miércoles 17 de abril del 2024
Luto en el Fútbol

Andreas Brehme, el alemán que batió a Goycochea, estuvo en la quiebra y murió joven

Este martes falleció el exfutbolista germano que fue verdugo de la Selección argentina en el Mundial de Italia 90. Conocé su historia.

442

Este martes 20 de febrero, Andreas Brehme, el exfutbolista alemán y verdugo de la Selección argentina en el Mundial de Italia 90, falleció repentinamente a los 63 años producto de un infarto según informó el diario Bild.

El lateral marcó de penal el gol de la victoria de Alemania en la final de la Copa del Mundo de 1990 contra Argentina que generó una de las amarguras más importante en los fanáticos albicelestes. En su extensa carrera Brehme jugó para el Saarbrucken, el Kaiserslautern -donde también fue entrenador-, el Bayern Múnich, el Inter de Milán y el Zaragoza.

Brehme, protagonista de la final del Mundial de Italia 90' entre Argentina y Alemania

Andreas Brehme pasó a la historia por ejecutar el polémico penal que definió la final del Mundial de Italia 1990 contra Argentina, utilizando su “pierna mala” para sorprender a Sergio Goycochea, el arquero albiceleste. Además de su inolvidable gol que aseguró el tercer título mundial para Alemania, Brehme también formó parte del equipo que ganó la Eurocopa de 1996.

Sobre esa jugada que derivó en el penal sancionado por el árbitro mexicano Edgardo Codesal, en una entrevista realizada en junio de 2006 con el diario español El País, Brehme reconoció: “Antes había habido un penal a Klaus Augenthaler, que no fue sancionado. Pero el que yo marqué no fue”. Y en relación al cruce de Roberto Sensini sobre Rudi Vöeller consideró: “Fue una barrida correcta, pero es peligroso hacerla en el área”.

Luego, compartió sus sensaciones antes de patear aquel penal tan determinante: “Lo peor fue la espera de seis o siete minutos antes de que pudiera tirarlo. Los argentinos estuvieron discutiendo ese tiempo con el árbitro y sacaron el balón del campo. Eso me puso nervioso, pero cuando me metí en el área me concentré en el remate”.

Finalmente, en esa misma entrevista aseguró que ya tenía decidido a qué esquina patear, y explicó que más allá de su virtud de ser ambidiestro, “Los penales los pateaba siempre con la derecha. Nunca con la izquierda”.

Su trayectoria como futbolista 

Andreas Brehme inició su carrera en el Barmbeck Uhlenhorst de Hamburgo, su ciudad natal. Posteriormente, se unió al Kaiserslautern, donde permaneció cinco años antes de ser fichado por el Bayern Munich en 1986.

Dos años después, Brehme se trasladó a Italia para unirse al Inter, equipo con el que, junto a sus compatriotas Klinsmann y Matthaus, logró conquistar un Scudetto, una Supercopa de Italia y una Copa de la UEFA. Tras su paso por el Calcio y una temporada en el Real Zaragoza, regresó al Kaiserslautern, club donde finalizó su carrera en 1998, año en el que ganó su segunda Bundesliga.

De la gloria a tocar fondo 

En 2014 tocó fondo. Ese año, el diario alemán Deutsche Welle informaba que el mítico jugador había perdido todo el dinero cosechado a lo largo de su destacada carrera como futbolista profesional, y que además le debía 200.000 euros al fisco. Según esa misma información, la deuda se debía a un préstamo privado que había solicitado poco tiempo después de hipotecar su casa por 400 mil euros.

Desesperado, se ofreció para todo tipo de empleos, incluida la limpieza de inodoros en un centro comercial germano. Fue el exfutbolista Oliver Straube quien le ofreció ese trabajo para ayudarlo. “Nosotros estamos dispuestos a emplear a Andreas como ayudante en nuestra firma de limpieza de canalizaciones. Allí él se enterará lo que es trabajar de verdad haciendo el aseo de los sanitarios e inodoros. Eso le servirá para enterarse de cómo es la vida y mejorar su imagen. Eso sí es ayudar a Brehme”, expresó públicamente.

Por entonces, Franz Beckenbauer, gran leyenda del fútbol alemán, amigo personal de Brehme, pidió ayuda públicamente: “Tenemos la responsabilidad de ayudar a Andreas. Él hizo mucho por el fútbol alemán, le dio un título, y ahora es el turno del fútbol alemán de hacer algo por él. Quizá podemos crear un fondo para proteger a los jugadores que atraviesan emergencias”, sugirió quien fuera DT de la Alemania campeona del mundo en Italia 90.

BP

En esta Nota