miércoles 17 de abril del 2024
Opinión

Boca pasó de tener un cierre de año soñado a sumergirse en la incertidumbre

Los de Almirón no pudieron alcanzar la gloria internacional y en este escenario deberán pasar la página con la idea de cerrar de la mejor manera la temporada.

Creo que ningún hincha de Boca iba a pensar que el cierre del 2023 se presentaría de esta manera. El golpe es bastante doloroso ya que, la posibilidad de obtener la tan anhelada séptima Copa Libertadores quedó otra vez, relegada. Ahora el equipo tendrá que levantarse rápidamente con la idea de, al menos, cosechar un buen resultado en sus últimos encuentros. 

En un año electoral, la dirigencia del Azul y Oro se acordó tarde de apostar. Se debe valorar, por supuesto, los títulos conseguidos en campañas anteriores. Pero en muchas oportunidades se percibió una idea de juego confusa e inentendible. Las consagraciones quedan perfectamente reservadas, pero el sin sabor se ha mantenido hasta la fecha. 

En este proceso que concluyó con una nueva deficinición continental, pasaron varios ideólogos y con la idea de no ahogarse en el mar le dieron finalmente el espaldarazo a Jorge Almirón, quien en la mayoría de partidos estuvo probando, creando diferentes planteos con determinaciones en algunas oportunidades inexplicables. Jorge finalmente encontró el equipo. Lo hizo muy tarde, ya que, solamente logró repetir el once en tres oportunidades.

El primer semestre para el Xeneize fue para el olvido y en el segundo también puede ocurrir lo mismo. En la Copa de la Liga Profesional ha perdido posiciones y de momento se encuentra fuera de los puestos clasificatorios a la siguiente instancia, lejos de la Libertadores 2024 y muy cerca también de quedarse sin participar en torneo internacionales.

La única luz que aparece en el camino está relacionada con crear una estrategia que sirva para superar a Pincha en las semifinales de la Copa Argentina para posteriormente ver si el ganador de la llave entre San Lorenzo y Defensa, le otorga la posibilidad de volverse a sentar en la mesa de los equipos que juegan el torneo de clubes más importante del continente.

Si esta situación no terminaría siendo favorable representaría un golpe duro para la actual conducción que buscará mantener su mandato en la institución. Si los resultados son negativos, es probable que el socio replantee su voto y la balanza pueda desfavorecerlos.

Ayer en el Maracaná se evidenció que pese a los esfuerzos por contratar un plantel a la altura, Boca no tenía la vestimenta apropiada para acudir a la fiesta.

Se valoran sus clasificaciones en instancias previas desde los penales. Pero a veces en el fútbol los goles dentro de los noventa minutos cuentan y si estos no aparecen es bastante complicado obtener los resultados. La limitada capacidad ofensiva del Xeneize en el torneo más importante le dio una verdadera lección. Habrá que repensar para poder levantarse y salvar la cosecha de un año que puede terminar siendo lapidario.

 

 

 

En esta Nota