lunes 20 de septiembre de 2021
Perfil

FúTBOL | 14-02-2021 17:21

Diez grandes amores en la vida de Diego Maradona

En el Día de los Enamorados repasamos las pasiones que conquistaron el corazón del ídolo. Video.

Diego Maradona despertó amores y odios a lo largo de toda su vida, se juró fidelidad eterna, se peleó y se volvió a amigar con sus seres más cercanos y queridos, vivió sus 60 años con gente alrededor e insólitamente murió triste y en soledad en una casa alquilada y sin las comodidades necesarias para una persona con un delicado estado de salud.

Pero esa muerte repentina y dolorosa, dejó ver que más allá de sus detractores (inevitables para su personalidad y popularidad mundial), el amor vence al odio como quedó demostrado en su despedida. Y este primer 14 de febrero sin el ídolo, es la excusa perfecta para repasar los diez grandes amores en la vida de Diego Armando Maradona.

Doña Tota y Don Diego

Gracias a ser el mejor jugador del mundo, Maradona tuvo el mundo rendido a sus pies pero cada vez que volvió a la casa de sus padres siempre fue Dieguito, el hijo mimado de una familia humilde y trabajadora que siempre lo acompañó y lo alentó a cumplir su sueño de ser futbolista. Mientras estuvieron vivos y después de fallecidos, Diego nunca se olvidó de ellos y los extrañó hasta el último día de su vida.

Boca

Diego llegó a Boca en 1981 y aunque jugó sólo un año (luego volvió para retirarse) y obtuvo un solo título, selló un amor para toda la vida con el hincha y se convirtió en el máximo embajador del club en el mundo. Aunque de chico simpatizaba por Independiente por su profunda admiración por Ricardo Bochini, el sentimiento de Maradona por la azul y oro nunca se quebró y siempre que pudo volvió a su palco en la Bombonera para alentar al Xeneize. En el templo se realizó su despedida del fútbol y allí recibió el cariño de todo el estadio cuando fue como DT de Gimnasia en marzo de 2020.

Claudia Villafañe

Cuando Diego se fue de Villa Fiorito, se mudó a una casa en la calle Argerich al 2750 en Villa del Parque y allí se encontró con una adolescente Claudia Villafañe como vecina que poco tiempo después se convertiría en su novia, luego en su esposa y madre de sus hijas Dalma y Gianinna. Más allá de la mala relación de los últimos años con guerras judiciales en el medio, La Tata fue la gran mujer de su vida y el principal sostén de la familia durante su carrera.

Napoli

Maradona llegó a Nápoles en 1984 y cambió para siempre la historia del club. Con Diego como figura, el club pudo competir de igual a igual por primera vez con los poderosos del Norte como Juventus, Milan e Inter y hasta quedarse con dos Scudettos, una Copa Italia, una Supercopa y una Copa UEFA. Diego alcanzó la categoría de Dios para todos los tifosi y después de su muerte, el estadio San Paolo fue rebautizado con su nombre como muestra de amor y reconocimiento eternos.

Guillermo Coppola

Guillermo Coppola se convirtió en 1985 en el representante de Maradona pero con los años fue mucho más que eso y se transformó en un amigo, un hermano o como él mismo describió después de su muerte eran como "una pareja sin sexo". Con el tiempo se distanciaron y Diego lo acusó de robarle pero sin lugar a dudas que en los casi 20 años que estuvieron codo a codo, fue el mejor amigo que le dio la vida y sobran las anécdotas que lo demuestran como el fin de año en la cárcel de Villa Devoto.

Selección argentina

Diego fue un talentoso con todas las letras pero además siempre dejó todo en sus equipos y defendió la camiseta argentina como nadie. El Mundial de México 1986 fue su obra maestra pero en Italia 1990 jugó con el tobillo muy inflamado e insultó a los italianos cuando le silbaron el himno. Un verdadero líder como lo definen sus ex compañeros.

Dalma y Gianinna

Se habló mucho de la relación de Diego con sus hijas en el último tiempo e incluso él más de una vez hizo comentarios negativos hacia Dalma y Gianinna pero su amor por ellas siempre fue incondicional y fueron las que más lo movilizaron e incluso quienes le tocaron la fibra íntima que lo ayudó a dejar atrás la adicción a las drogas.

La pelota

El juguete preferido de Diego, su compañera de vida y quien mejor la trató en la historia. Sus precalentamientos al ritmo de Live is Life son algo estéticamente hermoso. Con sus rodillas doloridas, Maradona veía una pelota y volvía ser un niño.

Los hinchas

El último año de Maradona como DT de Gimnasia sirvió para darle el reconocimiento que tanto merecía en cada una de las canchas del fútbol argentino que visitó. Diego era hincha de Boca, surgió de Argentinos y se puso la camiseta de Newell's pero era un ídolo argentino y trascendía los colores. Quedó demostrado en Córdoba, Mendoza, Rosario, Mar Del Plata y en distintas canchas como la de Huracán e Independiente.

El pueblo

Diego Maradona podrá haber sido discutido por muchos argentinos que no comulgaban con su personalidad pero el duelo y la tristeza que provocaron su muerte demostraron que se trata del ídolo popular más importante de la historia argentina. La Plaza de Mayo ya se había llenado en 1986 y en 1990 para darle la bienvenida tras sendos mundiales y el 26 de noviembre de 2020 volvió a rebalsar pese a la pandemia y las recomendaciones de distanciamiento para darle el merecido último adiós. 

 

 

Ignacio Poggio

Ignacio Poggio

Comentarios

También te puede interesar

Más en