domingo 9 de mayo de 2021
Perfil

OPINIóN | 29-11-2020 14:47

Que la sigan mamando de parte de Diego Armando Maradona

Políticamente incorrecto, el Diez no tuvo grises y disparó amores y odios a lo largo de toda su vida.

Diego Maradona atravesó generaciones, cruzó fronteras y deleitó a distintas clases sociales con su magia sin discriminar. Pero ser el mejor de la historia del deporte más popular del mundo tuvo su precio: durante dos tercios de su vida no pudo caminar por la calle nunca más como una personal normal y después de retirado, así como siguió sumando adoradores que conocieron su obra a través del archivo, también acumuló detractores que conectaron con su figura desde su costado más polémico a partir de los programas de chimentos. 

"Yo soy blanco o negro, gris no voy a ser en mi vida", dijo Diego eufórico aquella inolvidable noche del 14 de octubre de 2009 en Montevideo cuando la Selección argentina clasificó al Mundial de Sudáfrica con él como técnico después de mucho sufrimiento y reiteradas críticas

Sus palabras apuntaban al periodismo deportivo que ponía en duda su capacidad como DT pero también sirven como resumen de lo que fue su vida. Rebelde, irreverente, políticamente incorrecto, antisistema y enemigo del poder, nunca pasó desapercibido para nadie y al no tener grises disparó amores y odios con una diferencia sustancial: los que lo conocieron en persona destacan su humildad, su generosidad, su liderazgo y su compañerismo y quienes lo señalan tocan de oído y pecan de prejuiciosos

diego maradona 281120

"A mí me sacaron de Villa Fiorito y me revolearon de una patada en el culo a París, a la torre Eiffel", graficó Maradona alguna vez como muestra. Con poca preparación y exagerada exigencia, Maradona afrontó su fama descomunal como pudo y pagó sus errores con su propia salud y el distanciamiento su familia. Fueron, son y serán ellos los encargados de perdonar lo que haya que perdonar. 

Muchos que juzgaron su vida festejaron su muerte e hicieron tendencia la palabra "Maradrogra" en Twitter en un acto miserable y despreciable como la difusión y viralización de sus fotos en el cajón. Es respetable el sentimiento de rechazo, sobre todo viniendo de parte de gente que no es futbolera, pero es inadmisible la falta de respeto y empatía con un fenómeno popular que trascendió el fútbol.

diego maradona 281120

No es casualidad que pese a la rivalidad lo homenajeen en Inglaterra, en Brasil, en todo el mundo y en todos los deportes. No es casualidad que los hinchas de Argentinos Juniors sientan orgullo de haberlo visto nacer como futbolista, ni que los tifosi del Napoli lo veneren como un dios. No es un capricho que sea uno de los máximos ídolos de Boca habiendo jugado poco y nada en un club con tanta historia y las vitrinas repletas de copas ni es una locura que en Newell's lo amen por solo cinco partidos con la camiseta rojinegra. 

Entre tanta tristeza por su partida, reconforta el cariño y el reconocimiento que recibió en cada una de las canchas que visitó como DT de Gimnasia. Quedó claro que Diego está metido en el corazón de los argentinos sin distinción de camisetas. Toda su vida despertó este tipo de emociones y quienes no sienten lo mismo tienen todo el derecho a no estar afectados por su muerte pero en ese caso la mejor opción es el silencio.  

maradona bochini 281120

Su velatorio terminó siendo de alguna manera un reflejo de lo que fue su vida entre el clamor popular, el caos, el descontrol, el amor incondicional del pueblo y la fría soledad de sus últimos días. Maradona ya no está entre nosotros pero su legado permanecerá para siempre. A los que no les guste, como diría Diego con una de sus tantas frases que quedaron inmortalizadas: "Que la sigan chupen, que la sigan mamando".

En esta Nota

Ignacio Poggio

Ignacio Poggio

Comentarios

También te puede interesar

Más en