domingo 14 de abril del 2024
Fútbol argentino

Continua el fuego cruzado entre Rafael Pérez y San Lorenzo: “Me pagaron nada más el 10% de la deuda”

El defensor colombiano selló su llegada al Junior de Barranquilla, pero a pesar de ello sigue insistiendo porque el equipo de Boedo complete la deuda que mantiene con él.

442

Lejos de ser un mercado de pases con ilusión por la llegada de refuerzos, en San Lorenzo viven una realidad totalmente diferente teniendo en cuenta que para poder dejar de lado la inhibición recibida debe resolver varios problemas económicos, entre ellos la deuda que mantiene con Rafael Pérez.

El defensor colombiano decidió marcharse y fue presentado en Junior de Barranquilla tras su conflictiva salida de Boedo por falta de pago y arremetió contra los dirigentes de la entidad de Boedo al asegurar que el "incumplimiento fue constante".

El jugador intimó a San Lorenzo por falta de pagos hace dos semanas por una deuda de 110 mil dólares, al mismo tiempo que asumía la nueva Comisión Directiva del club al frente de Marcelo Moretti: en ese momento, el dirigente confirmó que al día siguiente -cuando se vencía el plazo- el monto iba a ser saldado.

Sin embargo, el futbolista se declaró en libertad de acción debido a que nunca recibió el dinero. "Sí, es real que en el momento que él habló me pagaron. Pero nada más que el 10% de la deuda que tienen conmigo", expresó Pérez.

"Con todo el respeto que me merece una persona que acaba de llegar a San Lorenzo, como el nuevo presidente, le quiero decir que no sé con qué intención dice que está totalmente al día cuando no es así. Tenemos las pruebas suficientes para demostrarlo", apuntó.

Por esta razón, el zaguero de 33 años comenzó a realizar los procesos legales para desvincularse de la entidad de Boedo y regresar a Junior: "Nosotros, mediante FIFA y los abogados que tiene la empresa de mi representante, llevamos adelante todo el proceso".

"Hemos tomado la decisión, avalada por FIFA y con todo el medio jurídico, para hacer lo que hemos hecho y por ende tengo la posibilidad de regresar al equipo que realmente quería", remarcó.

 Además, contó que esta no fue la primera vez que demandó al Ciclón y que sintió que los dirigentes le faltaron el respeto: "Esta no fue la primera intimación que yo mandé al club. El incumplimiento fue constante. Mi familia está primero que cualquier otra cosa y a nosotros nos incumplieron, no nos respetaron. A tal punto de decirme que yo tenía la plata en la cuenta, me hicieron ir al banco una vez y no estaba la plata ahí".

Pese a este contexto, el entrenador del Ciclón, Rubén Darío Insua, lo convocó para el inicio de la pretemporada, pero el jugador ya se encontraba en su tierra natal, firmando el contrato con el equipo colombiano.

JP

En esta Nota