viernes 19 de abril del 2024
Fútbol Femenino

La madre de Juliana Gómez hará una fundación: "A mi hija la mató la desidia y digo basta de muerte"

A siete meses del trágico fallecimiento de Juliana Gómez, jugadora de Argentino de Merlo, su mamá, Marisa, puso en marcha un proyecto para crear su fundación: "La memoria de Juli tiene que estar bien alto".

El 8 de octubre de 2022 quedará marcado en la historia del Fútbol Femenino argentino como una fecha impregnada de dolor e injusticia, porque la desidia y la falta de compromiso con las futbolistas se cobró la vida de una de ellas. 

Aquel fatídico día, el plantel de Argentino de Merlo regresaba en autos particulares a su ciudad, después de haber jugado contra Atlético Rafaela en Santa Fe, por el torneo de la Primera C de AFA. En el camino, sufrieron un accidente de tránsito en el que Juliana Gómez, de 20 años perdió la vida, además, días después falleció el conductor y las otras tres jugadoras que estaban en el vehículo resultaron gravemente heridas. 

Siete meses después, Marisa, la mamá de Juliana, no se dejó consumir por el dolor y comenzó a trabajar en la creación de una fundación, con el objetivo de acompañar, asesorar y ayudar a las futbolistas, para que el abandono institucional no vuelva a llevarse otra vida. 

Mano a mano con 442, Marisa, contó cómo transforma la tristeza y el odio en un camino de solidaridad y contención para todas las mujeres que aman el fútbol. 

El nacimiento de un proyecto para todas, en medio de un dolor inaguantable

- ¿En qué momento decidiste encarar este proyecto?

"La verdad es que después de todo lo sucedido y todo el dolor que tuve que pasar, después de eso, tuve un momento para pensar. En primer lugar, perdonar e intentar interpretar lo que pudo haber pasado, porque entiendo que el perdón es la llave que te saca de esa cárcel en la que te mete el odio y que te lleva a caer en depresión. 

Entonces después del perdón, pude ver un poco más allá y dije ‘¿qué puedo hacer para que esto no vuelva a pasar?’, porque de hecho yo no tengo más hijas que jueguen al fútbol, pero el día de mañana si mi nieta quiere jugar, yo quiero que tenga las condiciones mínimas e indispensables. 

También para no dejar tiradas a las compañeras de mi hija, porque muchas de ellas eran amigas y el trauma fue para todas. A mí se me quebró la vida pero a ellas también. Sinceramente muchas veces me agarra la desesperación por abrazar a mi nena y creer que nada pasó, que está todo bien, pero me doy cuenta de la realidad, y de que la manera de abrazarla es ayudándolas. 

Quiero ayudarlas para que esto no vuelva a pasar. Ahora estoy en búsqueda de un lugar físico para comenzar la Fundación". 

Juliana Gómez

-¿En qué lugar te gustaría asentar la Fundación?

"La idea es hacer la fundación en Merlo, porque mi hija dejó la vida defendiendo los colores de Argentino de Merlo y también es como poner un estandarte para que no se olviden. La memoria de Juli tiene que estar bien alta para que esto no vuelva a suceder". 

-¿Cuál va a ser el principal objetivo de la Fundación?

"En principio queremos que las chicas tengan una asistencia psicológica, asistencia social, asesoría legal y también ayuda espiritual. Tener un staff de profesionales. 

Después de que nos asentemos bien, la idea es empezar a recorrer los clubes de la zona, ver qué necesitan, evaluar las prioridades, y eso elevarlo a AFA. De hecho, cuando yo me senté en la mesa de AFA me dijeron que nos apoyan y que sería bueno ser un nexo entre los clubes y la AFA.   

El gran sueño de la Fundación es que tengamos una sede en cada provincia, para que esto se pueda llegar a regular porque queda un gris ahí. Yo recién comienzo la lucha, si bien hay gente que lleva muchos años trabajando en el Fútbol Femenino,  nunca había pasado una tragedia de esta magnitud".

- ¿Quienes pueden colaborar con la Fundación?

"Toda persona que quiera sumarse es bienvenida, y nos pueden contactar a través de las redes sociales: @todoporjuli.1, a mi instagram: @marisamarcospaz y también por Whatsapp: 1123379483. 

Todos pueden aportar ideas, si bien en principio el objetivo es tener un lugar físico para armar la oficina, también queremos realizar actividades para las chicas, que tengan una formación laboral, que terminen el primario y el secundario, ayudarlas de verdad no solamente con un par de botines, sino ver que necesitan puntualmente y darles una mano".

- Me imagino la cantidad de veces que Juli te habrá contado todo lo que les hacía falta en el club. ¿Esa es una lista que está presente?

"Si, ella me comentaba lo que pasaba en el club, y cuando yo le decía que no podía viajar así, que tenía que dejar, después ella no me contaba mucho para que yo no me ponga de esta manera. Pero sí, mi hija era una chica que si tenía que sacarse de los botines y prestárselo a una compañera, lo hacía. Esa solidaridad es la que a mí me hace reaccionar y entender que algo tengo que hacer, porque esto no puede quedar así.  

Hay chicas que no tienen ni para la Sube, pero tienen amor a la camiseta y eso es lo que muchos no entienden, la pasión es la pasión y punto, entonces hay que ayudarlas y ocuparnos de la formación de las chicas". 

Juliana Gómez

Secuelas de la tragedia

-¿Estás en contacto con las compañeras de Juliana que resultaron heridas en el accidente?

"La verdad es que a ellas les hace mal hablar conmigo, pero sí la estamos en contacto. Yo les comparto todo lo que voy haciendo y ninguna de las tres todavía está preparada psicológicamente para charlar conmigo del tema, y yo creo que tampoco porque es muy difícil. 

Aldana (Vargas) tuvo un montón de operaciones, ¿Quién le saca ese trauma a las chicas?, O sea, nadie se ocupó de eso tampoco. Es muy triste la desidia, y eso me empuja más todavía, porque en vez de hundirme a llorar trato de hacer algo por ellas". 

- ¿Cómo tomaste qué Argentino de Merlo haya retirado el equipo femenino?

"En ese momento mi cabeza estaba en otra cosa, estaba sumida en el dolor y por supuesto las compañeras de mi hija no quisieron seguir por cuestiones obvias. No solamente por el dolor que estaban atravesando sino porque les generaba bronca, ellas estaban ahí adentro sabían cómo se manejaban las cosas y la desidia que había, Entonces obviamente no quisieron seguir. 

Muchas me preguntaron, y les dije: ‘chicas ustedes hagan lo que sienten y está todo bien’. Ya va a llegar mi tiempo de descuento para poder salir y contar todo lo que quiero hacer pero estos meses me  mantuve callada.  Ahora salí con todo con esta campaña". 

La causa judicial 

Cómo se recordará, el 8 de octubre de 2022, Juliana Gómez perdió la vida en un siniestro vial ocurrido en la Ruta 9, a la altura del kilómetro 128 con sentido a Buenos Aires.

Luego del despiste, la joven de 20 años falleció en el acto, sus compañeras Luján Benítez, Aldana Vargas y Tatiana Corso resultaron gravemente heridas y el conductor y dirigente de Argentino de Merlo, Ricardo López, fue trasladado al hospital de Baradero, dónde la familia de la víctima falta arribó y lo agredió mientras era atendido, todo en medio de una crisis emocional producto de la fatalidad. Luego, varios días después, López falleció. 

A raíz de este último deceso, el Juez del caso ordenó una nueva autopsia, que finalmente determinó que el conductor del vehículo murió a causa de una infección y no por los golpes.  

Los forenses le informaron al fiscal de la causa, Vicente Gómez de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 9 de Baradero, que el deceso de López, de 75 años, se debió a un “paro cardiorrespiratorio producto de un cuadro de sepsis a foco respiratorio” (una infección pulmonar). El análisis al cuerpo del jefe de prensa de Argentino de Merlo agregó que los golpes que presentaba el hombre no tuvieron la entidad suficiente para ocasionar el deceso. En consecuencia, el caso se cerró el pasado mes de abril. 

"Lamentablemente la desidia se llevó dos vidas, no tendría que haber pasado esto. Yo perdoné y traté de ponerme en la piel de esa persona, pero bueno, lamentablemente las cosas se manejaron mal y no se puede tapar el sol con un dedo, pero bueno, esa persona no está para defenderse ni para decir nada, entonces mi respeto también a la familia. Yo creo que estas dos vidas se las llevó la desidia, por eso es que me paro y digo basta. Basta de muerte", sentenció Marisa.