442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
15/07/2018

Del físico a la historia: claves de la final del Mundial

La final del Mundial se jugará en el Luzhniki de Moscú. // AFP.

¿Aguantarán los músculos de los futbolistas croatas? ¿Tendrá algún peso la historia? ¿Quién ganará la batalla por el medio del campo? Los aspectos para tener en cuenta.

¿Aguantarán los músculos de los futbolistas croatas? ¿Tendrá algún peso la historia? ¿Quién ganará la batalla por el medio del campo?

Francia y Croacia se enfrentarán en el estadio Luzhniki de Moscú por el título del Mundial de fútbol de Rusia. A continuación, cinco claves sobre el partido que todo futbolista sueña con jugar y ganar.

El físico, otro rival para Croacia. La selección liderada con Luka Modric llega a la final con 99 minutos y 116 kilómetros más en las piernas, producto de tres prórrogas, en octavos, cuartos y semifinales. Francia no necesitó ningún tiempo extra y se plantó en el partido decisivo con más frescura.

En el entrenamiento de Croacia del viernes hubo cinco bajas y el técnico Zlatko Dalic podría agitar el banquillo en busca de nuevos pulmones. «Tenemos pequeñas lesiones, problemas, espero que puedan estar todos listos. Y si no lo están, tenemos grandes jugadores en banco que están deseosos de jugar», comentó hoy el entrenador.

«Mañana es la final de la Copa del Mundo, es simple. Los jugadores saben lo que es y me aseguraron que me dirían si no están al cien por ciento. Si no estuvieran en condiciones de jugar, me lo dirían, espero que hagan eso».

El orden francés y la resistencia croata. Llegar a la final superando tres prórrogas desgasta los músculos, pero posiblemente no haya mejor vitamina para la moral. Nunca den por muerta a Croacia. La selección arlequinada venció en octavos a Dinamarca en los penales después de que Modric fallara un lanzamiento desde los 11 metros en la prórroga; en cuartos le empataron en los instantes finales de tiempo extra y acabó imponiéndose a la anfitriona Rusia; y en semifinales remontó un 1-0 ante Inglaterra.

«Es muy duro y es mucho esfuerzo, pero parece que cuanto más duras son las circunstancias, mejor jugamos», sintetizó Dalic.

Del otro lado, Francia no ha tenido que superar ninguna situación límite en el torneo. Únicamente estuvo diez minutos por detrás en el marcador frente a Argentina, en octavos, pero el resto del Mundial tuvo todo bajo control. No hay selección más ordenada que la «bleu».

La historia coloca a Francia como favorita. Francia jugará mañana su quinta final en los últimos 20 años. Es una selección cuya camiseta tiene un enorme peso. Campeona mundial en 1998, ganó la Eurocopa dos años después. En 2006 perdió la final del Mundial de Alemania en los penales y también se le escurrió de las manos el título de la Eurocopa 2016, disputada en Francia, al caer 1-0 con Portugal en la prórroga.

«Nosotros vencimos en 1998 porque antes estuvo la generación de Platini y Tigana, que aunque no lograron el título mundial, nos mostraron el camino correcto, exactamente como ahora nuestros herederos saben que el sueño es realizable», señaló el ex futbolista francés Lilian Thuram en una entrevista publicada hoy por los diarios «Die Welt» y «La Repubblica».

Croacia, por su parte, nunca se ha visto en esta situación. Lo más cerca que estuvo fue precisamente en 1998, cuando perdió en semis ante Francia en un duelo decidido con dos goles de Thuram.

Músculo contra cabeza en el mediocampo. La clave táctica de la final está en el medio del campo. Concretamente en si se impondrá el músculo francés o la cabeza croata.

Mientras los balcánicos cuentan con Modric y Rakitic, «Les Bleus» tienen a un centro del campo plagado de «perros de presa». N’Golo Kanté, Paul Pogba y Blaise Matuidi forman una media más atlética que futbolística. Su objetivo será apagar y desgastar a Modric, el cerebro de Croacia, el hombre que mueve los hilos.

Se espera que Francia salga replegada y que Croacia se adueñe de la pelota. En ese sentido, el despliegue físico de los franceses para tapar huecos y secar a Modric puede ser la clave para los de Didier Deschamps. Además, cada balón robado será prácticamente una ocasión de gol. Antoine Griezmann y Kylian Mbappé esperarán balones al espacio para aprovechar su potencia.

Modric-Mbappé-Griezmann, tres nombres para un premio. Aunque todos dicen que no les importa, es innegable que la sombra del Balón de Oro planeará mañana sobre el estadio Luzhniki. Con Lionel Messi y Cristiano Ronaldo eliminados en octavos, 2018 puede ser el año de la renovación tras diez años en los que el argentino y el portugués monopolizaron todos los premios individuales.

Está claro que el Balón de Oro del Mundial saldrá de la final de mañana y que sus tres máximos candidatos son Modric, Griezmann y Mbappé. Y posiblemente el premio «The Best» que entrega la FIFA en septiembre y el Balón de Oro que da «France Football» coincidan con el nombre que se corone en Moscú. Habrá que ver cómo lidian con la presión.

Fuente: DPA

Archivado en: , , , , , , , , , , , , ,

 

 

Opinión