miércoles 17 de abril del 2024
Tenis

Emotiva jornada en el Argentina Open

Decepciones, despedidas y confirmaciones en un día que puede ser histórico

El segundo día del Argentina Open trajo una mezcla de sensaciones, que son una clara marca de época de cambio. Parte de la vida, unos se van, otros llegan, y ese tránsito deja marcas agridulces. Por un lado, la anticipada despedida de Federico Delbonis, uno de los pocos héroes de la conquista de la Copa Davis en 2016 que aún quedaban en actividad. El azuleño fue invitado a jugar en el cuadro principal de dobles junto a Facundo Bagnis, reciente finalista del Cordoba Open. La pareja argentina cayó por 6-4 6-2 ante los españoles Roberto Carballés Baena y Jaume Munar.

Al sentido saludo en la cancha le siguió la esperada conferencia de prensa de Delbo, que reconoció cuánto le estaba costando entrenarse, el desgano que sentía, los malestares físicos y un cierre que tomó con mucha tranquilidad. Esta nueva etapa lo tendrá en principio dedicándole más tiempo a su familia y aún sin tener definido si desea jugar algún rol en el mundo del tenis. Dejó en claro que no se apurará, ni está en su cabeza asumir responsabilidades relacionadas con el deporte hoy, ni tampoco viajar, por lo que irá viendo cómo se siente.

Tal cual ya ha ocurrido con recientes retiros como en de Charly Berlocq o el del Yaca Mayer, seguramente a Federico en el futuro le cabrá alguna función de asesor, consejero o entrenador. Tiene mucha experiencia para compartir y una enorme bonhomía y sencillez como invaluables activos.

Por otro lado, el caso de Diego Schwartzman y su prolongado padecimiento. Sufrió otro duro golpe al caer en su partido presentación ante el colombiano Daniel Elahi Galán por 2-6 6-1 6- 4. Si bien comenzó con buen ritmo, en la medida en que avanzó el cotejo se fue desdibujando y sumando errores, que vislumbraban un final con derrota.

El propio lenguaje corporal del argentino denotaba un andar cabizbajo con atisbos de rebeldía hacia el final del partido, cuando de estar 1-5 llegó a colocarse 4-5 y era alentado ruidosamente por la gente que intentaba levantarlo y a la vez ocasionar un impacto en su rival. Daba la impresión de que si el colombiano no lograba mantener el servicio y el score se igualaba en 5, todo podía ocurrir, pero el visitante esta vez sí mantuvo la templanza y lo cerró con autoridad.

Daniel Elahi Galán

El declive de Schwartzman viene evidenciándose desde hace alrededor de un año y medio, con algunos pocos intervalos de crecimiento y resultados auspiciosos, pero interrumpidos por numerosos espacios de bajo rendimiento y caída consistente en el ranking mundial, que hoy lo muestran en el lugar número 116 a los 31 años.

Entre tantas virtudes que debemos reconocerle a Diego, una muy destacable es su sinceridad, la que exhibe cada vez que se enfrenta a la prensa, a la que nunca ha rehuido, ganando o perdiendo. Y esta ocasión no fue la excepción: respondió todas las preguntas en conferencia y abrió su corazón cuando le consultamos cuánto le queda en el tanque, sabiendo de su historia personal y familiar de esfuerzo, resiliencia, dedicación, perseverancia y resultados. “Muy poco” nos confesó. “Si esto sigue así, no sé cuánto tiempo más voy a aguantar”.

Se lo vio realmente abatido, probablemente por primera vez, al menos en público y remarcó que las próximas semanas serán decisivas para definir su futuro. ¿Habrá sido esto la última función del Peque en el Argentina Open? Por su entrega, carrera y logros, sería deseable que tuviera una despedida acorde, no ésta.

En el lado opuesto de la etapa de su carrera, ya que apenas está despuntando como promesa, está el francés Arthur Fils, jugador de 19 años, de gran altura y potencia, que se presentaba como octavo preclasificado del certamen y tenía muchas miradas posadas sobre su aparición. Sin embargo, fue víctima de un repetido visitante de estas tierras, el serbio Dusan Lajovic, que con su regularidad y consistencia lo sacó del torneo por 6-3 6-4.

Las confirmaciones del día vinieron de la mano de Coria, Báez, Ugo Carabelli y Darderi. Se podría decir que la de Federico Coria es la historia de un obstinado, perseverante redondamente una cabeza dura. Cualidades que volvió a exhibir esta vez ante el austríaco Sebastián Ofner, cuando estaba casi perdido en el tercer set, pero esa decisión de no darse por vencido, lo inspiró a llevarse los cuatro games finales y así el match por 7-5 4-6 7-5 en casi tres horas. No será de los más virtuosos de esta nueva legión, pero nunca le faltará entrega.

Sebastián Baez en el Argentina Open

Lo de Sebastián Báez es un camino de consolidación temperamental y de paciencia para desanudar encuentros que le presentan altibajos. Tiene esa virtud de la recuperación que hace que no se caiga si le quiebran el saque, y así fue contra el duro Bernabé Zapata Miralles, otro acostumbrado a ofrecer batalla hasta el final. Los triunfos que va hilvanando el argentino lo tranquilizan y le dan paz mental para continuar atravesando momentos críticos. El doble 6-3 que consiguió y la economía de tiempo que logró al cerrar el duelo en 1:12 hs. le sirven para el próximo compromiso que será justamente ante su vencedor de la semana pasada en Córdoba, Luciano Darderi.

Precisamente el ítalo-argentino Darderi es quien sigue dando qué hablar. Luego de su soñado primer título ATP en Córdoba el domingo pasado, llegó a Buenos Aires con un mucho trajín encima y se dudaba sobre su resto físico y mental para enfrentar el desafío que significaba jugar contra alguien que viene de ganar la clasificación, con mucha confianza y esperable apoyo del público. Se trata de Mariano Navone, otra de las promesas locales que ascendió muchas posiciones en los últimos meses.

Sin embargo, La actuación desbordante y arrolladora de Darderi fueron un escollo insalvable para el argentino que perdió sin atenuantes por 6-2 6-1. Como quedó dicho, La repetición del match entre Báez y Darderi será seguramente uno de los platos fuertes de la próxima ronda del campeonato.

Federico Coria en el Argentina Open

Finalmente, Camilo Ugo Carabelli, también proveniente de la etapa de qualy, que sin hacer ruido ya está en octavos de final luego de haber dejado atrás al siempre difícil y combativo peruano Juan Pablo Varillas por 76(5) 6-4, en una actuación que si bien no fue de las más destacadas, tuvo como principal cualidad la defensa que le permitió salvar 10 de 13 oportunidades de que le quebraran el saque, a lo que le sumó su eficacia para concretar cuatro de las seis que tuvo a su disposición.

Pensando en la experiencia que significa avanzar en el torneo, seguramente será un hito en su carrera el tener la posibilidad de enfrentar nada más y nada menos que al número dos del mundo Carlos Alcaraz en la próxima rueda. Una oportunidad para que pueda disfrutar.

En esta Nota