jueves 5 de agosto de 2021
Perfil

BáSQUET | 19-05-2020 13:38

La increíble historia de una ex estrella de la NBA: ganó 300 mil dólares gracias a un vagabundo

Gilbert Arenas se encontró con un indigente que le bendijo su boleto de lotería. ¿Un milagro?

Gilbert Arenas supo ser uno de los bases más talentosos y con gran poder anotador que pasó por la NBA entre 2001 y 2012, preferentemente jugando para Washington Wizards. En la actualidad, el veterano jugador de 38 años está sin club y fue protagonista de una historia de película que involucra a un vagabundo y al azar en la lotería.   

Arenas contó en sus redes sociales lo ocurrido hace una semana en una estación de servicios de los Estados Unidos. El basquetbolista tuvo que salir de su casa a las apuradas para realizar su apuesta diaria a la agencia de lotería. Pero tuvo algunos inconvenientes. Se dio cuenta que no tenía suficiente combustible para llegar a destino.

Una vez en la gasolinera, Arenas se topó con un vagabundo que le pidió una colaboración. "Solamente tengo 10 dólares y tengo que cargar nafta para llegar a destino y apostar mis números en la lotería... Pero puedo cargar por 5 dólares y darte la mitad", le dijo al sujeto. El indigente le respondió que no le iban a alcanzar esos cinco dólares para cargar suficiente combustible y le replicó: "Quédate con esos 10 dólares y cuando ganes la lotería me das 20". Trato hecho.

arenas_estrellas

Arenas salió a toda velocidad para realizar la apuesta a la siguiente estación. Lamentablemente, el establecimiento estaba cerrado por mantenimiento y el ex NBA se quedó sin poder hacer su jugada. La sorpresa llegó al día siguiente cuando un mensaje de texto le cambió la cara al basquetbolista: "Felicitaciones. Has ganado 300 mil dólares". ¿Cómo era posible si Arenas no había apostado ese día? 

Cuando Arenas fue a pedir las explicaciones a la agencia de lotería se dio cuenta que el dueño había apostado por él y lo había ayudado a ganar el premio. Una vez cobrada la recompensa, el basquetbolista fue a buscar al vagabundo y le dio su porcentaje (no dio la cifra pero fue mayor al acordado). "Saltó, me abrazó y se quedó colgado de mí durante cinco minutos llorando y rezando. He donado muchas veces dinero a personas sin hogar, pero nunca había sido bendecido por uno. Su buen corazón bendijo ese boleto de lotería", finalizó Arenas. 

 

Comentarios

También te puede interesar

Más en