jueves 23 de mayo del 2024
VIDEO

La increíble confesión del Rolfi Montenegro a 18 años de la tremenda patada de Krupoviesa

El enganche ofensivo se iba mano a mano con el arquero de Boca hasta que su trayectoria fue interrumpida por una durísima infracción del lateral izquierdo que quedó en la memoria de todos.

442

Boca y River empataron 1 a 1 en un Superclásico que se disputó en el Clausura 2006 en donde hubo muchos condimentos. El Xeneize tiene un grato recuerdo de aquel derby que pudo empatar en el último minuto de penal por intermedio de Martín Palermo en donde el equipo del Coco Basile había terminado con 9 jugadores. 

Tras la expulsión del Pato Abbondanzieri, el local estaba cayendo 0-1 y quemó las naves en búsqueda del empate y el Millonario estaba agazapado esperando una contra. En el segundo tiempo, el Rolfi Montenegro comandó un contragolpe que fue brutalmente interrumpido por el Tucu Krupoviesa con una plancha voladora en la rodilla del mediocampista ofensivo en una de las patadas más icónicas del fútbol argentino.

La confesión de Montenegro sobre la patada de Krupoviesa

Sin embargo y ante la vehemente entrada del ex lateral izquierdo, Montengro recordó aquella jugada en donde realizó una increíble confesión: "A mi me preguntan si me dolió la patada y yo digo que no".

"A mi me preguntan si me dolió la patada y yo digo que no. Para mí fue más dolorosa la caída porque en el aire giro y termino cayendo como cuando te caes de la bañadera que te patinás y te vas para atrás", recordó el Rolfi.

"Estaba todo como para seguir, la pelota estaba picando y yo le gano a (Fernando) Gago en el aire. Sabía que venía de costado, por eso la pelota está en el aire y yo trato de saltarlo porque sabía que iba a tirarse al piso, aunque nunca imaginé que iba a ser a esa altura", analizó sobre aquella jugada.

"Cuando viene picando, veo que cierra uno y lo más normal es que ese se tire al piso. A veces pienso que si no lo saltaba por ahí me la pegaba en la cintura, no lo sé", agregó.

"Creo que después jugamos en contra y me pidió disculpas y quedó todo bien. Por ahí de más grande lo entendés, en ese momento, por la calentura que generó esa acción, te vas un poco enojado pero creo que más que nada fue por el contexto más que por la patada", concluyó el Rolfi Montenegro.

SP