Perfil

FúTBOL | 31-12-2018 16:10

River y el 2018: un quiebre en la historia

Se va un año histórico para el Millonario. El desafío para 2019: administrar la gloria deportiva, mantener el aura ganadora más allá del nombre de Gallardo.

River produjo en 2018 un quiebre en la historia del Superclásico. Después de ganarle dos finales a Boca, una en marzo y otra en diciembre, desterró el complejo de inferioridad que lo reducía ante su máximo adversario.

No importan ni la derrota ante Al-Ain en el Mundial de Clubes, ni la ausencia de títulos locales en el ciclo de Marcelo Gallardo. Importa esa esencia trastocada: River, ahora, puede mirar a Boca a los ojos sin ponerse colorado por su histórico paso por la B Nacional.

Lee también: El Pity Martínez, el mejor futbolista de 2018

Pero administrar la gloria deportiva no es fácil. Y quizás esa sea la clave de estos tiempos pródigos para el Millonario: cómo extender el aura ganadora más allá del ciclo de Marcelo Gallardo.

En el once que salió a jugar en Madrid la final de la Copa Libertadores hay siete futbolistas mayores de treinta años.  Y el mercado de pases le deparará alguna baja, que se sumará a la ya decretada salida de su mejor futbolista, Gonzalo el Pity Martínez.

Lee también: Gallardo fue elegido como el mejor técnico de América

Una opción es estirar la transición del plantel. Hacerla en dos o tres temporadas. Evitar que la salida de los históricos sea abrupta, que coincida con la del entrenador. Preparar a otros futbolistas para que en un tiempo no demasiado lejano tomen la posta que dejarán Leo Ponzio, Jonatan Maidana o Javier Pinola.

Las copas van y vienen, el espíritu competitivo y ganador, no. Ese patrimonio deberán resguardar dirigentes y cuerpo técnico. Ese será el gran desafío de River en 2019.

AM

Comentarios

También te puede interesar

Más en