442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
01/01/2016

Los escándalos arbitrales que nos dejó el 2015

Diego Ceballos tuvo un partido nefasto en la final de la Copa Argentina 2015//Cedoc

Diego Ceballos quedó marcado para toda su carrera por sus errores en la final de la Copa Argentina. Con menos repercusión, en el ascenso los jueces también estuvieron en el ojo de la tormenta.

Los árbitros siempre están en tela de juicio por sus errores. Las equivocaciones están a la orden del día. Pero este 2015 hubo tres errores groseros en etapas de definiciones, lo que generó grandes escándalos.

El más recordado seguramente haya sido el arbitraje de Diego Ceballos en la final de la Copa Argentina entre Rosario Central y Boca.

El árbitro, a instancias del juez de línea, le anuló un gol a Central y le dio uno ilícito a Boca sobre el final del partido. Sin embargo, la mancha más grande fue haber cobrado un inexistente penal contra Gino Peruzzi que fue claramente fuera del área. El partido estaba 0-0.

Boca terminó ganando el partido 2-0, se quedó con la Copa Argentina, pero la bronca con Ceballos y el línea Marcelo Aumente no cesó. El árbitro dejó de ser internacional y recibió su sanción.

¿Penal? No, siga, siga. Lo que ocurrió el 1 de diciembre en General Rodríguez en la final por el ascenso a la Primera C entre Atlas y Liniers fue de lo más polémico del año, sin dudas.

Iban 95 minutos de partido. Liniers se imponía 3-2 y ascendía a la C. Atlas buscaba el empate para seguir soñando con el ascenso. La pelota le quedó al jugador local Patricio Malisia quien fue derribado por un defensor de Liners. Todos gritaron penal, pero el árbitro Yael Falcón Pérez ignoró la clara falta.

Los jugadores de Atlas no pudieron soportar semejante injusticia e increparon al árbitro al final del partido.

La Mano de Dios en Bahía Blanca. Villa Mitre logró el ascenso al Federal A con un puñetazo. Así de simple.

Villa Mitre derrotaba 2-1 a Rivadavia de Venado Tuerto con un penal dudoso y luego marcó el tercer tanto de manera ilícita.

En la jugada que se inició con un centro desde la izquierda hubo un claro golpe con la mano intencional para impulsar la pelota en lo alto, tras lo cual el balón pegó en el travesaño y rebote llegó hacia Marcos Litre, autor del gol. El árbitro Patricio Elgart ignoró la acción y luego vinieron el escándalo y las agresiones.

Archivado en: , , , , , , ,
Clubes:
Aparecen en este artículo:

 

 

Opinión