martes 29 de noviembre del 2022
Gracias Kun

Kun Agüero: el pibe de las inferiores de Independiente que nadie vio jugar

Llegó al Rojo con 9 años y deslumbró. Bochini fue el primero que lo valoró: “Le pegaban unas patadas tremendas, pero el petiso se paraba y volvía a pedir la pelota”. Video.

442
15-12-2021 18:17

La leyenda comenzó en los clubes Loma Alegre, de Quilmes, y Los Primos, en Berazategui. Allá, en esas canchitas del Sur del Gran Buenos Aires, el pequeño Sergio deslumbró por su desparpajo. Todavía no era el Kun, pero ya prometía. Después apareció Independiente y todo se encaminó. Se puso la camiseta roja por primera vez con 9 años. Era 1998 y siquiera tenía edad para jugar en la prenovena.

El responsable de ese grupo de niños que después podrían sumarse a los planteles de las categorías menores era Ricardo Bochini.Con nueve años tenía una técnica y una potencia muy particular. Definía como muy pocos a esas edad podían hacerlo y pateaba los tiros de esquina con tanta fuerza que llegaba al primer palo. Además le pegaban unas patadas tremendas, pero el petiso se paraba y volvía a pedir la pelota”, recordó el Bocha en la biografía “Sergio Kun Agüero, mi historia”.

Por esos años el Kun vivía pegado a la pelota. Y los fines de semana metía un maratón: los sábados jugaba tres partidos para una liga de papi fútbol de Avellaneda, otros tres para otra liga y a la noche uno más para el club 20 de Junio, y los domingos a la mañana competía con los juveniles de Independiente y a la tarde cerraba la fecha con los viejos amigos de Los Primos, en Berazategui.

Así entró al nuevo siglo. Y llegaron los primeros títulos: en 2001 salió campeón con la prenovena y al año siguiente con la novena. En Independiente todos hablaban de la joyita. Y afuera, también. Varios clubes empezaron a mirar con interés a ese pibe que le faltaba altura pero le sobraba habilidad y coraje.

Adrián Calello, un año mayor que el Kun, también hizo las inferiores en Independiente y recuerda cuando lo tenía que enfrentar en los entrenamientos: “No lo podíamos parar. Bajaba a buscar la pelota entre los centrales y amagaba toda la cancha. Era distinto en serio”. Otro que lo disfrutó en las inferiores fue Hernán Fredes, también un año mayor: “Cuando lo subían para jugar con nosotros, sabíamos que ganábamos”.

Todo lo que ocurrió después fue vertiginoso. Cuando todavía tenía edad de octava división, al Kun lo sumaron a un equipo “selectivo” que se entrenaba en el predio de Villa Domínico en una cancha que estaba al lado de la principal, donde se lucían el Pocho Insúa, el Rolfi Montenegro y Gabriel Milito.

El entrenador Oscar Ruggeri lo convocó para que se sumara a los entrenamientos con los jugadores de Primera. Mientras seguía jugando partidos de quinta división, Agüero compartía las prácticas con esos monstruos que el año anterior habían ganado el Apertura.

Hasta que llegó el 2 de julio de 2003. Después de un entrenamiento con los de Primera, Ruggeri lo encaró y le propuso: “¿Te animás a ir al banco el sábado contra San Lorenzo o tenés miedo?”.

El 5 de julio Sergio Kun Agüero debutó en el Rojo. Con 15 años, 1 mes y 3 días, se convirtió en el jugador más joven en debutar en la Primera de un equipo de Argentina. El resto es historia conocida.

En esta Nota