442

El sitio de deportes de Perfil.com

RSS

G Plus

Facebook

Twitter

Estadísticas
 
20/01/2018

Una edición del rally más duro llena de polémicas

El holandés Martens Guillaume no pudo resistirse a una siesta durante la etapa 7. // AFP

Protestas, denuncias, penalizaciones anuladas y videos acusadores. Hubo argentinos involucrados. La 40° edición quedará en el recuerdo. El repaso.

La última semana del rally Dakar, que finaliza hoy en Córdoba después de 14 días de carrera y casi 9.000 kilómetros recorridos a través de tres países, Perú, Bolivia y Argentina, tuvo varios incidentes que aumentaron aún más las temperatura de las etapas realizadas en Argentina: protestas, denuncias, penalizaciones levantadas y videos acusadores.

Después del paso por las difíciles dunas de Perú, que dejaron a 72 competidores fuera de carrera, y los tortuosos caminos de altitud de Bolivia, la caravana del Dakar llegó el lunes 15 a Salta, con la cancelación de la etapa 9 que se iniciaba en Tupiza por la amenaza de malas condiciones climáticas.

La tranquilidad del primer campamento en Argentina se interrumpió al conocerse una denuncia del holandés Kees Koolen, participante entre los cuatriciclos, contra el español Carlos Sainz, líder en la categoría autos.

Koolen aseguró que Sainz lo había chocado a alta velocidad durante la séptima etapa entre La Paz y Uyuni, en Bolivia. Las autoridades deportivas aceptaron la denuncia del motociclista fundador de Booking.com y le dieron diez minutos de penalización al piloto de Peugeot.

Sin embargo, tres días más tarde en el campamento de Chilecito, en La Rioja, la sanción fue levantada gracias a los datos de telemetría del vehículo del madrileño que comprobaron que las palabras del holandés distaban mucho de la realidad y que en el instante en que ambos estaban juntos en el camino Sainz marchaba a 37 km/h.

En la primera jornada de carrera completa en Argentina, entre Salta y Belén (la décima etapa), una decena de pilotos de la categoría motos se perdió pocos kilómetros antes de llegar a la etapa especial.

Entre ellos, el argentino Kevin Benavides (Honda), que estaba luchando por la punta con el francés Adrien Van Beveren (Yamaha).

Benavides se retrasó varios minutos y perdió la chance de acercarse al triunfo, ya que ante el abandono de Van Beveren por una caída con fractura de clavícula incluida, el primer puesto pasó al austríaco Matthias Walkner (KTM), quien le había sacado más de media hora de ventaja.

Aunque Benavides y otros corredores se quejaron de que el road-book (hoja de ruta) no era claro y su información se prestaba a la confusión, las autoridades no tomaron en cuenta su reclamo.

Tampoco la denuncia que efectuó dos días después en San Juan porque algunos de sus rivales fueron notificados en medio de aquella especial sobre qué camino era el correcto.

El enojo de Benavides en el vivac sanjuanino era muy grande porque esa jornada, que se había iniciado en Fiambalá, en Catamarca, no tuvo actividad por la decisión de los responsables de la organización de cancelar la etapa por cuestiones de seguridad y, en consecuencia, se quedó sin posibilidades de acercarse a Walkner.

La última polémica llegó el viernes 19, durante el transcurso de la penúltima etapa (San Juan-Córdoba) en la categoría camiones. A través de un video que posteó el equipo ruso Kamaz en su página en Facebook, hizo pública una infracción del argentino Federico Villagra al cargar combustible en una zona no autorizada.

Mientras Kamaz realizó una denuncia por lo sucedido, el Team De Rooy, para el que corre Villagra, contraatacó con una apelación en la que alegó que la persona que se ve cargando combustible en el camión del argentino en realidad no lo hizo porque fue alertada de que eso era una acción antirreglamentaria.

A pesar de estos cruces, Villagra ni siquiera pudo hacer su descargo al abandonar a pocos kilómetros del final de la especial por la rotura de la caja de cambios.

Protestas, denuncias, penalizaciones levantadas y videos acusadores: el Dakar 2018 también tuvo estas cuestiones que harán que esta 40 edición quede en el recuerdo.

Fuente: DPA

 

 

Opinión