442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
18/08/2016

Los Leones se consagraron y consiguieron el oro

Argentina campeón olímpico en hockey masculino en Río 2016. // AFP

El seleccionado masculino superó 4-2 en la final a Bélgica y por primera vez el hockey es de oro. Cuarta presea para la delegación en Río 2016.

Era un sueño. El más difícil. De esos sueños que uno cree que nunca van a dejar eso, un sueño. Pero no. Llegó. Los Leones son campeones olímpicos en lo que fue la mayor proeza de la historia del hockey argentino. Bélgica era la última piedra en un camino que desde el debut cruzaron con pie de plomo. El estadio de Deodoro fue el escenario en el que este grupo de muchachos liderados por un Chapa Retegui que formó este grupo a su imagen y semejanza. La historia está para escribirse y estos pibes hoy la escribieron mejor de lo que la soñaron. Son dorados y eternos.

La tarde en Deodoro pintaba negra. No solo porque el picante sol hacía que la temperatura superara los treinta grados, sino porque en el primer avance del partido el conjunto europeo gritó primero. Fue un desvío del delantero Tanguy Cosyns, quien sorprendió a Vivaldi para poner el 1-0 y enmudecer a una hinchada argentina que sintió el golpe. Y el equipo también.  Pero si algo daba tranquilidad en ese panorama adverso es el tremendo poderío del corner corto argentino. Y apareció cuando más lo necesitaba.

Se terminaba el primer cuarto y Pedro Ibarra, tras un enorme engaño de Gonzalo Peillat, puso de arrastrada el empate que metió de nuevo el partido a foja cero. Y pegó dos veces Argentina. Porque tras una gambeta de Lucas Vila, la bocha derivó en Ignacio Ortiz, quien liquidó a Vanash, para irse 2-1 en el primer cuarto. Todo mejoró cuando apareció el súper efectivo Peillat, quien por algo fue el goleador del torneo con 11. Su corto es el más letal del mundo del hockey y el ‘Hacha’ no desaprovechó el único tiro al arco para poner el 3-1. Todo había cambiado.

A partir del tercer cuarto, el partido se jugó con las condiciones de Bélgica, un poco por necesidad y otro porque los de Retegui se replegaron en busca de un contragolpe que nunca llegó. Pese a que los “Red Devils” tenían el control de la bocha, el arco de Juan Vivaldi no sufría sofocones graves. Parecía que terminaría así el tercer cuarto. Pero un jugadón de Gauthier Boccard hizo que la tarde tomara más épica. Un gol de distancia. Y a sufrir.

Y vaya que sufrió Argentina. Muchísimo. Los pocos brasileños que llegaron a Deodoro empezaron a jugar su partido y faltando diez minutos empezaron con el “eu acredito (yo creo)” en honor a los belgas, que eran minoría. Y dentro de la cancha las sensaciones no eran fáciles. Los Leones perdían terreno y sufrieron dos corner corto que defendieron notablemente. Los nervios se agrandaban a medida que el cronómetro se comía los segundos. La hinchada haciendo que los jugadores se sintieran locales. El Chapa Retegui gritando desesperado para sacar del fondo a un equipo que ya estaba en el método ‘como sea’.

Los europeos jugaron los últimos 2.51 con arquero/jugador y echaron todo en busca de un empate que los llevase a los shoot out. Dos minutos. Tensión. Un minuto treinta. La bocha recorría el campo argentino sin que ningún albiceleste la pudiera tocar. Hasta que Agustín Mazzili robó una bocha en la salida y sentenció la historia. Acompañó la bocha, caminando, hasta dentro del arco vacío. Y se sentó, esperando el abrazo de sus compañeros. Argentina era campeón olímpico en hockey por primera vez en su historia. En uno de los dos países (NdeR: el otro es China) en el que las mujeres federadas son muchas más que los hombres (120.000 contra 10.000). En ese contexto este equipo eliminó a los mejores y logró lo imposible. Porque mejor que soñar, es vivir.

(*)Enviado especial a Río de Janeiro

Archivado en: , , , , , , ,

 

 

Opinión