viernes 19 de julio del 2024
Opinión

La lección del cisne rengo en el fútbol: Godoy Cruz, Independiente y el caso de Tomas Pozzo

Godoy Cruz debuta en la Copa Libertadores y no para de ganar. En ese recorrido se topó con un cisne rengo: la lesión sufrida por Tomás Pozzo. Una oportunidad para reflexionar sobre los riesgos que asumen al acelerar la vuelta tras una lesión de ligamento cruzado anterior.

Desde comienzo de siglo y especialmente a partir de la crisis financiera de las hipotecas subprime, se ha venido hablando del “Cisne Negro” como una metáfora para referenciar eventos poco probables pero que tienen un impacto catastrófico en la economía.

¿Qué identifica a un “cisne” en la teoría pensada por el filósofo e investigador libanés Nassim Taleb?

  1. Que sea altamente improbable
  2. Que tenga un elevado impacto
  3. Que se racionaliza en retrospectiva, como si pudiera haber sido esperado

Con ese marco conceptual como continente, en la actualidad hay una corriente de  investigadores que habla del “Cisne verde”, como un evento anómalo de fuerte impacto negativo en el sistema financiero provocado por el cambio climático.

Taleb sostiene que los seres humanos no somos buenos calculando el riesgo porque la evolución no favoreció un tipo de pensamiento complejo y probabilístico. Por el contrario, somos muy rápidos en adoptar decisiones instantáneas apoyadas en una mínima cantidad de datos y carentes de solidez científica.

Inspirados en ese concepto, pero ciñéndonos al mundo del fútbol y del deporte profesional en general, deberíamos pensar en la “Teoría del cisne rengo” al analizar la ruptura del ligamento cruzado anterior (LCA) de la rodilla: lesión catastrófica en la carrera de un futbolista profesional.

En el campo de la sanidad deportiva, existe un grupo de profesionales médicos que promueven y difunden una recuperación posquirúrgica rápida con jugadores que vuelven a jugar en menos de seis meses y se ufanan en la prensa por sus logros.

 El caso de Tomás Pozzo es el caso del cisne rengo.

"Simple decision rules reduce reinjury risk after anterior cruciate ligament reconstruction: the Delaware-Oslo ACL cohort study" es uno de los tantos paper que analizan la relación entre la ruptura de la reconstrucción del ligamento cruzado anterior (LCA) o sea la re-ruptura  y el retorno deportivo posterior a la primer cirugía. “Likelihood of ACL graft rupture: not meeting six clinical discharge criteria before return to sport is associated with a four times greater risk of rupture” de Polyvios Kyritsis, sobre no cumplir criterios de retorno, es otro similar en cuánto a contenido.

Entre las conclusiones halladas se observó que volver antes de los 9 meses después de la cirugía, no tener saltos unipodales equiparables y no tener un balance de fuerza simétrica entre pierna lesionada y sana y proporcionada entre cuádriceps e isquiotibiales incrementó en cuatro veces la tasa de re injuria.

Así como en las teorías económicas sobre el cisne negro, el movimiento improbable de una variable llevaría a pérdidas masivas, mientras que la evolución en dirección opuesta produce una pequeña ganancia a la cual todos apuestan, algo similar sería acelerar el retorno un par de semanas (con una posible reducción de un máximo del 25% del tiempo de rehabilitación) como ganancia mínima a riesgo de condicionar seriamente todos los años restantes de tu carrera deportiva.

En el caso de Tomás Pozzo, en marzo Independiente comunicó la lesión en sus redes sociales y estimo un tiempo de evolución de seis a ocho meses. En la práctica, el futbolista en agosto, con apenas cinco meses de rehabilitación, ya estaba compitiendo de nuevo por la Copa Argentina .

Lo que muchos futbolistas no quieren ver pero que casi siempre ocurre es que más allá de volver rápido no vuelven al mismo nivel y en Pozzo, por una concatenación de hechos, no solo volvió poco sino que terminó yéndose del club. Luego, a menos de un año de la primer lesión, y ya jugando para Godoy Cruz, ocurrió lo que todos sabemos, cuando lo vimos salir llorando del campo de juego.

"Esta lesión es dura y hace replantearme todo. No me prioricé y volví en cuatro meses porque sentía que el equipo me necesitaba, Independiente la estaba pasando para la mierda", reflexionó el futbolista un par de horas después de lo ocurrido. 

“La teoría del cisne rengo” debería ser conocida por todos los futbolistas, al igual que su familia, allegados y representantes. La ganancia de unas pocas semanas en el tiempo de rehabilitación de una ruptura de LCA de rodilla es a costa de aumentar por cuatro el riesgo de terminar rompiéndolo nuevamente.

Siempre habrá algún equipo médico dando vuelta que se vanaglorie por hacerte volver antes pero sabe que ellos no son los que se arriesgan. Lo que está en juego es tu carrera y tal vez no te cuenten a los que aceleraron y terminaron mal.

No somos Dioses y no podemos saber cómo van a terminar nuestras acciones. Así como hay fumadores crónicos que no mueren de cáncer de pulmón, hay futbolistas que vuelven en cinco meses y no se lesionan de nuevo. Lo importante es que cada uno elija como quiere vivir y como se arriesga a terminar. En el juego de la ruleta rusa, lo principal es saber con cuantas balas se juega.

 

NdR: Espero este texto sea compartido y ojala le llegue al representante que hace un par de días reclamó porque “su jugador” todavía no tenía el alta y habían pasado ya nueve meses. El éxito de una rehabilitación de rodilla nunca está garantizado, pero si se puede hipotetizar sobre quien tiene más chances de terminar mal. Una cosa es que te toque y otra que hayas hecho méritos.

En esta Nota