442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
22/08/2018

Boca, Hipócrates y el conjuro del brujo

El Brujo Manuel, un personaje polémico en el fútbol argentino. ¿Por qué y quién lo deja ingresar al campo de juego?

Jorge Batista, médico del xeneize, criticó la presencia de Manuel Valdez, “amuleto” de Estudiantes. ¿Por qué ingresa al campo de juego?

Y llegó el día en que Boca, finalmente, dejó de ser el sempiterno puntero del torneo argentino. Desde aquel 11 de diciembre de 2016 pasaron 617 días, en los cuales Guillermo Barros Schelotto y sus muchachos disputaron casi cincuenta partidos por torneos locales manteniéndose en la cima: con treinta victorias, nueve empates y, apenas, siete derrotas. El monopolio circunstancial de la punta de la tabla llegó a su fin en el Estadio Centenario de la ciudad de Quilmes y el rival que lo venció, por 2 a 0, fue Estudiantes de La Plata: con un planteo asfixiante, un piberío bravísimo y el ya famoso brujo Manuel en el centro del campo

Terminado el partido, cualquier analista sesudo, se preguntaría cuáles podrían haber sido las causas de la derrota. Algunos, con un enfoque técnico-táctico, podrán analizar el juego y comprender que a Boca le faltó dinámica y desequilibrio para quebrar ese bloque defensivo que le planteo Estudiantes y justificarán la derrota en el planteo del entrenador sin un nueve de área o en el accionar de los jugadores a los que le faltó frescura o a otras o a ambas causas.

Otro grupo de analistas, con una visión más holística del fútbol, podrán identificar que la derrota era una posibilidad latente y justificada luego del viaje transatlántico que realizó el plantel durante la semana, perdiéndose días de entrenamiento y sufriendo por partida doble: el jet lag y la paliza que le propinó el Barcelona. Este análisis quedaría “rengo” si no se comprendiese también que, en una instancia prematura del torneo, Boca priorizó la exposición mundial con la Copa Joan Gamper, por encima del propio campeonato, en el cual tiene tiempo de recuperarse.

Ahora, luego de estos análisis, ¿qué pensarían usted, estimado lector, de un hombre de ciencia que en lugar de profundizar en detalles cuantificables le adjudica la derrota a la presencia del brujo en el campo de juego y se desquita públicamente contra las asociaciones médico-kinésicas del deporte, que nada tienen con su autorización para ingresar?

Increíblemente, eso hizo el Dr. Jorge Batista (médico de Boca Juniors) en su cuenta de Instagram, en lugar de agarrárselas con el presidente de Boca, con el de Estudiantes o con las autoridades de la Asociación del Fútbol Argentino en su conjunto: primero por el privilegio que tiene el brujo de ingresar al campo y, en segundo lugar, por la complicidad de haberlo llevado con la delegación de la selección argentina en las eliminatorias del Mundial.

“Que serio que es el fútbol argentino!! A veces los árbitros expulsan a un colaborador (médico, kinesiólogo o ayudante técnico) del banco de suplentes!!!! Y para esta gente hay pechera oficial!!!! Tremendo!! Marca la decadencia del fútbol argentino No es la primera vez que ocurre. Tristísimo!!!!! Y después hay asociaciones que obligan a médicos y kinesiólogos a hacer el curso anual para salir a la cancha!!!! Jajajajajajajja Si AFA hace la vista gorda. Adonde esta la AATD? Y la AKD?? Un mamarracho todo!!”.

Manuel Valdez, alias “el Brujo”, es un hombre como tantos otros (porque no es el único) que lleva años pululando por el fútbol argentino rebuscándose la vida con supersticiones y efectos mágicos. Está comprobado que, en su haber, ha perdido más de lo que ha ganado (como el resto de los demás mortales) y hay que reconocerle que estuvo en el lugar correcto en un momento dado (en el título de la Copa Libertadores de 2009 con Estudiantes): con eso se ganó el beneplácito de Juan Sebastián Verón y de varios pincharratas. Lo cual, al fin de cuentas, es un tema de creencias y no estamos aquí para juzgarlo.

La medicina, ciencia que estudia la vida y las enfermedades, la salud y la muerte del ser humano, nunca se ha llevado bien con los místicos, los hechiceros, los chamanes o cualquier otro intermediario entre el mundo anímico sobrenatural y el mundo material. Fue hace más de 2000 años, en Grecia y Asia Menor, por la zona de Epidauro, Pérgamo y Cos, donde los Asklepiades (sacerdotes que asistían pacientes y realizaban curaciones en templos mágicos) empezaron a ser reemplazados. Hipócrates de Cos (460-377 a.C.) considerado “El Padre de la Medicina” descendía de una familia de Asklepiades pero trató de alejarse de las supersticiones y las concepciones sobrenaturales de la enfermedad, buscando encontrar principios científicos, basados en la experiencia, la observación directa y en ciertas indicaciones lógicas.

En el partido contra Boca, como en cada uno de los partidos que Estudiantes juega de local, el brujo Manuel estuvo en la cancha. En el torneo local utiliza su habitual chaleco rojo, con el escudo de Estudiantes, pero por las copas internacionales se lo ha visto vestir, sin ningún pudor, una pechera gris con el logo de Conmebol y la inscripción que dice “médico”. Es en este punto donde la posición del Dr. Batista tiene asidero y, hasta el momento, no ha tenido respuesta de parte de las autoridades.

Probablemente cegado por el dolor y por la impotencia de la derrota, Batista se expresó en las redes sociales sin reflexionar en profundidad sobre donde están las responsabilidades, que justamente no están en la Asociación de Kinesiología del Deporte ni en la de Traumatología del Deporte (donde en los últimos años, en mayor o menor medida, se viene realizando un buen trabajo con la intención de capacitar profesionales), sino en el propio presidente de Boca y en otros autoridades que avalan el ingreso del brujo al campo. Puedo dar fé, de manera personal, como el planteo del Dr. Batista tiene veracidad, ya que lo he sufrido en carne propia, sin ir más lejos, la semana pasada en La Plata, en el partido entre Argentinos Juniors y Gimnasia.

Entonces, ¿por qué los profesionales de salud de los clubes tenemos que retirarnos y el brujo Manuel puede permanecer? ¿Quién le facilita la pechera y el ingreso al campo? ¿Es correcto que esto ocurra? ¿Es empleado de Estudiantes y puede ser considerado personal de UTEDyC? Preguntas hay muchas y alguien deberían responderlas, lo que está fuera de discusión es que usufructuar el título de médico cuando no se lo tiene es una infracción a Ley Nacional Nº 17132 que regula el ejercicio de la medicina y Manuel Valdez lo ha hecho en contadas oportunidades. Por lo tanto, pese a que se equivocó de destinatario (afortunadamente luego se retractó) a Batista lo asiste la razón y alguien debe hacerse responsable.

Igual, seamos sinceros, Boca no perdió por el brujo. Hace muchos años, mientras jugaba en Brasil, donde esta práctica está mucho más extendida que aquí en nuestras pampas, me dijeron una frase que nunca más olvidé: “Se macumba ganhasse jogo, o campeonato baiano terminaria empatado.”

Archivado en: , , , , , ,
Clubes:

 

 

Opinión