442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
07/11/2018

Las otras finales de Copa entre argentinos

Independiente logró la Supercopa del '94 en una recordada final ante Boca. / Archivo

La definición entre Boca y River por la Libertadores no será la única entre equipos nacionales. Los que más veces jugaron un mano a mano.

Las primeras participaciones de equipos argentinos en alguna Copa ocurrieron en la primera década del Siglo pasado. Desde 1901, el campeón del fútbol uruguayo participaba de la Copa Competencia y un par de años después también lo hacía en la Copa de Honor, que eran los dos trofeos que se jugaban en simultáneo con el campeonato oficial. Hasta 1920 siguió la misma modalidad y después se perdió en el tiempo.

Tuvieron que pasar casi ochenta años para que dos clubes argentinos disputaran la final de un torneo organizado por la Conmebol. Se trató de la segunda edición de la Supercopa, que se jugó en 1989 entre Independiente y Boca. En la Supercopa participaban los 14 clubes que se habían podido quedar con la Copa Libertadores. La competencia arrancó en octubre, tres meses después de que el cuadro de Avellaneda festejara un nuevo título de primera división, bajo la conducción de Jorge Raúl Solari.

Independiente eliminó a Santos de Brasil por 2-1 como visitante (goles de Alejandro Alfaro Moreno y de Rubén Insúa) y por 2-0 en Avellaneda, con tantos del propio Insúa y de Pedro Monzón. Boca, por su lado, se había clasificado por sorteo para los cuartos de finales. Allí chocó con Racing, al que le sacó un empate sin goles en el Presidente Perón y derrotó por 2-1 en la Bombonera, el 26 de octubre. José Daniel Ponce abrió el marcador, lo empató el zaguero Néstor Fabbri antes del primer cuarto de hora y otro defensor, José Luis Cuciuffo, le dio el triunfo a los xeneizes que pasaron a semifinales.

Los rojos se sacaron de encima a Atlético Nacional de Medellín (2-2 en Colombia, 2-0 de locales) y les tocó medirse con Argentinos Juniors. El Bicho fue local en campo de Huracán, pero la victoria fue de Independiente gracias a un Ricardo Giusti. En el desquite fue 2-1 con tantos de Insúa y de Reggiardo, descontando Cáceres. El equipo pasó a la final donde también había llegado Boca, que superó a Gremio de Porto Alegre por 2-0 de local, tras igualar sin tantos en Brasil.

El 22 de noviembre de 1989, rojos y xeneizes aburrieron con el empate sin goles. La revancha se jugó en Avellaneda y se repitió el resultado. Hubo penales: Bianco, Altamirano e Insúa habían convertido los tres primeros de Independiente, pero Artime erró el suyo. Ponce, Marchesini, Latorre y Stafuza también los de Boca. El quinto penal boquense lo tiró Blas Giunta, fuerte y al medio del arco. Fue gol y Supercopa para Boca, por cinco penales contra tres. Cosas del fútbol, quien levantó la Supercopa y se llevó todos los flashes fue Claudio Marangoni, ídolo rojo hasta algunos meses atrás.

Independiente esperó cinco años para vengarse de Boca. En la misma Supercopa, pero de 1994. Aquella séptima Supercopa tuvo un par de condimentos adicionales. Los rojos dejaron en el camino a Santos, Gremio y Cruzeiro, tres cuadros brasileños. Y Boca pasó a Peñarol y en cuartos lo dejó afuera a River: el 5 de octubre igualaron 0-0 en la Bombonera y el 13 de octubre fue 1-1 en la Monumental, con goles del Beto Carranza a los 7 minutos para Boca y de Enzo Francescoli para River. El tanto del ídolo uruguayo fue un perfecto tiro libre al palo derecho de Navarro Montoya en el inicio del complemento. Fueron a los penales y todos estuvieron certeros para convertir, aunque cuando estaban 4-4, Navarro Montoya le detuvo el penal a Sergio Berti y como Fernando Gamboa superó a Germán Burgos en el quinto tiro boquense, el Xeneize eliminó a su enemigo deportivo.

Rojos y auriazules se cargaron a Cruzeiro y San Pablo quedando listos para volver a verse en la final. El 2 de noviembre fue empate en la Bombonera (goles de Sergio Martínez y de Sebastián Rambert) y en Avellaneda triunfó Independiente, gracias a que Rambert metió la pelota por encima del arquero boquense en el segundo tiempo. Final 1-0 y largo festejo rojo.

La tercera copa que se jugó entre clubes argentinos fue la Recopa Sudamericana de 1995. La disputaron Vélez, que había ganado la Copa Libertadores de 1994 y el flamante vencedor de la Supercopa, Independiente. Fue en el Estadio Olímpico de Tokio, Japón, el 9 de abril de 1995. El Rey de Copas se quedó con una más: el tucumano José Tiburcio Serrizuela capturó un centro desde la derecha y derrotó a José Luis Chilavert, a los 24 minutos del segundo tiempo.

Dos años después chocaron por la misma Recopa, River y Vélez. Lo hicieron en la ciudad japonesa de Kobe y el partido tuvo de todo. Una escapada de Patricio Camps terminó con una falta del arquero Bonano que el juez uruguayo Jorge Nieves convirtió en penal y expulsión para el hombre que cuidaba el arco de River. Ingresó Burgos y Chilavert lo sometió con un zurdazo alto y a la izquierda. El dominio de River, a pesar del hombre de menos, consiguió que Enzo Francescoli, en el minuto 83, empatara el partido. Lo hizo de penal, tras una falta de Cardozo sobre Monserrat. Hubo que apelar a la definición por esa vía y se impuso Vélez, 4-2, con el detalle de que Burgos le detuvo un penal a Chilavert, algo realmente inusual. Sin embargo, el formidable golero paraguayo le paró sus tiros a Gallardo y a Trotta y fue el cuadro de Liniers quien festejó.

En 2008, Boca derrotó 3-1 a Arsenal y ganó la misma Recopa Sudamericana. Jugaron en la cancha de Racing. Palermo, Palacio y Battaglia anotaron para los boquenses y Sava hizo el tanto del cuadro de Sarandí. En la revancha hubo empate en dos goles en la Boca: Palacio y Riquelme, Matos y Carrera los tantos de aquella paridad que consagró a Boca ganador de la Recopa.

En 2015 le tocó el turno a River y San Lorenzo. En el Nuevo Gasómetro primero y en el Monumental después, fueron victorias 1-0 del Millonario y ambos tantos los concretó el buen mediocampista uruguayo Carlos Sánchez. La Copa se la llevó el equipo del joven Marcelo Gallardo.

O sea, que las 12 participaciones argentinas fueron de Boca (3), Independiente (3), River (2), Vélez (2), Arsenal (1) y San Lorenzo (1). Boca ganó una Supercopa y una Recopa, Independiente logró lo mismo, Vélez se quedó con una Recopa y River con otra. Punto final para los choques de clubes argentinos en finales de torneos que organiza la Conmebol.

Archivado en: , , , , , , ,
Clubes:

 

 

Opinión