442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
26/06/2018

El mejor de Argentina, Rojo, por el gol y poco más

El equipo titular que le ganó a Nigeria el último partido del Grupo D. // AFP.

El marcador de punta definió como un delantero cuando la selección buscaba el gol con desesperación. Se destacó apenas por sobre un rendimiento flojo de todo el equipo.

Se festejó como una final, pero apenas fue la tercera fecha de la zona de grupos del Mundial de Rusia 2018. Se jugó con dientes apretados y con algunos buenos momentos, pero las dudas, la lentitud, la falta de movilidad del equipo, sumados a que con poco, con muy poco y un penal que no fue ni mancha, Nigeria avivó los peores fantasmas de la Argentina, que intentó atacar, sin ideas ni sorpresa.

Apenas algunos buenos pases que terminaron siendo neutralizados fácilmente por la endeble defensa de los africanos. Y cuando todos sabíamos que ganaba Croacia por 2 a 1, regalándonos el mejor resultado posible del otro lado, una buena jugada, quizá la mejor asociación entre volantes y delanteros en los tres partidos que jugó Argentina, terminó con un buen centro atrás para que Marcos Rojo sorprendiera a todos, y con un derechazo pusiera el 2 a 1 y sellara la clasificación nacional a Octavos de final.

Argentina clasificó sin jugar bien, con un equipo mediocre enfrente, que lo complicó un poco y no lo dejó asociarse, eso que todos esperamos que la Argentina pueda desarrollar no un rato del partido, sino la mayor parte del tiempo. Con poco Nigeria lo complicó, pero también con poco, los dirigidos por Sampaoli se llevaron un triunfo necesario como el agua, sufriendo y con un resultado conseguido sólo con algunas pinceladas de lo que se espera de esta selección.

Franco Armani. Bien en casi todas sus intervenciones, sin complicarse, superó con creces la prueba de fuego de ingresar por el error de un compañero. No le pesó el partido ni las comparaciones. Jugó con los pies y con las manos sin comprometer la pelota, demostrando que el problema no es jugar o no con los pies sino jugar bien o jugar mal. Varias veces sacó largo, a la mitad de la cancha con precisión, aunque de esa manera también arriesgó algunas veces y la pelota volvió rápido. Cayó en el engaño del nigeriano en el penal, y se tiró antes, regalándole medio arco. Pero en la jugada más difícil del partido, cuando Argentina dejaba espacios para buscar el triunfo, sacó un mano a mano, que hubiera sido mortal para las aspiraciones nacionales.

Gabriel Mercado. Buena alternativa para sumarse al ataque, es quien termina tirando el centro atrás para el segundo gol. Fue el defensor más adelantado de la línea de cuatro, sus aportes fuero más importantes de mitad de cancha para adelante que para neutralizar los pocos pero punzantes ataques nigerianos.

Nicolás Otamendi, Ganó de arriba en defensa, sorprendió sumándose al ataque, aunque sin peligrosidad. Entró un poco en la confusión general  durante buena parte del segundo tiempo, cuando había empatado Nigeria y parecía todo perdido.

Marcos Rojo. Firme y concentrado, aunque impreciso a la hora de pasarla, tuvo poco trabajo en defensa. Tuvo buenos anticipos y cortes, achicando la cancha para adelante. Quizá haya sido el más cuestionado en el primer partido, terminó siendo determinante cuando a la Argentina se desesperaba por el empate. Apareció por sorpresa en el medio del área rival y puso de derecha, su pierna menos hábil el 2 a 1 que le dio la clasificación a la Argentina.

Nicolás Tagliafico. Otro defensor que trabajó más en ataque que tratando de neutralizar los avances nigerianos. Intentó sorprender en el primer avance argentino, pero remató muy desviado. Buen partido en líneas generales, salió faltando 10 para sumar un delantero y buscar desesperadamente el triunfo.

Enzo Pérez. Buena incorporación en la mitad de la cancha, cortando la pelota y sumándose al toque de tres cuartos de cancha hacia adelante, y sumándose a la defensa cuando fue necesario. Con algunas imprecisiones, fue una alternativa para la descarga necesaria con Messi. Quizá le faltó algo más de movilidad cuando Lío tenía la pelota y tres marcas encima.

Javier Mascherano.  bien en la marca, falló en algunos pases. Dos equivocaciones suyas se convirtieron en ataques de Nigeria, pero como si fuera Patoruzú, se ocupó de enmendar su error, recuperando la pelota 30 metros atrás. Fue el autor del penal del rival, y recibió una tarjeta amarilla. Pero apenas rozó al rival, en un leve forcejeo, que no se puede creer que haya visto penal el árbitro. Terminó con un corte en la ceja, aportándole la nota de dramatismo a la victoria argentina.

Éver Banega. Otro jugador que entró bien en el partido, con un primer tiempo bueno, asociándose con Messi, y filtrando algunos pases a los compañeros para ponerlos en situación de gol. Así llegó el primero de Argentina, habilitando a Lío, que pisó el área y definió cruzado. Mucha movilidad, acompañando y haciendo jugar. La mejor compañía para Messi, distrayendo marcas, y recuperando la pelota en posición defensiva, en varias ocasiones.

Ángel Di María. Otro de los cuestionados, pero que no logra dar vuelta la situación. Muy impreciso, eligiendo mal, quizá la única jugada en que no se lo puede criticar, fue en una larga corrida que obligó a que le hicieran falta. Tuvo algunos cortes buenos en mitad de la cancha, pero cuando quiso jugar, alternó buenas y malas,  Fuea de eso, nunca terminó bien una jugada, sumando a la idea de que nos hubiera gustado ver a Pavón desde el arranque en su posición.

Lionel Messi. Concentrado y buscando jugar siempre la pelota, Nigeria no tuvo problemas en pararlo con faltas al comienzo del partido, sobre todo cuando se demoraba con la pelota en los pies, aguantando hasta que se le acercara un compañero con quien jugar.  Definió muy bien, también con su pierna menos hábil un excelente pase de Banega que parecía que le daría tranquilidad a la selección, aunque de a poco, a él lo absorbieron en las marcas y Nigeria volcó el partido a su favor entre el final del primer tiempo, y el comienzo del segundo. Lío tuvo el 2 a 0 antes del descanso, en un tiro libre, pero dio en el palo. También habilitó a Higuaín, que no logró conectar y terminó chocando con el arquero. En contraste con el partido contra Croacia, donde se agarró la cara durante el himno, esta vez se lo vio hablando y comprometiendo a sus compañeros antes de salir a la cancha para el segundo tiempo. En la primera mitad del complemento fue una vez más absorbido por la marca, sin la solidaridad de sus compañeros para asociarse y cuando se diluían las ilusiones argentinas, tuvo varios pases que interrumpieron los defensores nigerianos.  Se volvió a meter en el partido cuando Argentina se puso en ventaja a poco del final, y fue importante para manejar la pelota en esos agónicos minutos finales.

Gonzalo Higuaín. Mucha movilidad, pero demasiadas imprecisiones, lo fue a buscar, intentó asociarse fuera del área, habilitar a sus compañeros, pero no logró redondear una buena actuación. Se la quiso picar al arquero con un gran pase de Messi filtrado entre la defensa, pero terminó chocando con el arquero.  La más clara que tuvo fue un buen centro atrás, pero la agarró a la altura del punto del penal a los 35 del ST. Ese fue el primer tiro al arco de la selección en el segundo tiempo, y la tiró unos 6 metros arriba del travesaño. En la selección, todavía no es ni por asomo el buen goleador que juega en la liga italiana.

Cristian Pavón. Buena entrada, en el primer pique, mucha movilidad, siempre obligando. Nunca dio por perdida una pelota, peleó todas. Aunque por momentos se sumó a la confusión general, sigue pareciendo que le puede aportar más que Di María, si tuviera más minutos en la cancha.

Maximiliano Meza. Entró para aclarar un poco el juego y cambiarle el aire a la selección, pero se sumó a la confusión general cuando no lográbamos meter el segundo.

Sergio Agüero. Entró a poco del final, sumándose a la desesperación de la Argentina para buscar el pase a la siguiente ronda, pero Argentina encontró el gol y poco pudo meterse el Kun en el juego.

Archivado en: , , , , , , , , , , ,

 

 

Opinión