domingo 21 de abril del 2024

Uruguay, un campeón Monumental

Con dos tantos de Diego Forlán y uno de Luis Suárez, la Celeste goleó 3-0 a Paraguay en la final y quebró el récord de 14 títulos en la Copa América que compartía con Argentina. Galería de fotosGalería de fotos

442

Uruguay desparramó hoy la solidez como equipo que demostró durante todo el torneo, demolió en un tiempo a un desgastado Paraguay y terminó goleándolo 3-0 en el Monumental para conquistar la Copa América tras 16 años sin ganarla, con lo que además pasó a ser en exclusividad la selección que más la ganó al superar el récord de 14 títulos que compartía con Argentina.

El poderío ofensivo fue una carta vital de Uruguay en toda el certamen y en la final no fue la excepción, ya que Luis Suárez y Diego Forlán, en dos oportunidades, marcaron los goles y fueron las figuras del partido. Pero más allá de la buen comunión entre los hombres de ataque, Uruguay llegó a su 15a. Copa América con un equilibrio entre líneas único en el torneo.

Paraguay volvió a ser un equipo sin ideas colectivas claras y esta vez no se pudo amparar en la figura de su arquero Justo Villar, quien cumplió una buena actuación.

Al minuto, Uruguay avisó con un limpio cabezazo de Diego Lugano, que Justo Villar y luego Néstor Ortigoza, con una mano omitida por el árbitro, impidieron se convirtiera en la caída de su arco.

A los 11, la dinámica ofensiva uruguaya fue mucho más que una desordenada última línea rival y abrió el marcador. Diego Pérez metió un pase a Suárez a la derecha y tras desairar a Darío Verón el delantero del Liverpool remató cruzado, para que el esférico impactara en el poste izquierdo y se metiera en el arco.

Paraguay intentó salir, pero no tuvo un conductor de juego porque Ortigoza estuvo desorientado y mal con la pelota en sus pies. Lo único de la Albirroja lo generó el atacante Nelson Haedo Valdez, quien a los 15 elevó demasiado un disparo tras centro de Enrique Vera.

Sobre el final de la etapa, Uruguay volvió a pegar ante un Paraguay que evidenció problemas físicos, una constante en la parte decisiva del torneo. A los 41, Egidio Arévalo Ríos le metió un gran pase a la izquierda a Forlán, quien sin marcas fusiló de zurda a Villar y lo dejó sin reacción.

En el complemento, Uruguay, tranquilo con el 2 a 0, se replegó para salir de contra y Paraguay se animó un poco más. A los 8, Haedo Valdez reventó el travesaño con un bombazo desde afuera, pero esto fue lo único serio de un conjunto paraguayo que se fue apagando de a poco.

La Celeste se defendió bien y a los 28 estuvo muy cerca de aumentar. Sebastián Eguren capturó dentro del área una pelota, definió y Villar sacó con un manotazo al córner. Paraguay llenó el área rival de centros, pero le faltó la altura de Roque Santa Cruz, ausente por lesión, para aprovechar alguna oportunidad.

A los 43, Forlán anotó uno más en su cuenta y cerró el partido con una definición suave a un costado de Villar, quien no tuvo nada que hacer. Así, el equipo de Tabárez redondeó una gran Copa, volvió a ganar la Copa América en Buenos Aires e hizo delirar a la multitud celeste que lo acompañó en el estadio. ¡Monumental, Uruguay!.

En esta Nota