442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
30/06/2019

Los Cuerdos de la vuelta

San Lorenzo vuelve a Boedo, el lugar que le pertenece y nunca debió abandonar. //Sergio Piemonte

Ha nacido la Nación azulgrana, única, invencible, esa que somos cuando somos todos, cuando somos uno, cuando solo somos San Lorenzo.

Si están leyendo esto es porque habrá pasado. Porque finalmente, el destino, empujado por miles de manos anónimas, se encarga de poner las cosas en su lugar.

Porque todos habrán enloquecido… Si locos, porque les dicen locos para bajarles el precio… Eso es porque nunca los vieron en el directorio del banco Nación, o frente a los economistas del Ciudad explicando el fideicomiso.

«Qué van a dar a cambio», preguntan….

 Nada dice el loco, es por la gloria…

Y ahí, en el paraíso de los números, algunos Adam Smith enloquecidos se agarran la cabeza con incredulidad. Les dicen locos porque no entienden como nombran su propia misión diplomática, y se presentan en una embajada europea con un petitorio.

Por qué no imaginan que serán miles de almas en la plaza de mayo para poner en la agenda nacional su sueño.

Por qué ignoran como día a día caminan por pasillos que le son ajenos buscando firmas y votos como si fueran lobistas de esos que solo se ven en las series.

Y un día pasa, 60 legisladores suman su voluntad a una causa, que en cualquier otra circunstancia les seria extraña. Aprobado, se escucha y también se escucha como miles de corazones se rompen todos de alegría.

Y se celebra, se celebra fuerte, pero poco, porque lo que sigue es que tipos que no saben ni de pizarras, ni de la city, ni del cepo ni de lebacs, se juntan 8 millones de dólares, si, 8 palos rúcula, juntos, a cambio de… gloria,  como dijo el loco.

Y después, medio de todo, algunos pondrán la piel cerrando las sucursales del vendedor, que parece seguir sin entender que está parado en medio de la vía, de este tren cargado de sueños y esperanza.

Estamos volviendo. Volviendo, casi desde que nos fueron, con la certeza que ya no somos los mismos.

Volvemos más viejos y más campeones, si, por que en el medio de esta locura, nos dimos el tiempo para que, los que juegan con el pie, conquisten América y nos lleven ahí, donde nunca habíamos estado.

Y los que pican la pelota nos traigan nuestra Catedral al presente y se ganen todo lo que les pongan enfrente.

Y Porque todos, los cientos de atletas que se ponen nuestra azulgrana mes tras mes y año tras año nos sacan una sonrisa gigante.

Parece que está pasando.

Nos imagino parados en la puerta, con la llave, una muchedumbre gigante, hombres, mujeres, padres, hijos, amigos y una caravana de Ángeles que se fueron sin verlo, a quienes algunos les debemos la pasión y otros los sueños.

Queda aún, el desafío gigante, pero por hoy permítanme parar un segundo, abrazar a los míos y sentir que estamos más cerca.

Dedicado a mis cuerdos, quienes ya ganaron su lugar en el libro de nuestra historia, a los cientos que dieron su tiempo y su trabajo, a los que llevaron la vuelta a sus vidas, a los que la anunciaron por el mundo, a las autoridades del club en este tiempo y en especial a mis compañeros de comisión directiva.

Formalmente, ha nacido la Nación azulgrana, única, invencible, esa que somos cuando somos en serio, cuando somos todos, cuando somos uno, cuando solo somos San Lorenzo.

(*) Ex vicepresidente de San Lorenzo.

Archivado en: , , , , , , , , , , , , , , , ,
Clubes:

 

 

Opinión