lunes 10 de mayo de 2021
Perfil

SELECCIóN | 30-06-2018 15:10

Un arbitraje sin polémicas en Argentina-Francia

No hubo nada que reprocharle al iraní Alireza Faghani, quien acertó en todas las jugadas importantes. Además, le "perdonó la vida" a Otamendi.

Alireza Faghani tuvo un arbitraje que no dejó polémicas para analizar. El árbitro iraní estuvo a la altura de un partido que se enfrentaban dos campeones mundiales, como Argentina y Francia en los octavos de final de Rusia 2018.

La primera jugada para el análisis es la acción en la cual Marcos Rojo le cometió un claro penal a Kilian Mbappé. En esta acción se pudo ver una muy buena ubicación por parte del colegiado que representa al arbitraje de Irán. El defensor argentino desestabiliza al delantero francés cuando lo toca arriba, con su brazo izquierdo, y abajo con su pierna derecha. La amonestación para el ex Estudiantes fue correcta porque cortó un avance prometedor del seleccionado de Francia.

La segunda situación para el análisis es la falta que le cometió Nicolás Tagliafico a Mbappé. El joven atacante francés se le escapó a tres defensores argentinos y el actual defensor del Ajax de Holanda lo tocó antes de que ingresara al área penal del arquero Franco Armani. También acertó el juez iraní al mostrarle la tarjeta amarilla al lateral argentino porque no evitó una oportunidad manifiesta de gol.

Faghani estuvo correcto en las amonestaciones sobre ambos equipo. Tal vez "le perdonó la vida", como a veces se dice en la tribuna, a Nicolás Otamendi cuando el defensor argentino le pegó un fuerte pelotazo a un Pogba, ya que el árbitro ya había marcado infracción para el conjunto francés y el volante galo estaba en el piso. Iban ya 93 minutos del partido y quizás el juez iraní haya entendido en nerviosismo del jugador de la selección Argentina.

No se puede decir que alguna decisión de Faghani haya cambiado el resultado en el juego. Se lo notó aplomado y preparado para arbitrar semejante compromiso. Este arbitraje puede que le abra las chances al juez iraní de estar en una semifinal, y por qué no, en la final del Mundial. Todo quedará sujeto a las selecciones que lleguen a disputar la máxima cita de selecciones del Mundo.

(*) Árbitro (SADRA) y periodista deportivo.

Comentarios

También te puede interesar

Más en