darío Benedetto (10). De todos ellos, es Boselli quien ya arrancó el proceso de nacionalización; es el más destacado por su regularidad y porque, en poco tiempo, ya es ídolo del León.

De este lado del mapa hay muchos argentinos que son estrellas en países que desde acá no se suele seguir de cerca.

La historia de la figura del fútbol boliviano tiene tintes dramáticos (y no trágicos) por mera casualidad. En 2012, durante su estadía en Petrolero, el rosarino Martín Palavicini estaba en su casa de Yacuiba descansando cuando lo impactó un rayo que le ingresó por los dos oídos y llegó hasta los dedos de los pies. No se murió de milagro. Esa situación le dio el origen a su apodo, El Rayo, ese que los hinchas de Universitario de Sucre se cansaron de corear. Hasta el momento lleva 25 goles en este 2015 y, pese a sus 38 años, es el delantero más cotizado de toda Bolivia.

En Ecuador, país de la selección puntera de las Eliminatorias, hubo un solo argentino en el “equipo ideal” armado por la Asociación de Futbolistas del Ecuador (AFE). El único extranjero que logró ocupar un lugar fue el barilochense Daniel Neculman, de River de ese país. Es que los goles del delantero surgido de la CAI fueron 21 en todo el año y en la tabla general sólo fue superado por el mejor jugador ecuatoriano de la actualidad, Miller Bolaños, quien anotó 25 con el actual bicampeón, Emelec.

Todas las primeras planas de los diarios deportivos de Perú son para él, un delantero formado en la escuela santafesina. Bernardo Cuesta aprendió lo que era patear una pelota en el Club Atlético Unión y Sociedad Italiana de Alvarez, y nunca pensó que un triplete suyo llevaría al Melgar a una definición del campeonato peruano tras 34 años. Este hombre de 27 años debutó en Tiro Federal en 2008 y cuatro años después se fue a una Arequipa (ciudad del club) que terminó siendo su lugar en el mundo. Allí fue goleador del club dos temporadas consecutivas. En la final, ante Sporting Cristal buscará seguir de racha con una sola misión: besarse el antebrazo derecho en el que está el nombre de su hija Sara, que es una arequipeña más.

En una MLS plagada de estrellas como Drogba, Lampard, Kaká y Pirlo, fue Diego Valeri el que se llevó el premio al jugador más valioso (MVP) de la final tras anotar el gol más rápido de la historia del partido decisivo de la liga estadounidense (28 segundos) y guiar a sus Portland Timbers a su primer título. El Mago es una de las piezas clave de un equipo que también cuenta con Lucas Melano y Norberto Paparato. Otro enganche argentino que la rompe es Ignacio Piatti, de los canadienses de Montreal Impact.

Decir regularidad defensiva en Chile es sinónimo de Julio Barroso. El que surgió como lateral en Argentinos y pasó por Racing y Boca se transformó en central cuando cruzó la cordillera para erigirse en uno de los puntales del Colo Colo campeón por 31ª vez. El año pasado fue elegido el mejor jugador del año por el Sindicato de Jugadores y en esta temporada es uno de los más aclamados por la gente, pese a ser defensor.

Desde el banco. La Eliminatoria Sudamericana, con seis entrenadores de diez, es una muestra de que los DT argentinos son más que cotizados en el continente. Sin embargo, este año no fue tan fructífero en títulos como otros en esa materia. La excepción a la regla puede encontrarse en el fútbol ecuatoriano en el que Liga de Quito ganó la primera etapa bajo el mando de Luis Zubeldía y espera en la final a su rival sabiendo que Claudio Borghi será su DT en 2016. ¿Quién puede ser su adversario? El que tiene más posibilidades es el Emelec puntero de Omar De Felippe, quien también llegó este principio de año para reemplazar a un compatriota: Gustavo Quinteros, hoy DT de la Selección ecuatoriana.

En julio, el que gritó en Chile fue Dalcio Giovagnoli con el humilde Cobresal, club al que hizo obtener el primer título de su historia.

En México hay una superpoblación de entrenadores argentinos ya que para el próximo torneo estarán Matías Almeyda (Chivas), Antonio Mohamed (Monterrey), Gustavo Costas (reciente entrenador de Atlas), Juan Antonio Pizzi (León), Ricardo La Volpe (Jaguares de Chiapas), Pablo Marini (Puebla) y Luis Zubeldia, quien firmó con Santos Laguna.

Esta nota fue publicada en la Edición Impresa del Diario Perfil.

Archivado en: , , , , , , , , , , , , , , , , ,
Aparecen en este artículo:

 

 

Opinión