jueves 16 de septiembre de 2021
Perfil

FúTBOL | 17-06-2020 20:14

De la Selección a vivir un calvario por su rodilla: "Lloraba por los dolores"

José Luis Gómez fue convocado por Jorge Sampaoli en su debut ante Brasil pero ese día se rompió los meniscos y nunca pudo volver en plenitud. Video.

Tanto se habla desde hace tantos años de la falta de laterales en el fútbol argentino que la aparición de José Luis Gómez en el Lanús campeón en 2016 generaba gran ilusión y no solo a los hinchas del Granate porque el santiagueño integró la primera lista de Jorge Sampaoli como técnico de la Selección para el amistoso que Argentina le ganó 1-0 a Brasil en Australia pero por esas cosas que tiene el fútbol, el día más feliz en su carrera fue el inicio de un calvario por reiteradas lesiones y operaciones en su rodilla izquierda que nunca le permitieron volver en plenitud.

Después de esa lesión y un breve parate, el joven de 26 años estuvo un tiempo alejado de las canchas pero Lanús soñaba con ganar la Copa Libertadores y él apuró su regreso para no perderse esa instancia histórica para el club que terminó con el subcampeonato. “Jugaba con mi rodilla destrozada. Quería estar, pero no tenía fuerza muscular en los cuádriceps antes de la lesión. Lloraba con los dolores. Cuando me iba a dormir me quería dar vuelta y la rodilla me sonaba”, contó en una entrevista con TNT Sports

Gómez tuvo varios intentos fallidos de volver a jugar y comenzó 2020 con una nueva operación cuando a principios de enero le realizaron un injerto de células madre. A esta altura, ya lleva más de un año sin pisar un campo de juego pero se esfuerza por ver el vaso medio lleno y asegura que este parate del fútbol por la pandemia lo ayuda: “Hace dos años que estoy con esto. La rodilla la siento firme, fortalecida. Entreno de lunes a sábado para sentirme bien a la hora de volver. Estoy bien físicamente. Sólo descanso el domingo. Cada semana que pasa la exijo un poco más y estoy esperando el momento para volver a sentirme un jugador”, declaró con mucha ilusión.

Por último, agradeció el apoyo de su entrenador Luis Zubeldía: “Es como un padre para mí.  Lo conozco muy bien a él y a Maxi Cuberas. Siempre estuvieron. También en la última operación que me hice. Me escribe, me llama, me pregunta por la rodilla. Siempre voy a estar agradecido”.   

 

Comentarios

También te puede interesar

Más en