442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
27/03/2019

La pesada herencia de la Selección Argentina

Todos consuelan a Messi tras la derrota con Venezuela. //AFP

De estos amistosos absurdos quedan algunas ideas firmes: Messi hace lo que se le canta, faltan ideas de juego y sobra desconcierto.

La Selección es un meme. Con Messi o sin Messi. Con Agüero o sin Agüero. Con Zaracho o sin Zaracho. Da lo mismo: lo que más generan los partidos del equipo de Scaloni son ocurrencias graciosas que circulan entre los hinchas por todos los medios posibles. De fútbol, ni hablar. El esquema, las estrategias y las individuales quedan en segundo plano. Es que hay que hacer un gran esfuerzo para tomar este proyecto en serio. Entonces ocurre lo inevitable: los partidos terminan siendo un gran aporte al humor popular.

A Scaloni hay que reconocerle audacia, eso sí: decir que Zaracho tuvo “una producción increíble” después de que solo haya jugado 15 minutos es cosa de valientes. Es evidente que no tiene reparos para exponerse ni le preocupa competir con Higuain para protagonizar el meme más gracioso del año.

Lee también: ¿Cómo fueron los 15 minutos increíbles de Zaracho?

Pero poner al entrenador como el único responsable de esta decadencia es mirar la mitad de la película. Que un pasante ocupe el puesto de gerente es responsabilidad de aquellos que lo nombraron. La AFA, entonces, también debería ser un foco de atención. Recordemos que Scaloni se hace cargo de la Selección como el único sobreviviente de la gestión Sampaoli. Después del desastre de Rusia, estuvo en el momento justo en el lugar indicado. Y el dedo de Chiqui Tapia lo señaló. Es probable que su elección haya sido una estrategia para ganar tiempo mientras los dirigentes buscan un entrenador a la altura de la circunstancia. Patearon la pelota para adelante. La táctica no es nueva. Pero mientras tanto, la Selección se desdibuja como las franjas celestes del nuevo modelo de Adidas.

Lee también: Messi entrenó sin problemas en Barcelona

De estos amistosos absurdos quedan algunas ideas firmes: Messi hace lo que se le canta, faltan ideas de juego, hay una base para la Copa América, sobra desconcierto, lo que viene es impredecible, no se olviden de Agüero, hay que tolerar la pesada herencia. ¿El resto? El resto es aburrirse frente a la tele y pensar chistes ocurrentes para disimular la angustia.

Archivado en: , , , , , ,

 

 

Opinión