442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
15/09/2019

Argentina-España: más inicio que final

La selección argentina de básquet dio el batacazo ante Serbia en el Mundial. / CABB

La selección de básquet juega la final del Mundo ante España. ¿Fin de ciclo? Según Sergio Hernández, a esta camada le quedan dos años más.

La selección juega el partido decisivo ante España. Mas allá del resultado, la actuación en China ya marca el comienzo de una nueva era de hazañas.

Cuando termina lo que empezó en este Mundial de China? ¿Termina hoy o recién empieza? ¿Volveremos a gozar de casi dos décadas de protagonismo, hazañas y magia? Sergio Hernández lo deslizó después del partido ante Francia, en medio de la emoción por el triunfo que le permitió a la Selección llegar a la tercera final de su historia. Pasó inadvertido, pero el entrenador dijo que a esta camada, más allá de cualquier resultado en la final, le quedan muchos años más.

Lee también: La columna de Rubinska sobre el Mundial de Básquet: “Ya entraron en la historia”

Pocos hubieran apostado por este desenlace en un torneo en el que Serbia, con su equipo de brillantes torres, y Estados Unidos, con su colección NBA a pesar de algunas renuncias, partían como grandes favoritos. Sin embargo, los que llegaron, y llegaron invictos, fueron España y Argentina.

España salió campeón en Japón 2006 con un equipo en que ya estaban Marc Gasol y Rudy Fernández, los símbolos en China. Lo de Argentina viene de mucho antes: se coronó en el primer Mundial, de anfitrión en 1950, aunque estuvo cerca de repetir en Indianápolis 2002, el prólogo del histórico oro olímpico en Atenas 2004. Desde aquellos tiempos viene el capitán Luis Scola, capaz de anotarle 28 puntos en una semifinal a Francia, con 39 años.

Lee también: El click en la carrera de Campazzo que lo llevó a lo más alto

Ahora Scola chocará con Marc Gasol, cinco años menor, que también brilló en la otra semifinal al convertirle 33 puntos a Australia, 29 tras el descanso, en un partido dramático que se decidió en la segunda prórroga.

Argentina, ya ganadora del oro en los Panamericanos en agosto, extendió su magnífica racha hasta el último día del Mundial. A la enorme disciplina defensiva y al dinamismo insoportable que les imprime a los partidos, esta selección de Hernández le agregó un sólido juego colectivo en ataque, sin complejos, dirigido por un Facundo Campazzo en su mejor momento.

La inconsciencia nos ayuda. Y vamos por más: queremos ganar el Mundial”, dijo Campazzo, el base que orquesta, anota y defiende a pesar de sus 1,80 metros (12 puntos, 7 rebotes y 6 asistencias ante Francia). A él se suman Gabriel Deck, Patricio Garino, Luca Vildoza o Nicolás Laprovittola. Este último se unirá a Deck y Campazzo en el vestuario del Real Madrid, que cuenta con Rudy Fernández y Sergio Llull por el lado español.

El historial es favorable a España. En los últimos 15 años Argentina solo le ganó una vez, en el Mundial 2010, en el partido por el quinto puesto (76-75). Pero si hay algo que no ve esta selección es el pasado. No lo ve porque sabe que, hoy o dentro de un año, el futuro puede ser suyo.

*Nota publicada en la edición impresa del Diario Perfil del domingo 15 de septiembre.

Archivado en: , , , , , , , , , , ,
Aparecen en este artículo:

 

 

Opinión