lunes 17 de junio del 2024
Wimbledon

Horacio Zeballos/Marcel Granollers a tercera ronda: “Hay que destacar la cabeza que tuvimos hoy para ganarlo”

Zeballos continúa es el único argentino que continua participando en el tercer Grand Slam del año. Las palabras que entregó para Perfil.

442

”Podríamos haberlo cerrado en dos sets, se nos escapó, pero hemos hablado y creo que lo importante es que seguimos enfocados en nuestro juego y conseguimos una victoria muy buena después de cómo había ido ese parcial”. Así abrió el diálogo Marcel Granollers, que con su compañero Horacio Zeballos hablaron en exclusiva con Perfil a minutos de haber obtenido su pase a la tercera ronda de Wimbledon.

Allí tomó la palabra el argentino y relató los momentos vividos cuando se encontraban arriba 7-6(1) 5-3 y saque para abrochar el encuentro, pero cedieron el set por 7-6(6) con una notable remontada de los franceses Arthur Fils y Luca Van Assche, que se jugaron todo sin tener nada que perder. Sobre ese momento crucial dijo “Zebolla”: “obviamente estábamos calientes por perder el segundo set y ahí Marcel me dijo estoy a full para ganarlo en el tercero, yo también estaba igual, somos mejores doblistas, si seguimos con este nivel creo que vamos a tener chances y lo ganamos, le dije, y así fue. Eso es lo qué hay que rescatar del día de hoy, más allá de si hubo alguna falla en alguna jugada o si tuvimos la pelota para ganar el match point y no lo definimos, creo que lo que hay que destacar es la cabeza que tuvimos que fue buenísima, a cancha llena, en una segunda ronda importante contra dos jugadores buenos, nosotros seguimos para adelante, independientemente de las oportunidades que habíamos tenido y eso es fabuloso. Obviamente uno lo quiere ganar 7-6 6-1 e irse, pero hacerlo de esta manera cuando uno estuvo muy arriba, es aún mejor, más destacable”.

Es cierto que el encuentro fue una prueba de resistencia mental para la pareja argentino-ibérica, ya que en el tercer set estuvo a un punto del triunfo (5-3 y 0-40 con el saque de sus rivales) y debió sobreponerse a una nueva levantada de los franceses que obligó a Granollers a cerrarlo con su servicio. Zeballos valoró especialmente la actitud de su pareja “de ir nuevamente a sacar para el partido y ponernos 40-0 en diez segundos, es fantástico, te habla del nivel de compromiso y experiencia que tenemos después de tantos años y tantos partidos que hemos jugado así”.

Una vez analizado el partido, pasamos a la comparación entre el juego de dobles que se despliega en césped y el que se practica en otras superficies. Sobre el mismo Horacio aseguró que: “hoy en día se emparejó muchísimo. En todas hay buenos sacadores y se pasan pocas pelotas. Quizás en polvo de ladrillo sí hay algún que otro punto más, pero después en cemento, indoor, pasto es todo muy rápido y claramente es tratar de hacer muchos saques con slice (con efecto cortado) o al cuerpo y que el compañero esté en el medio porque ante un saque a 215 km/h es muy difícil poder escoger entre tirarla paralela o cruzada, entonces se da un juego muy central, en el cual hay que sacar duro. Es difícil llegar a conectar la devolución, pero si lo podés lograr, ganar el punto se pone 50 y 50 y tenés más posibilidades”.

En Wimbledon, los courts de los partidos son distintos de los de entrenamiento, no sólo porque son otros sino particularmente porque el piso está en una condición diferente y eso obliga a los jugadores a adaptarse rápidamente. Esto ya nos lo había confiado Francisco Cerúndolo. Ahora Marcel y Horacio así lo ratifican: “lo idea sería jugar en las mismas canchas pero las de entrenamiento están más gastadas, el piso cada vez más duro, la pelota pica cada vez más para arriba y las de los partidos que todavía tienen más césped, resbalan y patinan mucho más. Hay que adaptarse, pero se logra rápido con los partidos. Lo que más influye es la confianza, la cabeza y luego acostumbrarse al pique”.

Sus rivales en la próxima instancia surgirán del choque de mañana entre Dodig-Kracijek, segundos preclasificados y actuales campeones de Roland Garros, y Galloway-Harris.

Luego de la charla con los protagonistas hablamos también en exclusiva con Alejandro Lombardo, experimentado formador de jugadores y entrenador de Horacio Zeballos desde hace muchos años.

Estos son los conceptos más destacados de la conversación:

“Los felicité por el arranque del tercer set y cómo se mantuvieron de cabeza para cerrarlo contra dos chicos jóvenes que juegan muy bien y no tienen nada que perder.” Nos dijo el coach. 

¿Cómo se maneja el vínculo en el dobles con el otro jugador de quien no sos coach y del equipo de ese otro jugador? porque vos sos entrenador de Horacio pero a veces le das sugerencias a Marcel. “Ellos ya llevan muchos años jugando juntos y lo que hice desde el principio fue recabar información en él, no siendo yo su entrenador, sino que es su hermano, pero somos un equipo y así como yo en algún momento pude decirle algo a Marcel, el hermano de él puede decirle algo a Horacio y da igual. De eso va la cosa.. Es trabajar en equipo pero sobre todo respetando lo que él necesita y lo que le funciona, y tengo la libertad para decirle lo que veo y lo puede ayudar. Creo que está muy bueno”.

“Con dos jugadores como ellos que tienen tanta experiencia y han jugado finales de Grand Slam y de Masters 1000, se trata de un trabajo compartido, hay mucho de la opinión de ellos en la previa, qué ven ellos cómo se imaginan el partido, y después uno entra en la conversación con sus propias ideas y las comparte con el jugador. No es lo mismo cuando vos tenés un jugador de 36, 37 años, que cuando tenés uno de 20, que necesita más información y ésta va más de un sólo lado, que en esta etapa en la que están ellos, que es algo más compartido. Muchas veces el entrenador sigue al jugador”.

Posteriormente hablamos del episodio de Davidovich Fokina en que cerca del final del partido con Rune sacó de abajo. Para Lombardo “en el tenis la confianza es todo, y sólo se consigue ganando partidos y aguantando y atravesando situaciones extremas como la que tocó vivir a Davidovich Fokina ayer, que le salió mal. Es muy fácil hablar desde la tribuna pero hay que estar ahí, por eso son tan pocos los que llegan. Espero que le sirva. Seguramente le va a servir, porque de eso se trata. En el deporte de alta competencia hay mucha presión. Parece que los chicos no se pueden equivocar y en la vida todos nos equivocamos. El entrenador debe bancar al jugador y éste sentir ese apoyo en todas las circunstancias”.

Por último, teniendo en cuenta la dilatada carrera de Horacio Zeballos (38 años de edad), lo consultamos sobre qué se plantean hoy y en adelante. “Él necesita siempre de motivaciones. En el día a día, a corto, mediano plazo y largo plazo. Por eso me decía, quiero la revancha de la final del US Open contra Cabal y Farah y lo toma como una motivación y por eso uno lo apoya y lo corre para ese lado, porque ve que no es una presión. Yo empecé con él en él año 2008, tenía 23 años y estaba 350 del mundo en singles, siguió luchando y a veces llega la recompensa, tanto para jugadores como para entrenadores, aunque otras veces no, y eso duele. Hay que ver el fuego que el jugador tiene adentro y el entrenador es el que acompaña”. 

Así concluyó este rico diálogo con alguien que lleva infinidad de kilómetros recorridos en la vida y el mundo del tenis, dentro y fuera de la cancha.

Daniel Álvarez, desde Londres (@chipandchargear) 

En esta Nota