442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
30/06/2019

Las vueltas de la vida, las que valen la pena

San Lorenzo vuelve a Boedo, el lugar que le pertenece y nunca debió abandonar. // Sergio Piemonte.

El hito de San Lorenzo no se trata sólo de una cuestión emocional o nostálgica, es también un triunfo de la justicia y la razón, valores fundamentales de toda ciudad o sociedad. 

Por estas horas la emoción invade a todos los simpatizantes de San Lorenzo. Volver a casa después de un injusto destierro hace temblar el corazón de quienes nos identificamos con los colores y el espíritu azulgrana. Pero, no se trata sólo de una cuestión emocional o nostálgica exclusiva de un enorme colectivo ciudadano, es también un triunfo de la justicia y la razón, valores fundamentales de toda ciudad o sociedad que se precie.

La recompra de la propiedad y la posesión de las tierras donde el estadio de San Lorenzo nació, creció y convivió con el barrio de Boedo por espacio de 65 años es ahora una realidad concreta. El actor decisivo que dio carácter y vida a un vasto sector del barrio, recupera así un derecho, pero a su vez como ya lo hizo antes, asume renovada su responsabilidad como el principal agente revitalizador para toda esa geografía urbana que quedó estancada desde que el club fuera condenado al exilio.

Quienes conocieron el antiguo “gasómetro” disfrutaron de todos los deportes, actividades sociales, culturales y eventos que albergaba. Allí, debajo de sus tribunas, se reunían e interactuaban miles de personas a distintas horas del día los 360 días del año y no sólo las 20 tardes o noches de fútbol.

Así, dentro de este proceso de la vuelta física integral a Avenida La Plata, San Lorenzo está comprometido en la recreación de ese espíritu mediante la construcción de un nuevo complejo cultural, social y deportivo que además contiene un estadio de futbol.

Es allí donde radica la relevancia de este retorno que trasciende al entorno del club y sus simpatizantes.

Precisamente, en el urbanismo actual, donde hay una vuelta hacia la mixtura de usos en la ciudad y se trata de evitar la separación de funciones – conceptos incorporados al nuevo código urbanístico de la ciudad sancionado reciente -, se recurre a la utilización de grandes obras o infraestructuras puntuales (acupuntura urbana) para generar la recuperación económica y social de áreas degradadas.

Este es un redescubrimiento importante, en donde las instalaciones deportivas de prestigio figuran cada vez más entre los proyectos más utilizados en todo el mundo para lograrlo. Así, se sabe y está comprobado que los proyectos mixtos que contienen actividades deportivas de gran escala brindan importantes beneficios económicos a sus vecindarios y a las ciudades.

Dentro de este espíritu, el próximo paso luego de la posesión, será la construcción de un proyecto contenedor de actividades, culturales, sociales y deportivas, cuya relevancia, implicancia e interacción excederá el ámbito barrial de Boedo.

Esta vocación está plasmada en el proyecto presentado hace meses ante la legislatura de la ciudad para obtener las aprobaciones correspondientes y que está pendiente de tratamiento hasta el momento. Dicho proyecto fue realizado por el estudio de urbanismo más importante de Argentina y reconocido a nivel internacional, el cual excede incluso lo que corresponde por derecho como propietario del predio para ir más allá y proponer una estrategia concreta general para revitalizar un amplio sector urbano del sur de la ciudad que involucra a parte de los barrios de Boedo, Parque Chacabuco, Nueva Pompeya y el bajo Flores.

La propuesta partió de un relevamiento y diagnostico muy preciso de toda esa zona postergada por la inversión privada con áreas sumamente degradadas, para elaborar después una estrategia para abordar la mejora de todo el tejido social del área.

El proyecto contempla acciones concretas a llevar a cabo en los predios propiedad de San Lorenzo tanto en los de Av. La Plata como en la ciudad Deportiva e ideas de integración con otros actores públicos y privados.

Se trata del proyecto más ambicioso y de mayor escala efectuado por un actor que no pertenece a la esfera pública en varias décadas dentro de la geografía de la ciudad de Bs. As.

Se trata del futuro no sólo del pasado.

Así es la vuelta a casa. A Boedo. Al barrio que lo extrañó tanto como San Lorenzo a él.

Archivado en: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
Clubes:

 

 

Opinión