jueves 23 de mayo del 2024
Lesbicio en Barracas

El fuerte comunicado del plantel femenino de Racing por el triple lesbicidio en Barracas: "Exigimos Justicia"

Las jugadoras de la "Academia" publicaron un comunicado luego del lesbicidio en el que fallecieron Andrea Amarante, Pamela Cobas y Roxana Figueroa. En la "Carta por la vida", el plantel rechaza la violencia homofóbica que tiene a las mujeres como víctimas mortales del odio y la discriminación.

442

Luego del triple lesbicidio en Barracas, Ciudad de Buenos Aires, donde fueron asesinadas Pamela Cobas, Roxana Figueroa y Andrea Amarante, el plantel femenino de Racing difundió una "Carta por la Paz" y le exigió respuestas a la Justicia por el aberrante crimen.

Las mujeres fueron asesinadas durante un incendio provocado el pasado 6 de mayo por un hombre, identificado como Justo Fernando Barrientos, en una habitación donde estaban las tres víctimas y una cuarta mujer llamada Sofía Castro, que aún permanece internada.

Por eso, las futbolistas de la Academia exhibieron su postura al respecto a este hecho y en rechazo a la violencia homofóbica que tiene a las mujeres como víctimas fatales del odio y la discriminación.

El comunicado de Racing: "Por el respeto a la vida y a la libre elección"

«Somos personas. Somos mujeres. Somos trabajadoras. Somos futbolistas. Queremos vivir en paz, en libertad y en pleno ejercicio de los derechos que nos corresponden como seres humanos.

Por eso decidimos escribir esta carta: porque no podemos naturalizar como sociedad un crimen fundado en los discursos de odio y en los comportamientos homofóbicos que todavía siguen dando vueltas por nuestros barrios, por nuestras canchas, por nuestras casas.

Nos produce angustia e impotencia que Andrea Amarante, Pamela Cobas y Roxana Figueroa hayan sido asesinadas por lesbianas, es decir, por amar a personas del mismo sexo. Nos genera enorme preocupación saber que Sofía Castro, la cuarta víctima del ataque perpetrado por Justo Fernando Barrientos, siga internada luchando por su vida.

Nos indigna que todavía hoy, en pleno siglo XXI, haya gente capaz de juzgar, de atacar e, incluso, de matar a otra gente por su orientación sexual. Estos casos no son ni aislados ni casuales y debemos denunciar que todavía existen diversidades condenadas a vivir a escondidas para no sufrir múltiples violencias.

¿Cuándo vamos a empezar a replantearnos lo que decimos, lo que festejamos, la forma en que nos relacionamos, los medios que consumimos, los chistes de lo que nos reímos? ¿Cuántos asesinatos más vamos a esperar para cambiar?

¿A cuántas hermanas, primas, mamás, amigas, parejas y compañeras más van a tener que matar para que reaccionemos? Es obligatorio reflexionar sobre todo esto para recordar que cada ser humano, independientemente de su género y de su orientación sexual, tiene el derecho a vivir una vida libre de cualquier discriminación.

Exigimos justicia por Andrea, por Pamela y por Roxana. Y por cada víctima del odio machista. No nos vamos a callar más. Porque vivas y libres nos queremos.

Hagamos un mundo más amoroso, más compasivo y más justo donde cada cual pueda elegir quién ser, cómo ser y a quién amar sin miedo a ser atacado. Depende de ustedes, depende de nosotras, depende de todos».

BP

En esta Nota