domingo 27 de noviembre del 2022
Mundial Qatar 2022

La primera sorpresa del mundial de Qatar 2022 la dio Arabia Saudita y superó a la Argentina

Los verdes aprovecharon la siesta de la defensa y golpearon dos veces en el comienzo del segundo tiempo. Se cerraron bien atrás y lograron un triunfo histórico.

22-11-2022 09:52

Era el debut soñado, contra un rival con poca experiencia mundialista, y sin mucha expectativa. Pero la cantidad de jugadas anuladas que los argentinos gritamos “gol” y una siesta defensiva en el comienzo del segundo tiempo le dieron a Arabia Saudita un triunfazo del que se va a hablar durante décadas ante una Argentina infantil, que hizo lo que sabe hacer en el primer tiempo, fue claramente superior, pero no supo qué hacer ante el resultado adverso cuando le convirtieron dos goles en un pestañeo y no logró volver a meterse en el partido.

El segundo tiempo fue puro desorden, nervios y ataques sin sorpresa para los defensores árabes, que se multiplicaron para mantener un resultado histórico, y cuando la defensa no pudo, apareció el arquero Alowais, la figura del partido, aunque tampoco tuvo grandes tapadas.

En un Mundial de Qatar, donde nadie rompe las reglas, donde todo parecía moverse dentro de los resultados previsibles, la nota de sorpresa la dio Arabia Saudita, logrando un triunfazo histórico. Pero ¿qué pasó para que la Argentina pase de un debut soñado a un debut de pesadilla?

Debut amargo: Argentina cayó 2 a 1 ante Arabia Saudita en el Mundial de Qatar

En principio la respuesta obvia sería “esto es fútbol y en la cancha son once contra once”. No creo que estas frases hechas y repetidas hasta el cansancio por los futboleros argentinos hayan sido la bajada de línea del entrenador Hervé Renard, pero algún concepto similar les habrá hecho creer para que le falten el respeto a la historia y no le tengan miedo al mejor jugador del mundo, ni al invicto, ni a la chapa de “candidato” que tantos le asignan. Y le jugaron de igual a igual, y le ganaron a la Argentina, a Messi y a los pronósticos.

Hubo dos tiempos completamente diferentes en el partido. El primero, donde los dirigidos por Lionel Scaloni fueron claros dominadores, encontraron el gol en un centro que el VAR convirtió en penal y parecía el camino allanado para el triunfo. Las jugadas se iban sucediendo y todos nos quejábamos de lo “finito” que eran los off sides que le cobraban a la Argentina.

Primero definió Messi y se lo anularon. Después, Lautaro Martínez por dos recibió la mala noticia del VAR. Que sí, es raro, le cuesta a entender a los hinchas y le genera más sospechas que certezas. Pero son las nuevas reglas, y como jugadores profesionales, deberían encontrarle la vuelta a la manera lícita de defenderse del rival y no lo lograron. Y el VAR es ciencia, no es opinión de un árbitro. Si el VAR dice que es “fuera de juego”, no falla.

La reacción de Lionel Messi tras la derrota de Argentina ante Arabia Saudita en el Mundial

El segundo tiempo pareció otro partido. Argentina salió con la certeza de que su gol y su triunfo estaban a un paso pero en una larga siesta defensiva, con dos aciertos, el primero de Saleh Al-Shehri y el segundo de Salem Al Dawsari, los saudíes pasaron al frente y se llevaron un partido histórico, con inteligencia, con paciencia y con efectividad. Pegó y abusó de los fouls cuando no tenía la pelota, presionó cuando pudo y marcó dos goles cuando la defensa argentina estaba más preocupada por no cometer un penal que por quitarle la pelota a los atacantes.

Lejos quedaron las anotaciones optimistas de los primeros minutos, que mostraban a la selección super concentrada, que tardó 15 segundos en quitarle la pelota a Arabia Saudita en el minuto 1 del partido y que en apenas 80 segundos ya había tenido un mano a mano de Messi con el arquero, que logró sacarla al córner.

Fue todo de la Argentina ese primer tiempo. Pero no pudo ampliar la ventaja. Daba la sensación de que si metía el segundo, se terminaba el partido, casi no hubo llegadas árabes en el primer tiempo. Pero claro, los partidos duran 90 minutos y el rival lo sabía mejor que los argentinos.

La derrota de Argentina en el Mundial de Qatar impactó en los medios del mundo

Los dos cachetazos del comienzo del segundo tiempo le hicieron reaccionar tarde y mal a la Argentina que dejó un invicto largo, pero, con el resultado de este martes a la mañana, se entiende que era endeble y ante la primera adversidad, ante el primer rival que se le animara, volaba todo por los aires.

¿Qué fue de la Argentina inteligente, piola, que sabía cómo jugar los partidos? Un equipo ordenado, que jugó la final del universo, en lugar de ir a ver qué pasaba, aguantó el chubasco, zafó de la goleada en el primer tiempo gracias a la precisión del VAR y no sufrió contratiempos le hizo un partidazo y le arruinó el debut. El equipo con menos trayectoria del mundial del Grupo C, sorprendió al candidato de todos, anuló a Messi y sorprendió al mundo con su triunfo.

Arabia ganó confianza, Argentina se desesperó y le facilitó las cosas al rival. Desprolijo, apurado, desesperado, el trámite que todos esperaban se complicó de la peor manera y terminó con un debut de pesadilla en lugar de pensar en un comienzo arrollador,

¿Cuáles serán los partidos del Mundial de Qatar que se jugarán durante el martes 22 de noviembre?


Uno por uno, los jugadores de Argentina que perdieron ante Arabia Saudita

Emiliano Martínez. En un partido que le pedía poco trabajo, un zurdazo cruzado del goleador Al Shari que aprovechó la siesta de la defensa, puso el 1 a 1 cuando arrancó el segundo tiempo., sin darle chance para reaccionar. Tampoco tuvo nada que hacer en el segundo… Salem Al Dawsari se la clavó en un ángulo después de desairar a cuatro defensores en una baldosa. 

Nicolás Tagliafico en el primer tiempo sufrió el rigor de los árabes. Tuvo el empate antes de los 20 del segundo tiempo, en una jugada sucia donde le rebotó la pelota y sacó el arquero al córner. Dejó su lugar por el Huevo Acuña, que tiene más vocación ofensiva.

Nicolás Otamendi salió bien a anticipar, con su firmeza habitual, y fue otro que recibió la dureza de los árabes.

Cuti Romero. Se resbaló  en el final del primer tiempo. En el segundo tiempo, arruinó lo bueno que había hecho y fue protagonista de la siesta defensiva en los goles de Arabia Saudita. Dejó su lugar a los 13 del segundo tiempo.

Nahuel Molina difícil de marcar cuando se proyectó, fue una opción de ataque pero no gravitó.

Leandro Paredes alternó buenas y malas, alguna pelota perdida generó un avance peligroso del rival pero se cerró bien la defensa volvieondo rápido.

Alejandro Gómez. Bien en sus proyecciones, aunque no logró imponerse y fue diluido por sus marcadores.

Lionel Messi. Un minuto y medio tardó en el primer tiro al arco, que sacó el arquero abajo con la mano derecha. La segunda que tuvo fue el penal, que tiró suavecito a la derecha del arquero, que se tiró a la izquierda y abrió la cuenta para la selección argentina cuando todo parecía que se encaminaba a la victoria previsible. Le cobraron un milimétrico off side a los 22 del primer tiempo, donde convertía un golazo. Pero no fue el Messi arrollador que necesitó la Argentina. A los 35 del segundo tiempo, fastidioso, metió un tiro libre dos metros arriba del travesaño. Tampoco pudo de cabeza, tras un lindo centro de Di María. En la última, se enredó en el área. Iban 96 de juego, y no se acomodó nunca para poder pegarle al arco. Intentó, como siempre, asociarse con sus compañeros, probar al arco, habilitar a otro delantero pero terminó diluido ante una defensa que no se equivocó nunca.

Rodrigo De Paul. Otro jugador que estuvo por debajo de lo esperado. Bien cuando la Argentina iba ganando, pero desorientado e impreciso cuando estábamos en desventaja y el partido se hizo cuesta arriba. 

Angel Di María se mostró siempre, aunque su velocidad lo hizo varias veces tener que frenarse para no caer en off side. Al minuto del segundo tiempo, destrabó una jugada en la mitad de la cancha, donde eludió a cinco jugadores hasta que lo golpearon. En el segundo tiempo fue uno de los abanderados del ataque argentino, pero fue bien conjurado por la defensa rival.

Lautaro Martínez se comió la primera murra, un planchazo a los tres minutos del primer tiempo. Mucha movilidad para abrir espacios y se mandó un golazo a los 27 del primer tiempo para el segundo, con un gran pase filtrado del papu Gómez pero el VAR, una vez más, le dijo que no. Merecía ser gol por lo excelente del pase y la perfecta definición. A los 34, también con un pase de Messi, volvió a convertir, pero esta vez, el off side fue claro.

Marcos Acuña buenos movimientos, aunque el juego siempre anduvo más por el otro sector. Ingresó bien en el partido, pero no fue la solución que necesitaba la Argentina en desventaja.

Lisandro Martínez se bancó bien entrar en el momento más caliente del partido, aunque poco para destacar de su actuación.

Julián Alvarez le costó un poco entrar en juego, no gravitó ni fue la solución que la Selección Argentina necesitaba en el debut mundialista. Solidario, bajó a recuperar la pelota cuando atacó Arabia, y se comió un planchazo durísimo. Lo intentó, logró algún corner y le sacaron el empate en la línea, una vez más, en que cobraron fuera de juego. Pero se diluyó como casi todos los ataques argentinos en el segundo tiempo.

Enzo Fernandez cumplió en el rato que le tocó jugar.

Argentina perdió el invicto

Adiós invicto argentino ante el rival menos pensado. A poner la cabeza en las dos finales anticipadas ante México y Polonia, para encaminar un mundial de Qatar que arrancó de la peor manera para la selección argentina, que no perdía desde un debut mundialista desde 1990. La última derrota en un primer partido fue contra Camerún en 1990 en Italia pero igual la selección que dirigía técnicamente Carlos Salvador Bilardo desde el banco y con Diego Armando Maradona en la cancha, terminó en la final.