442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
30/06/2019

Volvimos a Boedo para recuperar nuestra identidad

Adolfo Res, uno de los impulsores de la Vuelta a Boedo. / Sergio Piemonte

El pueblo Sanlorencista es un ejemplo de amor, fidelidad y compromiso con nuestro club. Saquemos del diccionario la palabra utopía para el hincha de San Lorenzo.

autor Escribe

“La independencia moral es el sostén de la dignidad, si el hombre aplica su vida al servicio de sus propios ideales, no se rebaja nunca, puede comprometer su rango y perderlo, exponerse a la detracción y al odio, arrostrar las pasiones de los ciegos y la oblicuidad de los serviles, pero salva siempre su dignidad”, José Ingenieros.

Los Sanlorencistas, estamos a horas de volver a pisar nuestra tierra, el lugar donde nuestros fundadores decidieron que debía estar nuestra gloriosa institución.

Lee también: San Lorenzo vuelve a Boedo después del largo exilio

El próximo 17 de Julio, se cumplirán veintiún años, de que en soledad, junto a mi hermano Diego comenzamos a luchar por esta causa del regreso a Avenida La Plata en el viejo y emblemático café Dante (desaparecido en el 2003) ubicado en Boedo 745. De aquella tarde gris de 1998, recuerdo entre fotos de próceres fundadores pegadas con chinches en telgopores y cartones, expresarle a los no más de 30 parroquianos que San Lorenzo debía recuperar el Gasómetro de Avenida La Plata. Recuerdo también a un veterano de alrededor de 80 años que tras escuchar mis palabras se largó a llorar desconsoladamente, tras observar una foto del Templo y escuchar mis palabras, esa imagen del hombre llorando me marcó para siempre y, seguramente, sin saber su nombre este 30 de Junio lo recordaré como si fuera un familiar querido.

Lee también: Es el logro más importante de la historia

De aquel tiempo de “locura” para la mayoría de hasta mis mejores amigos, a hoy con nuestra Tierra Santa recuperada, pasaron 21 años, y mucha lucha en base a la dignidad, la mejor herencia de mi viejo Pablo Resnik (fallecido en 1987). Él nos transmitió la pasión por San Lorenzo y el Viejo Gasómetro. Estoy seguro, que este domingo volveré a sentir su abrazo tan profundo, como el de aquella calurosa tarde del 17 de Diciembre de 1972, cuando en el José Amalfitani, “El Lele” Figueroa nos dio el gol del triunfo ante River por la final del campeonato Nacional, ahí casi pegado al alambrado me pegó un abrazo que terminó siendo el abrazo de mi vida.

El domingo 30 de Junio, cuando volvamos a pisar nuestra tierra, con Diego mi hermano, bastará una mirada para acordarnos de nuestro padre, y entonces gritaremos fuerte: ‘Volvimos, te cumplimos viejo a vos y a los fundadores del Club, con Federico Monti, los hermanos Coll, el resto de “Los Forzosos”, con el Padre Massa y con los grandes Próceres dirigentes que nos llevaron a la cima del deporte argentino como Antonio Scaramusso, Eduardo Larrandart, Pedro Bidegain, Enrique Pinto y José Brizuela, nuestro grano de arena en este regreso es para ellos y para vos querido Jacobo Urso, por siempre inmortal, fuiste capaz de entregar la vida por nuestros colores’.

Esta gesta popular, única en el mundo, que ha hecho el Pueblo Sanlorencista, que es un ejemplo de amor, fidelidad y compromiso con nuestro club. En esta horas de enorme emoción, el agradecimiento a cada Socio Refundador, por haberle puesto el cuerpo a esta causa, que parte de abajo hacia arriba, que como dijo alguna vez Alfredo Zitarrosa, “Crece desde el pié”. Hace casi 7 años, cuando el 15 de Noviembre del 2012, se aprobó la Ley de Restitución Histórica por unanimidad en la Legislatura Porteña expresé: “Saquemos del diccionario la palabra utopía para el hincha de San Lorenzo”.

Es el momento de festejar, pensemos cada uno de nosotros (los más veteranos), en nuestros padres, abuelos, tíos que nos llevaron de la mano al Viejo Gasómetro, los más jóvenes motor de las marchas multitudinarias en las calles de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en que deberán seguir luchando, para volver a ver imponente el Nuevo Viejo Gasómetro de Avenida La Plata, de cemento para que nadie se lo pueda llevar. Volvemos a Avenida La Plata para recuperar la identidad y pertenencia, volvemos a Boedo, para reencontrarnos con nuestra historia, volvemos a nuestro lugar por el futuro venturoso.

Es el momento de festejar, de llorar, de emocionarse, pero también de continuar la lucha para cumplir con nuestro sueño inicial del Estadio en Avenida La Plata.

(*) Historiador C.A.S.L.A. y militante de la «Vuelta total a Avenida La Plata».

Archivado en: , ,
Clubes:

 

 

Opinión