miércoles 06 de julio del 2022
Fútbol

El curioso festejo de Herrera y Bonfá en medio de la final entre Boca y Tigre

Darío Benedetto marcó el 1-0, pero todo quedó invalidado por posición adelantada, y los jueces del partido se llevaron toda la atención por un gesto particular. También las lágrimas de Abal en el final del encuentro fue otra de las curiosidades.

442
23-05-2022 16:01

La final de la Copa Liga Profesional entre Boca y Tigre dejó una imagen pocas veces vista por parte de los árbitros en pleno partido. Todo se originó a los 17 minutos del primer tiempo, cuando Darío Benedetto marcó el 1-0 y el juez de línea Diego Bonfá levantó la bandera por offside. Una situación que obligó al VAR, a cargo de Mauro Vigliano, a revisar la jugada y eliminar cualquier tipo de suspicacia. 

La posición adelantada que se cobró fue milimétrica y el mundo Boca, que había tirado abajo el Mario Alberto Kempes, no se convenció hasta que dos minutos más tarde llegó la ratificación desde Ezeiza. Tigre respiró y los árbitros lo festejaron. El principal Darío Herrera metió puño apretado y felicitó a Bonfá, quien señaló al cielo, como agradeciéndole a alguien.  

Las celebraciones de los árbitros no son habituales en cancha para no quedar en evidencia ante las cámaras de la transmisión oficial, pero esta vez quedaron como una de las perlitas de la final.

El gol en offside de Darío Benedetto en Boca 

Sebastián Villa recibió, se sacó a dos hombres de encima con un giro y habilitó a Darío Benedetto, quien ingresó por la derecha, la cruzó con gran calidad y comenzó su grito, que fue detenido debido a que el asistente Diego Bonfá cobró posición adelantada.

Las lágrimas de Diego Abal en el final del partido

El cuarto árbitro de la final, Diego Abal, no pudo contener su emoción una vez que finalizó el encuentro. El motivo es que fue su último partido dentro del campo de juego como árbitro profesional. Tras casi diecisiete años de carrera en la máxima categoría del fútbol argentino, Abal decidió colgar su silbato definitivamente para dedicarse ahora en más a ser un árbitro VAR, desde el predio de la AFA en Ezeiza y alejado del rectángulo de juego.