442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
02/12/2018

Las redes de la histeria

Boca y River empataron 2-2 en la ida de la Superfinal de la Libertadores. // Obregon (Perfil).

Así como destruir es más fácil que construir, sacar de contexto es más sencillo que tratar de entender. El anonimato potencia los niveles de agresión.

Las redes sociales establecieron nuevas formas de comunicarse y de llegar más lejos de lo que una estaba acostumbrada. Dentro de esa vorágine de tecnología, también se despertaron nuevos monstruos. El celeste se apoderó de los teléfonos, de las computadoras. Vuelan pajaritos que llevan histeria de un lado al otro. Duermen en sus nidos hechos con ramitas de opiniones y empollan sus ideas como huevos, esperando ver nacer a sus crías.

Así como la paloma de la paz lleva un olivo, los pájaros celestes empuñan en sus patas la bandera de la susceptibilidad: “¿Lo decís por mí?”. “¿Qué tenés contra nosotros?” “Yo confiaba en vos.” “Pensé que eras de otra forma.” El creerse atravesado por una opinión ajena, que abarca la macro y no apunta cañones a ninguna trinchera. Esto no es una guerra. Una como periodista analiza, argumenta y sostiene. También se puede equivocar. Nadie es infalible. Pero atrás de los teclados nadie siente miedo. Con los ojos brillando por la luz blanca de la pantalla, todos somos los más guapos de la ciudad y nada nos puede afectar. Creo que nunca nadie tomó real dimensión de lo inútil que queda una discusión en Twitter. Yo digo esto, vos me respondés aquello, mirá esta ironía, ese insulto ingenioso, una foto, un gif, una palabra mal escrita. Así, hasta que la pelea ficticia se vuelve eterna donde el único perdedor es el tiempo.

Siempre voy a estar de acuerdo con que cada día haya más voces. Estoy del lado de darle espacio a quien no lo tiene, que se escuche lo que tenga para decir. Ahora bien, gritar y patalear, sentirse aludido paranoicamente y atacar por una lectura distinta a la que una hace desde su casa me parece violento y, para qué mentir, bastante tonto. Lo que mata es la humedad, pero la falta de análisis también. Así como destruir es más fácil que construir, sacar de contexto es más sencillo que tratar de entender. Porque siempre se especula con que la opinión diferente es un ataque, hay intereses detrás, están los grandes servicios secretos de potencias mundiales, conspiración, extraterrestres y magia negra. Y no. Una lectura diferente es, aunque no lo parezca, solo una lectura diferente.

La importancia del anonimato o la distancia física genera una especie de locura que te esfuma la razón y potencia niveles de agresión que yo nunca había tenido que vivir. Cataratas de insultos y reclamos, hostigando a una para que revierta un tuit. ¡Un tuit! Lo más llamativo del fenómeno “pajarito celeste” es que cuando las alas desaparecen, las plumas vuelven a convertirse en brazos y los picos en bocas, esa actitud nociva e irracional, no están más. Como si los teclados y las pantallas táctiles fuesen algún tipo de aparato malvado. Estos cambios rotundos de ánimo se viven en otro ámbito que siempre me sorprendió: la cancha. Estoy segura de que nadie le gritaría a alguien como le grita a un árbitro que cobró un penal, sin importar si fue falta o no. Y ahí está, no importa el contexto, no importa si el árbitro tuvo sus argumentos, la primera reacción es que ese tipo que está trabajando nos tira al bombo, está contra nosotros. O el delantero que va y patea ese penal, mete ese gol porque nos odia. Por último, cuando enfriamos un poco la cabeza, nos damos cuenta de que el defensor se mandó una y los fantasmas desaparecen. Por lo menos, hasta el próximo partido que venga otro árbitro y nos cobre dos tiros libres cerca del área.

La gente se equivoca. Yo me equivoco, al igual que todos. Nada es tan absoluto. Ni siquiera esta nota, que es un simple análisis de lo que viví esta semana cada vez que entré a mis redes. Te condenan hasta la información que brindás. Si contás algo de River, sos hincha de ese club y si anticipás una gestión de Boca es porque querés que sea el campeón. Ni hablar de que si digo que la camiseta nueva de San Lorenzo es linda, me recomiendan que no vaya a Parque Patricios. Y así puedo seguir, sin importar el equipo ni el comentario.

La diversidad de opiniones está bien. Está perfecto, de hecho. Y los debates también: es sano. Ahora, cuando lo único que importa es que el otro se calle, ahí ya estamos en un problema. Sobre todo porque, lo lamento, pero no voy a dejar de opinar lo que crea correspondiente, y menos aún dejar de buscar información y contarla. No voy a dejar de hacer periodismo.

Si vamos a discutir, que sea con cordura. Promover el ataque de pajaritos celestes, como si estuviésemos dentro de una película de Hitchcock, no va. Hay que serenarse. Que no se nos vaya la vida por un partido, por una final, por una opinión, por una información, por unos colores, que quedan muchas jugadas para enamorar y muchos goles para festejar.

Esta nota fue publicada en la Edición Impresa del Diario Perfil.

Archivado en: , , , , , , , , ,
Clubes:

 

 

Opinión