442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
14/09/2019

Campazzo y su corazón de “toro”, por la gloria

Facundo Campazzo, un base con corazón de toro. / AFP

El base de la selección de básquet sueña con el título del mundo ante la España de sus compañeros Lull y Rudy Fernández. El click que lo llevó a ser estrella.

“Tiene el corazón de un toro. Lo conozco y sabía lo que podía hacer, pero acá pegó un salto más, se fue más arriba”, expresó una de las leyendas de la Generación Dorada, Andrés Nocioni sobre su excompañero Facundo Campazzo, el fabuloso base que buscará coronarse ante España en la final del Mundial de básquet de China.

Campazzo nunca la tuvo fácil en un mundo de gigantes. Con apenas 1,80 metros, el cordobés de 28 años tuvo que trabajar duro para consolidarse como uno de los mejores del planeta en su puesto.

Los consejos de Ginobili y Scola. Con un descomunal talento natural, que le abrió las puertas del Real Madrid en 2014 procedente del Peñarol de Mar del Plata, Campazzo se ganó la titularidad en el Merengue en el último curso.

Antes, Facu vivió a la sombra de referentes como Sergio Rodríguez, Sergi Llull o Luka Doncic, mejor debutante de la NBA la pasada temporada tras aterrizar a lo grande con los Dallas Mavericks.

Lee también: Campazzo, ese loco que se ríe cuando juega

En su transformación en un jugador total tuvo mucho que ver los consejos de la leyenda Manu Ginóbili y de su actual capitán con Argentina, Luis Scola. Ambos lo apadrinaron en la selección en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

El mensaje fue claro. Para llegar más lejos y competir al máximo nivel debía esculpir su figura. Se puso en manos del fisioterapeuta Paulo Maccari, primo y hombre de confianza de Ginóbili. Y para ver su cambio tan solo hay que comparar su musculatura actual con las fotos de sus primeros años de profesional.

Debido al exceso de talento en su posición en el Real Madrid pasó dos temporadas cedido en Murcia. Regreso en 2017 y este último año su técnico Pablo Laso le dio plena confianza, convirtiéndose en el jugador más valioso de la final de la Liga de España (ACB).

Lee también: “No me siento la estrella de esta Selección”

Su madurez también es palpable en la selección, siendo el jefe de orquesta de un equipo que se amoldó a carburar al ritmo de sus golpes.

Ante sus compañeros Llull y Rudy. “La inconsciencia nos ayuda en esta situación puntual. Y vamos por más: queremos ganar el Mundial”, avisó el viernes nada más finalizar su última exhibición ante Francia, en China; 12 puntos, 7 rebotes y 6 asistencias, en la sólida victoria en semifinales.

Intensidad y físico en defensa; descaro y genialidad, pero también sangre fría y organización en ataque. Campazzo es el guía de Argentina cuando está en cancha, y eso que un esguince de tobillo al final de la preparación encendió las alarmas del equipo.

“A Facu lo esperaremos hasta que esté listo para volver a la cancha”, dejó claro entonces su técnico Sergio Hernández, consciente de la relevancia del timonel. Si ante Francia estuvo brillante, frente a Serbia en cuartos firmó su obra maestra del torneo, con 18 puntos y 12 asistencias, además de tres robos.

Ahora le espera España. Del Real Madrid le acompañan en la selección argentina Gabriel Deck y Nico Laprovittola, que se incorpora en la nueva temporada. Enfrente dos referentes blancos, Sergi Llull y Rudy Fernández. La batalla entre viejos conocidos está servida.

Fuente: AFP

FH

Archivado en: , , , , , , , , ,
Aparecen en este artículo:

 

 

Opinión