jueves 16 de septiembre de 2021
Perfil

FúTBOL | 26-05-2020 15:50

Ruggeri recordó el día que terminó preso tras una batalla campal entre argentinos y brasileños

El Cabezón contó detalles de aquella final entre Lanús y Atlético Mineiro por la Copa Conmebol que terminó a las piñas. Video.

Este martes el invitado de 90 minutos fue Darío Benedetto y entre su presente en el Olympique de Marsella, lo que dejó su paso por Boca y sus chances en la Selección, el Pipa recordó el día que terminó preso en Brasil cuando jugando para Arsenal visitó al Atlético Mineiro y el partido finalizó con incidentes, principalmente entre los futbolistas argentinos y la policía local, y dio el pie justo para que Oscar Ruggeri despliegue su libro interminable de anécdotas por la curiosa coincidencia que él vivió algo similar frente al mismo rival pero con la gran diferencia que fue en Argentina.

"Me llevaron preso. La Policía no nos pegó porque era acá en Argentina. Nos pegaron los de Mineiro y nos metieron en cana a nosotros. En realidad a mí solo me llevaron preso, a los demás no les pasó nada. Yo estaba detenido en una celdita y al lado estaban todos los brasileños. A Leao le habían roto toda la cara, desde ahí que nos odia a los argentinos. Lo que le pegaron a Leao, los hinchas pegaban desde el otro lado del tejido. Era un quilombo, todos contra todos", recordó el Cabezón.

Aquella noche de noviembre de 1997, Lanús recibía a Mineiro por la final de la Copa Conmebol con la ilusión de lograr un histórico bicampeonato pero el desarrollo del juego fue muy favorable al conjunto brasileño que se impuso 4-1 como visitante y dejó la serie prácticamente sellada. Pero después de la derrota, hubo cargadas que dieron pie a la barbarie y la vergüenza con una batalla campal que incluyó a jugadores, auxiliares, allegados y hasta hinchas que pegaban desde el otro lado del alambrado.  

A más de 20 años, Ruggeri recordó cómo terminó la noche: "Yo veía que mis compañeros se cambiaban rápido en el vestuario y no entendía. Yo me cambié tranquilo y cuando salí me estaban esperando dos o tres patrulleros. Creo que Marconi había hecho la denuncia y a alguien se tenían que llevar. Salí como a las 4 de la mañana de la cárcel. Las barbaridades que me decían los brasileños, decí que estábamos en celdas distintas".

 

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en